×
Alejandro Irigoyen Ponce
Alejandro Irigoyen Ponce
ver +

" Comentar Imprimir
15 Septiembre 2020 04:09:00
Nos vale el decreto…
Escuchar Nota
En el ejido Alejo González, de San Pedro de las Colonias, se llevó a cabo una señora boda este sábado.

Asistieron más de 300 personas y solo para dimensionar de qué clase de boda hablamos, pues nada menos que Julio Preciado y su banda amenizaron el gran acontecimiento social.

El detalle es que este tipo de eventos están prohibidos por decreto del Gobierno estatal, pero a los organizadores y asistentes simplemente les valió.

Las autoridades llegaron al lugar a las 9 de la noche y les pidieron desalojar, pero a estas personas les siguió valiendo. La fiesta terminó a las 2 de la mañana, cuando, y solo cuando, los asistentes se dieron por satisfechos.

¿Pues qué pasa? Tenemos, obviamente, la irresponsabilidad de los ciudadanos, muchos desafortunadamente, que no solo ponen en riesgo su salud, sino que flagrantemente deciden violar la ley, y aun cuando llegan autoridades, como Protección Civil, la Policía Ministerial y la Guardia Nacional, pues deciden ignorarlas olímpicamente. Se ponen en riesgo, violan la ley y manifiestan con toda claridad que le tienen un respeto nulo a las autoridades.

¿Por qué pasa esto? Pues la respuesta la podríamos encontrar en la tibieza con que las autoridades intentan imponer las medidas que se supone evitarán las concentraciones masivas y romperían la cadena de contagios.

¿Y cómo podemos explicar esta mano blanda que raya en la simulación? Pues sería una verdadera y gran incógnita salvo que apuntáramos a la administración política del momento y al temor de que los actos de “molestia” tengan una repercusión en las urnas.

Pero si concedemos esto como explicación, entonces reduciríamos a nuestras autoridades a una mezquindad y a una visión de tan corto plazo que serían indignas del momento tan crítico que vivimos. De hecho, serían indignas de cualquier momento.

Tendríamos entonces que concederles el beneficio de la duda y recordarles que la impunidad es el mayor aliciente para violar la ley.

Si van en serio con esto de atacar de raíz la crisis de salud pública, pues es hora de que den ejemplos claros y contundentes de que no están jugando a la simulación, tal y como lo hicieron, por ejemplo, con la graduación masiva de la Facultad de Ciencias de la Administración, a la que impusieron por el desacato a la ley y la burla a las autoridades una multa de cero pesos.
Imprimir
COMENTARIOS