×
Elia Martínez Rodarte
Elia Martínez Rodarte
ver +
Elia Martínez-Rodarte. Periodista y escritora oriunda de Saltillo, Coahuila. Es Licenciada en Ciencias de la Comunicación, por el Tecnológico de Monterrey, en cual realizó estudios de postgrado en Periodismo Especializado. Es autora de la columna sexual "Ivaginaria". Es autora del libro Ivaginaria (Posdata Ediciones, 2010) y colaboradora de varios periódicos en México. Ha sido becaria del Centro de Escritores y es editora de la publicación trimestral de arte y literatura Manual del Desierto.

" Comentar Imprimir
19 Febrero 2021 04:00:00
Candidato a diputado pedófilo
En una cultura patriarcal como en la que vivimos muchos padres aún consideran a las hijas como su propiedad. Desde el “me fallaste” a la hija “que sale embarazada” (como si se embarazara sola...), defender la virginidad como señal “de honor familiar” y hasta catalogar de princesas de su reino a las criaturas, denotan un sentido de posesión que suele derivar en absurdos como la venta de niñas para ser esposas de adultos, o casos como “el casamiento” de padres e hijas que consagran su virginidad a sus padres hasta el matrimonio, y el reciente caso en México, la hipersexualización de una criatura por parte de su padre.

Fue el excandidato a diputado por el Movimiento Ciudadano, José Elias Medel Galindo, del estado de Puebla, quien fue exhibido en las redes sociales por sus fotos en donde aparece con su hija menor de edad, a quien besa en la boca y trata como novia. Al final eliminaron su candidatura, sin embargo, queda manifiesto el hecho de que es un trato inapropiado que sexualiza a una menor. Esto se encuentra en las redes sociales y es público. De hecho Facebook, pese a sus elaboradas e hipócritas medidas de seguridad, permite la circulación de este contenido.

Contrariamente a lo que se pensaría, que estas son relaciones o prácticas derivadas de ambientes como el hacinamiento o cuarto redondo (donde duermen y viven todos), son formas de convivencia que pueden ser normalizadas en cualquier ámbito.

En un correo, una lectora nos comparte: “¡Hola! Estaba leyendo tu opinión sobre el abogado pedófilo. Por parte de mi familia, el exesposo de mi hermana trata parecidamente a su hija. Obviamente muchas veces les hicimos el comentario de que no era correcto, por ejemplo, que la niña (ya tiene 14 años) se siguiera bañando con él después de los 4 años.

Una vez nos hizo el comentario a mi esposo y a mí, que debíamos de tener la comunicación con nuestros hijos para saber qué están haciendo y en eso nos comenta que le decía a la niña que cuando saliera de bañarse no tenía por qué taparse, que es su papá. Que podía cambiarse enfrente de él. Que él no la veía de esa manera, porque tenía con quién (mi hermana). Le hicimos el comentario a mi hermana, pero ella se sordeó.

A lo que voy, que aunque muchas cosas que sabemos que están mal y hacemos el comentario, hay gente que no ve el daño que están haciendo…”.

México es un país líder en abuso sexual infantil. De acuerdo con las formas de violencia descritas por la Unicef, sobre agresiones contra niños y niñas, el excandidato de Movimiento Ciudadano incurrió en maltrato sicológico, emocional y sexual en su menor hija, quien no se asume como víctima, ya que el trato sexualizado por parte de su progenitor está normalizado. Más el silencio cómplice de quienes deciden mirar hacia otro lado y permiten que continúe esta agresión.

Cada niño y niña debe ser empoderado en el cuidado de su cuerpo, de su privacidad y de la responsabilidad que tiene de cuidarlo en su salud y de personas que quieran tocarlo de forma inapropiada. En el caso del excandidato de Movimiento Ciudadano hay una doble victimización al ser el padre quien ejerce ese tipo de transgresión.

Los niños, niñas y adolescentes deben de empoderar vía nuestra asesoría y apoyo, la denuncia de maltrato o violencia, creer en su palabra para reforzar la confianza y, además, enfatizar que siempre van a contar con una persona que les cree y está de su parte.

 Les espero en las redes sociales en #Ivaginaria en Facebook, Twitter e Instagram.
16 Febrero 2021 04:00:00
Yerno con pasado violento…
El movimiento #MeToo o #YoTambién empoderó una forma de denuncia que antes no se consideraba, como la de exponer en una comunidad específica los abusos sexuales, agresiones y violencia de hombres en todos los ámbitos.

Me escribe una mujer de 75 años, preocupada por su hija de 49 años, madre de dos niños, y me pide que la firme como Señora Artemisa: “Gracias por su atención a este mensaje. Mi pregunta se refiere al novio de mi hija a quien queremos mucho, es un profesor muy serio. Es correcto con la familia y se expresa muy bonito de mis nietos, dice que son bien chispa, pero me enteré hace poco que tiene un pasado violento, que había sido drogadicto, entre otros detalles que me parecieron peligrosos porque mi hija tiene a sus dos chiquitos con ella, de 7 y 11 años. Ella pasó por un divorcio muy largo desde que regresó a vivir a la ciudad y este señor ha sido su paño de lágrimas, y gracias a Dios le ha ayudado a sentirse mejor, ya que ambos son profesores (...) Ella está muy ilusionada y no quiero decirle lo que sé de buenas fuentes, pero tampoco me quiero meter.

“El asunto es que este profesor ha sido denunciado públicamente hace poco más de dos años, y mi hija aún no lo sabe o peor, que a lo mejor lo está dejando pasar para no perderlo. No sé cómo abordar ese tema, ya que tarde o temprano deberá de salir para que al menos ella pueda tomar una decisión al respecto, sin que tampoco nos ocasione discusiones que nunca hemos tenido gracias a Dios. Espero su comentario de cómo tratar este asunto, que confío, tome a bien mi hija que es una persona preparada”.

Ningún grado académico elimina de un agresor la violencia o su tendencia a la ira, ni tampoco controla el manejo de las consecuencias de sus adicciones. Señora Artemisa, le recomiendo que hable con su hija para que le diga lo que sabe y que como usted bien dice, que ella tome decisiones respecto a la relación que quiere tener con este profesor que usted menciona. También tiene que estar preparada si se entera que su hija ya sabe sobre este asunto.

Las alternativas viables de apoyo hacia su hija son: recomendarle que si ella desea permanecer en la relación, encare a su pareja y analicen sus conductas violentas que, por más pacífico que sea el asunto con su hija, pueden volver a aparecer. Que asuma también que una persona que ha sido denunciada por actos violentos es alguien que puede reincidir en este despliegue de ira. Si no ha habido una terapia también para tratar las adicciones y eliminarlas de una manera saludable y armónica para la sanación de una persona, entonces también hay más trabajo por realizar.

Preocuparse por su hija también es encarar las consecuencias que esta revelación puede acarrear, en particular si no existe un canal de comunicación idóneo y que esta intervención pueda ser tomada como una intromisión, pero parte del cambio de ideas y actitudes hacia la denuncia de violencia y agresiones hacia las mujeres, es el sentido de la sororidad, que en el caso de madre a hija es un vínculo fundamental.

Espero sus comentarios y preguntas en mi correo: [email protected] y en mis redes sociales, que pueden encontrar en @Ivaginaria, que es un espacio que les comparto en Twitter, Facebook e Instagram.
12 Febrero 2021 04:01:00
No todo se trata de apretar…
Existen mujeres que tras un parto son diagnosticadas con vagina hiperlaxa o síndrome de hiperplaxitud vaginal, que es cuando hay pérdida de tensión en las paredes vaginales, lo que para muchas resulta un problema en la actividad sexual, porque origina sentimientos de inseguridad, así como de potencial pérdida de sensibilidad.

Este es un padecimiento femenino que igual afecta a personas que han tenido partos por cesárea e incluso a no embarazadas o que nunca se han embarazado, por el simple hecho de que hay una vagina que puede perder la tensión o distenderse.

A veces se le relaciona con incontinencia urinaria, aunque no necesariamente van juntas. El síndrome de la vagina hiperlaxa sucede, en la mayoría de los casos, cuando hay partos vía vaginal y entonces se vencen las paredes vaginales. Influye asimismo el tamaño del bebé y de la cabeza de la criatura, de si se hizo una episiotomía tras el parto, cómo se suturó y se curó esta herida...

Son signos de vagina hiperlaxa: el canal está ancho; puede hacer ruidos como ventosidades, que no lo son, solo son sonidos provocados por el aire que ingresa al canal; no otorga contacto o fricción continua en los coitos; sus paredes no tienen fuerza.

Nos escribe un esposo preocupado por su compañera: “¡Hola! Mi esposa de 40 años y dos bebés de 5 y 2 años. Fue diagnosticada con una vagina hiperlaxa... ya investigamos y sabemos en qué consiste... la verdad es que sexualmente ni cuenta nos hemos dado... y mira que tenemos actividad sexual entre 4 y 5 veces a la semana. 
No sabemos si esto podría repercutir en su salud con el tiempo, pero vimos un tratamiento de láser vaginal para corregir este síndrome (creo que así se cataloga clínicamente).
La pregunta es: ¿hay más opciones de tratamiento quizá menos invasivas? ¿Es el láser recomendable? ¿Qué pasa si no hacemos nada? Nos encantaría leer tu orientación…”, y firman ambos el correo, lo cual me parece maravilloso porque ello implica que los dos están comprometidos con la resolución de esto.

Les agradezco mucho su confianza en este tema. La gente a veces cuando me escribe tiene la respuesta en su pregunta. Solo necesita una afirmación en algunos casos.

La vagina hiperlaxa o síndrome hiperlaxitud vaginal puede ser una condición incómoda, en particular cuando hay incontinencia urinaria o ventosidades, pero no necesariamente es una que impida el placer de la actividad sexual. Seguramente tiene sus peculiaridades, pero, ¿qué relación o acto sexual no tiene sus peculiaridades? Es único cada acto sexual y también hay unicidad en cómo lo resolvemos con los recursos de nuestros cuerpos.

Si no da molestia no es necesario ningún tratamiento, cualquiera que tenga que ver con los órganos sexuales pélvicos externos e internos, como las cirugías láser o reconstrucciones vaginales o vulvares, que requieren de un tiempo de reposo, cicatrización y sanación tras una intervención tal.

Ahora, no dejen de pensar en los ejercicios Kegel e hipopresivos para reforzar el suelo pélvico, porque también ayudan a empoderar a la uretra, para que no se salga la orina de forma involuntaria, que pasa a veces con la risa o ciertos esfuerzos.

Recuerden que todo lo que tiene que ver con los órganos sexuales pélvicos externos e internos, la genitalia en sí, es un constructo y ustedes como pareja tienen el suyo propio que ya funciona, pese y con un diagnóstico de vagina hiperlaxa, que no ha menguado la actividad y la imaginación. Eso me parece una conducta asertiva. Y a menos que haya una molestia o dolor o incomodidad en la zona vaginal, entonces sí, piensen en una consulta y valoración ginecológica.
09 Febrero 2021 04:02:00
‘Soy lesbiana y mi mamá no me deja…’
Para los padres y madres el asunto de la preferencia sexual de sus hijos e hijas no es un problema, hasta que deciden salir del clóset. Esta semana recibí el correo de una chica de 18 años, lesbiana, apenas salida del clóset con su familia, quienes como ella dice: “ya se lo olían”.

“…desde hace más de dos años tengo una novia (...) al entrar a la carrera en línea decidí que era mejor hablar claro con mis papás y mis abuelos (vinimos a vivir de otra ciudad cuando estaba chica) para poder hacer una vida sin esconderme. Yo había hablado antes con mi mamá sobre eso en la secundaria, pero nunca me hizo caso. En un principio mi mamá y mi abuela dijeron que no había problema cuando les dije que me gustaban las niñas, y que (nombre de la novia) era mi compañera. Lo que pensé que era algo bueno resultó lo peor, porque un día mi mamá nos encaró a mi novia y a mí en un restaurante, nos dijo que primero debíamos pedir orientación para tener una relación como la de nosotras, que yo debía dedicarme a la carrera que les está costando mucho, ya que mi papá debe salir de la ciudad todos los días.

“A mi novia la trató muy agresiva y casi casi le echa la culpa de que yo sea lesbiana o que ella fue la que ‘me volteó’, pero mis preferencias eran muy claras antes de conocerla. Ahora, pese a que soy mayor de edad, no me dejan salir con ella y con la pandemia se puso peor, porque ahora ni ella puede siquiera visitarme. Quisiera que ya no trataran así a mi novia, mi mamá y mi abuela, que son las del problema. Quiero que me acepten, pero también a mi novia y que me dejen vivir mi relación normal como las demás que no tienen que andar pidiendo permiso. Mi hermana menor tiene novio, y a ella no le dicen nada y dejan que meta al novio a la casa. ¿Cómo puedo convencerla de que me deje en paz?”.

Antes que nada, gracias a nuestra joven lectora y a todas las personas que nos escriben exponiendo casos de sexualidad y sexología que pueden enviarme a mi correo en [email protected] o en mis redes sociales en Ivaginaria.

La salida del clóset de las personas gays o lesbianas no es una obligación de nadie, porque la preferencia sexual es libre y es un derecho humano y un derecho sexual, así como el derecho a la privacidad de nuestra vida sexual, a masturbarnos, a tener vinculaciones afectivas sanas, a reproducirnos o a no querer hacerlo, a elegir métodos antifecundativos acordes a nuestro organismo... En este caso tu mamá está violentando esos derechos pese a que ya eres una persona mayor de edad y que desde hace tiempo tiene muy clara su preferencia sexual.

Cuando una persona sale del clóset y les dice a sus seres queridos no es una cuestión de revelación, sino de afirmación. Ese apuntalamiento también requiere el apoyo y comprensión de los padres y madres, quienes estratégicamente deberían consultar información sobre esa preferencia sexual que no conocen si son heterosexuales, heteronormados y, peor aún, si tienen algunas de esas primitivas ideas sobre la reconversión de género, esas terapias inhumanas en donde pretenden componerle la genitalia y la gente a las personas violando sus derechos humanos y sexuales. Un poco como en este caso.

Te recomendaría hacer alianzas con tu familia en busca de apoyo y, también, tratando de evitar el maltrato y la violencia hacia tu pareja, como lo has manifestado.
05 Febrero 2021 04:00:00
‘Me juró que estaba limpio…’
Al tener dos temas similares en estos días en el consultorio sexual y sexológico, abro con este caso, de una mujer, 43 años, casada: “(…) Apenas hace unas semanas por Navidad, mi esposo regresó a la casa luego de algunos meses que estuvo fuera (...). Por pandemia, tiempo, vacaciones y cosas de los niños y el dinero, aplazamos vernos hasta que regresó. Después de algunos días al reencontrarnos en nuestra vida sexual, que mantuvimos de algunas formas con el celular y los mensajes, empecé a tener incomodidades en mi parte íntima, picor al orinar y mucho flujo con olor fuerte (...) La ginecóloga me dijo que tenía gonorrea y mi esposo ya va a revisión en estos días. Estamos peleados, me jura que está limpio (...), pero no acepta ante la prueba, que él trajo la infección a la casa y quiere voltearlo todo. ¿Cómo hago para que no me engañe con las pruebas? Necesito saberlo para pensar en qué haré”.

Cuando aparecen los síntomas de una infección de transmisión sexual, lo que es preciso de inmediato es suspender las actividades sexuales y coitales con las personas con quienes se comparte y extremar las medidas de higiene personal. Al compartir solo con una pareja, en monogamia, se asumen a veces la fidelidad o la responsabilidad en el cuidado sexual, lo que no siempre sucede.

Habla con tu esposo y pídele que hagan el tratamiento tras el diagnóstico, por el bien de la pareja en esta situación de salud, extraordinaria, que no solo afecta su vida sexual, sino la economía y el estado de encierro en este momento, ya que deberán acudir a consultas, exámenes y comprar medicamentos. Las relaciones sexuales quedan en pausa hasta que no hayan terminado su tratamiento médico para eliminar la infección. Es factible hasta 15 días después del periodo de medicación y con precaución de métodos de barrera. Terminando el tratamiento, evalúa cómo te sientes y toma tu decisión conveniente para ti misma.

Otra persona, un hombre de 35 años, me escribe lo siguiente: “...tuve un encuentro sexual con una amiga con quien tengo relaciones casuales, pero en el momento el condón se rompió, no nos dimos cuenta hasta el último (...) y aunque le dije que se tomara la pastilla, lo que me preocupa es que me dijo que tenía VPH. No he visto aún al médico pero no sé qué deba hacer o si hay un síntoma visible que se note. Ya pasó más de una semana…”.

Aunque pueda parecer asintomático en los hombres, es mejor que te examines cuanto antes para que te den un tratamiento, ya que la posibilidad de que te hayas contagiado del virus del papiloma humano es muy alta, incluso a veces con el condón puesto, ya que el VPH se encuentra no solo en los órganos sexuales pélvicos externos, sino también alrededor.

Es necesario recordar también que la pastilla de emergencia o del día siguiente no es un método antifecundativo, sino un medicamento que no se puede tomar seguido. Tu amiga, en este caso, no debe tomar otra pronto.

Ante la duda tras un encuentro sexual si hay comezón, flujos de aroma fuerte o de colores no habituales, dolor o ardor en la micción o llagas o verrugas, es necesario acudir al médica.

Algunas infecciones de transmisión sexual a veces pueden parecer asintomáticas, no hay que dar ninguna de ellas por sentada y más aún cuando tenemos información sobre ello.

Recibo en el correo sus dudas, comentarios y sugerencias de temas para este espacio editorial y como siempre les espero esta noche en el noticiero de Tele Saltillo.
02 Febrero 2021 04:00:00
No tengo ganas, y no es la pandemia…
El viernes pasado en el segmento de sexualidad y educación sexual en el noticiero de Tele Saltillo y Zócalo, un espacio en el que converso con el compañero Sergio Cisneros cada viernes a las 10 de la noche, hablamos de la asexualidad y entre los temas periféricos que surgieron en las redes sociales tras esa transmisión, me llegó el mensaje siguiente:

“…en el noticiero hablaron de cuando una persona es asexual y la otra no. En el caso de mi esposa y yo parecería raro, pero ella ahora tiene más ganas que antes de la pandemia pero en mi caso es lo contrario porque los temas de la economía y del trabajo...¿eso quiere decir que nos estamos volviendo asexuales? Con lo del coronavirus creo que nos dio la peor etapa del sexo y conozco gente que les pasa lo mismo. Estoy preocupado por el asunto de cama y no veo cómo resolverlo sin pensar que como sea nos falta mucho más por aguantar”.

Este hombre del que no conozco su edad porque fue un mensaje directo vía Facebook a mi página Ivaginaria, vive una de las situaciones más comunes a medida que se ha desarrollado la pandemia: una natural afectación al deseo sexual o un cambio para mejorar o empeorar, definitivamente. Otros escenarios son el tedio, el aburrimiento, la inamovilidad, la ausencia de ganas o la disonancia sexual, es decir, la libido que no empata.

La actividad sexual en la pandemia ahora nos ofrece un reto y sin duda más trabajo, porque activar la vida sexual es saludable, produce hormonas y sustancias felices, nos pone sanguíneos (por eso la piel queda genial después del fornicio) y esas bendiciones apuntalan nuestro sistema inmunológico. Nadie se convierte en asexual, porque así se nace, como se nace heterosexual, bisexual, lesbiana. El ser asexual es un estado del ser sexual, mientras que a lo que nos referimos ahora es a una baja en el deseo momentánea y circunstancial como lo puede ser una depresión, la pandemia, una enfermedad o simplemente así lo demandan sus majestades las hormonas.

Es preciso diversificar nuestras actividades sexuales, sin necesidad siquiera de ser extremos, trabajando con nuestros propios recursos, cuerpo y ganas. Nuestro amigo Preocupado por la cama muestra una de las facetas más complicadas de la pandemia, que afecta al mero núcleo de los vínculos sexuales y los pone a prueba.

En otro mensaje de una lectora en @Ivaginaria en Twitter, sobre la ausencia de ganas: “Mi novio y yo que vivimos juntos desde la pandemia tenemos más de seis meses de ni siquiera intentarlo. Tuvo momentos en que no podía con las erecciones y antes de frustrarnos nos hemos dado un tiempo a ver si las vacaciones sexuales nos sirven. Nuestra convivencia es igual, solo no tenemos sexo. Llevamos ocho años y esta es la primera vez juntos”.

Este es parte del trabajo que la Novia No Frustrada ejecuta para mantener la relación afectiva y emocional en armonía, mientras dan un reposo a su vida sexual. Esta ejecución es como el silencio en la música: no quiere decir que no exista el deseo sexual, sino que está en otra armonía. La abstinencia sexual es una opción que parece lacerante, ante la demanda de ser sexosos y sexuales ante todo, pero en el caso de este receso, puede resultar una opción saludable, por eso me pareció buena idea compartir este caso.

Les invito a escribirme y a seguirme en redes sociales, y ojalá puedan sintonizarnos los viernes a las 10 de la noche en el noticiero de Tele Saltillo en el 10.1 de su control remoto.
29 Enero 2021 04:01:00
‘Huevos curativos’ en los dentros: NO
Sin ánimo de demeritar ninguna creencia, ritual, temazcal, toma de hongos o cualquier cosa en la que crea cada quien, cuando se trate de alguna disfunción o padecimiento de los órganos sexuales pélvicos externos e internos, de cualquier persona, siempre es mejor tratarlos con el especialista de cada sistema de nuestro cuerpo. En este caso el sistema reproductivo. Si hay un problema de orden de salud mental, habrá que tratarlo con el terapeuta.

Me escribe una mujer de 44 años, quien mediante una terapia con un huevo de obsidiana intentó erradicar y olvidar algunas emociones negativas que le había dejado su última relación sexo-afectiva. (Les recuerdo que la mayoría de los correos son largos y están editados por espacio. Me escribe) Me cuenta: “en la página de Facebook decías hace algunas publicaciones que meterse huevos de obsidiana (...) eran contraproducentes y que los recomendabas solo como pesas para los ejercicios de fortalecer la vagina. Tomé una terapia de ginecología natural para la sanación. Me enseñaron el procedimiento con la chamana, curamos el huevo con agua y sal y me lo puse. El más chico. No batallé mucho porque era el más chico, pero cuando me puse el mediano fue el que dejé en la noche más tiempo, luego parte del día siguiente con la noche y luego cancelé (...) tengo ahora una infección que apenas voy a tratar con la ginecóloga que me recomendaste, pero ahora temo seguir con el tratamiento de sanación por obvias razones...¿debo de esperar a terminar el tratamiento, le digo a mi chamana si puedo seguir con la sanación de mis emociones o qué hago?”.

Amén de que te recomiendo no continuar con la terapia del huevo de obsidiana, es necesario erradicar por completo la infección vía el tratamiento ginecológico. Cualquier cosa que se introduce por el canal vaginal, sea un pene, un dildo, una copa menstrual, un tampón, un condón interno o cualquier instrumento fálico, está ingresando a un territorio delicado y quizás vulnerable si no se siguen ciertos protocolos de higiene y lubricación en algunos casos. La permanencia prolongada de cualquier objeto dentro de la vagina requiere de una vigilancia y es objetable si permanece por días y noches enteras.

Estos huevos de obsidiana en las “terapias” de sanación uterina y vaginal se van dejando adentro gradualmente hasta “curar”. No es recomendable. Este tipo de sanaciones pueden funcionar como paliativos o placebos para alguna situación emocional que quizás debiese ser tratada por un sicólogo o psiquiatra. Usar los huevos de obsidiana para “curar” una disfunción hormonal, “borrar” los rastros de la presencia sexual de otras parejas, “sanar” el útero y todos los presuntos beneficios de esa práctica, no es un tratamiento médico y no existe ninguna educación, entrenamiento o formación certificado que garantice que esa terapia de introducir objetos a la vagina para “curar”, sea solvente.

La ginecóloga Jen Gunter, autora de La Biblia de la Vagina, menciona las prácticas nocivas para la vagina y vulva promocionadas por la actriz Gwyneth Paltrow, quien vendió en tiempo récord en su página Goop, los huevos de jade y cuarzo rosa por casi mil 400 pesos. Los anunció como curativos para la menstruación, la incontinencia urinaria y nada más le faltó decir que le iban a salir dientes. Obviamente por su charlatanería e irresponsabilidad ginecológica fue multada por publicidad engañosa.

Para la lectora Huevo de Obsidiana, toda la suerte del mundo con el tratamiento, que esperemos no se alargue, ya que para introducir el huevo utilizó un aceite esencial que no se usa para la cavidad vaginal, que requiere un lubricante a base de agua.

Espero sus preguntas y comentarios, y en las redes, en @Ivaginaria.
26 Enero 2021 04:03:00
Lo que se ve no se pregunta
Estar en el clóset también es un derecho y eso lo planteó muy bien nuestro Juan Gabriel, cuando le preguntaron a bocajarro si era homosexual. El cronista Carlos Monsiváis, conocido activista de los derechos LGBT, nunca “se salió del clóset” ni anduvo dando razón de sus preferencias sexuales.

A mí nunca me han preguntado, si soy heterosexual. La gente lo da por sentado porque vivimos en una sociedad heteronormada. Las siglas LGBTTTI fueron creadas para deslindar la heteronorma de la preferencia y expresión sexual, y “alejarse” de las personas heterosexuales quienes no forman parte de la comunidad lésbico, gay, transexual, transgénero e intersexual.

En esta era de pandemia de terapias de conversión es preciso anotar que la homosexualidad no es una enfermedad, solo una preferencia sexual. Fue considerada como un padecimiento mental desde la primera edición del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales de la Asociación de Psiquiatría Americana (1952) hasta que se eliminó en 1974, y solo hasta 1990, la Organización Mundial de la Salud la excluyó de la Clasificación Internacional de Enfermedades y otros Problemas de Salud.

Aunque queramos ser incluyentes y tolerantes respecto a la diversidad sexual, aún mucha gente lo mira desde la visión heteronormada.

Nos escribe un hombre, 52 años, padre de dos adolescentes varones, uno de ellos “visiblemente gay” como él mismo describe a su hijo de 17 años: “Gracias por la atención a este mensaje, le escribo porque tenemos un hijo que creemos o estamos seguros es homosexual, desde muy chavito lo sabemos y nunca hubo una represión o comentario, pero sí bullying y molestias en la escuela a veces. Su mamá y yo hemos respetado, pero nos preocupa que nunca nos haya dicho nada o confesado o pedido ayuda por su orientación. No sabemos con quién anda, de un tiempo acá lo absorben mucho los amigos y nosotros quisiéramos que se sincerara y hablara de su vida o nos presente a sus novios o amigos. Cada vez que le decimos que hay que hablar se retrae o se encierra y ahora encerrados todos en la casa él es quien se encierra más... Nos preguntamos si será necesario preguntarle directamente y saber si eso le afecta o cómo está, o por qué no se quiere “salir del clóset” con nosotros, que nunca le hemos reprimido en nada”.

Este mensaje de Padre de Un Hijo Gay, lo corté un poco para poder publicarlo, pero el asunto del conflicto es que no hay un conflicto. Un papá que quiere que su hijo se salga del clóset con él, crea un entorno incómodo porque el adolescente posee el derecho de mantener su preferencia sexual en privado, sea la que sea y en este caso no quiere compartirlo. Las personas que ejercen una preferencia sexual no heterosexual (bisexuales, homosexuales o lesbianas) no necesariamente deben de anunciarla. Así como los heterosexuales no advierten a cada paso que prefieren tener relaciones sexuales y afectivas con personas del sexo opuesto.

En este caso que comparte este lector, existe una genuina preocupación por las preferencias sexuales de su hijo, sin embargo, en un entorno de confianza en donde nunca fue cuestionado por “parecer homosexual” o “ser visiblemente gay”, este adolescente puede sentirse quizás lo suficientemente cómodo para no explicar su preferencia, pero sí un poco hostigado al ser presionado a hablar de ello.

Solo es preciso mantener el canal abierto y mantenerse en la postura de respeto, compasión y empatía con los asuntos de las preferencias sexuales de cada persona, no solo de los hijos e hijas, sino de las personas en general.

Nos vemos en mis redes sociales, en donde espero sus preguntas también en @Ivaginaria.
22 Enero 2021 04:00:00
Única y personal: así es nuestra genitalia
Nuestros órganos sexuales pélvicos externos masculinos y femeninos son únicos y se ven diferentes en cada persona. Son como una cara. Un rasgo personal y definitorio de cada quien. Por ello lo que vemos en nuestro cuerpo es distinto a lo que observamos en la pornografía, por ejemplo, y en otros cuerpos. De una lectora, 39 años, mujer recién casada en segundas nupcias y madre de tres hijos, este mensaje.

“Mi segundo esposo y yo nos conocimos hace seis meses y por la pandemia decidimos casarnos para vivir juntos y ahorrar. Después de un par de meses de relaciones sexuales normales como cualquier pareja, me di cuenta que en su pene en la cabeza y alrededor tiene como unos granitos blancos de distintos tamaños, pero él me dijo que siempre los había tenido y que incluso se le han ido quitando con el tiempo, pero no todos (...) no parece infección o no parecen de herpes, pero antes de ir a consultar decidí escribirte, aunque mi esposo me dijo que nunca le molestaron y no le impide la limpieza. Tampoco he tenido molestias, pero creo que es mejor saber si no es una enfermedad venérea…”.

Antes que nada gracias por la confianza de enviarnos su pregunta, que creo que puede servirle a otras personas, de hecho a muchos hombres, que no saben que esos granitos que menciona en el correo se llaman pápulas perladas.

Estas granulaciones cuyo nombre médico es Hirsuties papillaris genitalis, se encuentran por lo general en el glande, en la zona del bálano, que es el rollito que subyace a la cabeza del pene. Ahí es en donde se pueden encontrar las pápulas perladas, que llaman la atención porque no se hallan en todos los penes. Encontré en distintas fuentes porcentajes disímbolos sobre cuántos hombres las tienen en sus falos, pero es un hecho que es común en todas las razas y son absolutamente

inofensivas. No son parte de una infección de transmisión sexual, es decir, no serán una enfermedad venérea. No son dolorosos o molestos o un signo de poca higiene.

También conocidas como glándulas de Tyson, estos bultitos de colágeno y tejido, solo son inofensivos si se encuentran en la parte mencionada en el glande, ya que de estar en otro sitio podría ser una verruga del virus del papiloma humano. Si busca en internet “pápulas perladas” podrá ver la imagen de una serie de granitos, algunos en tonos blanquecinos y otros rosados, todos ubicados “al pie” por así decirlo, del glande, justo en donde se une la cabeza con el falo.

Es muy interesante mencionar que además estas pápulas son signos vestigiales de lo que fue el pene de nuestros ancestros. El pene de los señores prehistóricos pudo haber tenido espinas, antecesoras de estas pápulas que pudieron haber servido a esos hombres a eliminar el semen de otros hombres así como a asegurar la permanencia del pene dentro de un coito vaginal y así asegurar su inseminación. Quizás de ahí también el lugar común de que es mejor el coito si dura más, lo cual arruina todas las expectativas de goce coital. Es mejor gozar el viaje.

Pero para garantizar la tranquilidad de quien nos escribe: estas granulaciones no son vehículos de infecciones de transmisión sexual; no son signo de la presencia del virus del papiloma humano; no son algo relacionado con la falta de higiene; no afectan el coito ni la manera de dar placer del pene; no es necesario removerlas y quitarlas por fines estéticos es muy invasivo.

Espero sus comentarios y les espero en mis redes sociales en #Ivaginaria.
19 Enero 2021 04:00:00
Cuando la cosa no va por ahí...
La actividad del sexo anal es una que han incorporado muchas parejas a su vida sexual y para ejecutarla hay que tomar en cuenta que cada persona se acomoda en posiciones diferentes para poder disfrutarla: es preciso usar lubricante a base de agua lo que se necesite, hacerlo con cuidado y consentimiento, así como sensibilizar la zona. Y superar los prejuicios respecto al sexo anal como la idea del dolor extremo o que es una actividad solo para personas gays.

El sexo anal en realidad es muy común: es el salvoconducto para no ceder “la virginidad” vaginal de muchas mujeres, es una práctica de personas de todas las preferencias sexuales en todas las edades y resulta ser el epítome del poder machín dentro de la prestidigitación del albur. Pero sigue preocupando e incomodando la idea de su ejercicio en muchas mujeres, que no lo asumen como parte de su práctica sexual, lo cual es válido y más aún, expresarlo.

“Mi esposo y yo tenemos cuatro años de casados y en cada uno de ellos desde el noviazgo me ha pedido que intentemos el sexo por el ano, a lo cual siempre me he negado porque creo que me está tratando de decir otra cosa y no lo hace. Tengo miedo que sea gay o haya tenido una experiencia gay, pero también que siga obsesionado y me da más miedo ahora que tuve a mi primer bebé y tuve problemas con hemorroides lo que hace imposible de penetrar vía anal...”. Esta lectora de 37 años comenta su caso respecto a la oposición a esta práctica.

Es muy común el temor al sexo anal porque primero nos remite a una actividad de nuestras necesidades básicas; amén de los muchos prejuicios sobre el dolor, o que es una actividad “pervertida” o que es solo para gays, entre muchos otros, que son leyendas negras que evitan el goce de la sexualidad. Lo que quiere decir que es mejor que tengamos información sobre esta práctica para realizarla de forma segura, protegida, consensuada y que sea placentero. O no.

Pero antes de pensar en cualquier práctica de complacencia en este caso, es necesario consultar al ginecólogo y al proctólogo previo siquiera pensar en una penetración vía anal. La presencia de hemorroides y la sanación post parto es la primera atención, y cualquier herida abierta en la zona anal no debe ser vulnerada con actividad sexual.

Además el consentimiento sexual en este práctica es muy importante porque implica la seguridad y salud de la persona a ser penetrada, entonces empoderar el “no” como respuesta es urgente en la práctica de cualquier actividad sexual. Si alguien se ha negado sistemáticamente por más de cinco años a realizar una penetración por detrás y hay alguien que persiste en pedírselo, queda muy claro quién tiene que reevaluar cómo asume los deseos de su pareja.

Y respecto al “aura gay” de la penetración anal, es solo otro prejuicio homofóbico más y sin embargo prevalece como un lugar común para satanizar el sexo anal. Sin contar lo que implica la idea del sexo anal en el sector machista: hay un activo y un pasivo, una sumisión de quién recibe y un poder de quien da, la idea de la humillación de quien es el que pone y toda una serie de constructos negativos que hacen de esta práctica algo malvado o que menoscaba o de chiste tonto.
15 Enero 2021 04:02:00
Poliamor no es infidelidad
El poliamor es la forma de vincularse en una relación amoroso-sexual-afectiva con varias personas e implica un compromiso de honestidad y transparencia. Una forma de quererse que definitivamente no es para todas las personas y porque el poliamor rompe con la forma de las relaciones romantizadas (no solo son una pareja), con la idea de la heteronorma (pueden ser relaciones no heterosexuales) y con muchas maneras de la pareja monogámica heterosexual.

Es necesario construir demasiados aprendizajes en nuestra idea de pareja para ser poliamoroso, porque ser poliamoroso no es un salvoconducto a la infidelidad, ni una forma de “abrir la pareja” sin sentirse culpable o darse permisos de una relación sexual con otra persona fuera de la relación.

Nos escribe un lector: “Te cuento, tengo una relación casi de matrimonio sin habernos casado, de ya 18 años y tenemos una hija de 11 años. Yo trabajo en la CDMX y ella en León, mi hija está con ella.

Yo le fui infiel hace 12 años, no me descubrió pero yo se lo confesé. Es algo que jamás, jamás hemos superado al 100%. Hemos seguido nuestra relación, mi esposa y yo, para bien o para mal, como sea.

Sin embargo, hace poco le descubrí fotos en su celular, es decir, evidencia de que sostenía una relación virtual. Al principio me causó coraje, impotencia, después, humillación. Y entonces comprendí todo lo que ella sintió en su momento.

Al otro día de haberle encontrado las fotos y decírselo, se refirió, siento yo, como pretextos que necesitaba sentirse atraída sexualmente, y es que sí, estamos estancados sexualmente.

Llegamos a un acuerdo, tener una relación abierta y a ver qué pasa.

Nos comentamos y nos sinceramos quiénes querían con nosotros. A mí me quitó un gran peso de encima, ya no siento celos y me siento muy honesto al confesarle quién me gusta sexualmente y porqué.

Bueno, el próximo miércoles voy a salir con una amiga a tomar un café y veremos qué pasa, así se lo comenté a mi esposa.

No sé, esto de la relación abierta no sabemos a dónde va a terminar, pero por mientras yo me siento mucho más honesto con ella y conmigo mismo. ¿Tú qué piensas?

Antes que nada les agradezco la confianza de contarme y consultarme, no publicaremos nombres ni situaciones específicas.

Leo en este caso que tienes una relación que estrena una nueva etapa, que es la de la apertura hacia un estilo de vida que se llama poliamoroso.

Es decir, tú te involucras con otras personas a nivel corporal y sexual, quizás con una carga afectiva porque las emociones y sentimientos no se cancelan.

Pienso que si tu esposa y tú tienen la intención de manejar así su relación, deben hablar mucho, tener acuerdos y estar claros de que ustedes son responsables de su seguridad afectiva, sexual y emocional personal y también respecto a la de la otra persona.

Además algo muy importante: ambos deben aclarar esta situación a las personas con quienes salgan. Es lo más honesto. Es decir, con la mujer que tú salgas este miércoles debes decirle que tienes una esposa y una relación abierta. Así como eres de honesto en tu matrimonio o relación, hay que serlo con las personas con quienes ambos se liarán, en vías de ser justos honestos y honorables.

Espero te sirva mi comentario y funcione muy bien este nuevo arreglo. Para ambos.

Les invito a escribirme a mi correo y a seguirme en mis redes sociales en #Ivaginaria.
12 Noviembre 2014 05:06:04
Cine Palacio
Hace mucho que no hago sabrosidades en el cine, creo que desde “Gravity”, la película de Alfonso Cuarón que ganó el Oscar, pero es una verdad rotunda que en la penumbra de los cinemas transcurren episodios entrañables de nuestra vida amorosa y erótica.

En mi ciudad natal, Saltillo Coahuila, desaparecerán en breve el legendario y antiguo Cine Palacio, en la calle Victoria. Lo que sucederá en ese terreno, ni vale la pena mencionar: es una vulgaridad comercial de algunos tendajeros oportunistas.

Quizás debiese concentrarme en las películas que pasaron o las obras que se estrenaron en el también teatro, pero lo que se va con este cine es la tradición colectiva de asombrarnos y de soñar viendo la función.en algunos momentos. Adentro del hermoso edificio del cine Palacio se quedarán todos nuestros saltillenses besos, las agarradas de mano y las caricias debajo de la falda y por encima de la montaña de la bragueta.

No voy a decirles que me dieron mi primer besuco en ese cine, porque ése mérito lo tienen las calles Manuel Acuña y Álvarez, y luego el de lengua en la calle Salvador González, en la colonia República, y luego en el Hotel San Jorge y así sucesivamente transcurren las suavidades de las memorias saltillenses.

Pero sí fue en el cine Palacio en donde vi salir a una mujer enojadísima, tras haber peleado durante toda la película de “Colmillo Blanco” (adaptación de la novela de Jack London), discutiendo y manoteando en voz baja mientras todos nos enterábamos que el tonto sí le había puesto los cuernos con la mejor amiga de la novia y lo aceptó. Yo que tenía 5 años sabía que el tipo estaba haciendo algo estúpido. Creo que esa película inauguró esa malsana costumbre de llorar con cualquier cursilería, porque en el fondo querido público, tengo un corazón relleno de bombones envinados. Además aprendí que las infidelidades no se confiesan: sólo te cachan y ya que ardan los infiernos.

Cuando fui a ver “La Guerra de las Galaxias”, una pareja de novios, que me parecían unos ancianos porque tenían como 16 años, se revolcaron en los asientos que no saltaron, sólo porque no tenían la conveniencia de hacerla una sola banca como ahora. Se manoseaban, reconociendo las partes del cuerpo del otro y se calentureaban en besos que no se podían dar, porque ¡no sabían! Creí que esas lamidas de cara y lengüeteos que parecían aplausos de saliva en mejillas y cuello, eran la forma en que la boca buscaba a otra, para el beso, pero sólo nos estaban mostrando el camino que quizás en la calentura transitaríamos después, cuando a nosotros nos tocase aprender. Fueron los últimos en salir de la función.

Los ciclos de cine de terror y de peliculitas de nenas cagonas enamoradas de lo que en algún tiempo fue Charlie Sheen, poblaron las tardes de novios, de amigas, de manos y de besos, de abrazos y de fajes. Entrábamos [email protected] y salíamos [email protected], más [email protected] y con una nueva puerta del mundo abierta (y la bragueta a veces ash), con la breve euforia que nos daba sentir al otro en la oscuridad, en donde las manos reposaban una encima de la otra en los regazos o en los húmedos descansabrazos de madera. Sólo las pequeñas luces de los pasillos a los lados, brillaban un poco más que el amor y el faje entre las butacas. Estas lámparas-ojos que lo vieron todo se apagarán pronto.

El maestro saltillense Armando Javier Guerra dice del cine Palacio: “El sitio para hacer noviazgos y deshacerlos; el sitio para conocer gente; el sitio del primer beso; el sitio de la primera cachetada; el sitio para el primer cigarrillo; el sitio de bromas con las cajas de palomitas y que tus amigos metían la mano para agarrar un puñado y grito al encontrar ‘premio’ con las palomitas”. Amén de su hermosa referencia, nunca vi el premio dentro de la caja de las palomas.Al menos no en ese cine.

Me perdonarán las tristecitas, pero igual sentí hace 10 años cuando escribí en esta misma columna “Adiós al vocho”, cuando descontinuaron nuestro eterno hotel rodante. Que queden las memorias o lo que se preserve de ellas.

02 Julio 2013 03:00:19
Tiene cara de que quiere…
El ego del ser humano es un globo con una capacidad inmensa de expansión, y luego por fin, explota. Se llena de gas y el cerebro también, lo cual lleva a ciertos individuos y brujeres, a interpretar gestos, actitudes y la disposición de una persona de forma errónea, sólo por la cara que [email protected] ponen.

Cuántas veces no han escuchado de sus [email protected]: “mira ésa tiene cara de que le encanta hacer orales, le ha de fascinar chuparla. Tiene boca mamadora...”; “oye se me figura que Ramiro es bastante bueno en la cama, ha de ser una fiera para pompear”; “esa morra que está ahí, siempre me mira como con ganas de que quiere conmigo, si le hago jalón... jala”; “ese bato seguro me desea, está enamorado de mí, siempre me observa...”.

Tan sólo por una lectura de rostro ya intuimos o sabemos de qué forma nos van a dar un 69, o que Ramiro es una bestia sexual (bestia sí, pero...), o que la muchacha que te mira fijamente no halla cómo decirte que tu bragueta está abierta y que el hombre que se ha quedado “enamorado” de ti, está tratando de figurarse si en verdad eres tú, porque no se parece en nada a la chava que conoció hace 25 kilos...

Me gusta la ficción, la imaginación y la creación porque nos permite ser alguien más por breves segundos, o nos ayuda a creernos algo que parece imposible o lejano. Creamos a partir de nuestra afanosa mente, una serie de situaciones y personajes que a veces no tienen relación con la realidad, pero que nos aferramos a creerlo porque es lo más cómodo y feliz. Es como rellenar huecos del ego mediante ensoñaciones bastante ñoñas, creídas y hasta ingenuas.

Este principio de autocachondeamiento y de ego inflado, es también una de las actitudes que lleva a los señores por ejemplo, a cometer ataques sexuales, acoso y violaciones en contra de mujeres que les parecieron muy dispuestas y muy cachondas, según su pervertida imaginación. Muchas veces lo único que hicieron esas morras fue ponerse un short o una minifalda, o bien anduvieron luciendo escotes pronunciados o los senos muy a la vista. Ejerciendo el derecho de ponerse lo que les dé su gana sin que ello sea una invitación al fornicio o a que cualquiera se sabrosee con ellas y sobre sus carnes.

Y no sólo un atuendo sexoso puede atraer las suposiciones porque por cualquier cosa nos vamos con la finta: muchacha sexy: es puta y quiere. Muchacho vestido de vaquero: seguro es bien ponedor. Mujer con labios gruesos: seguro le encanta chupar. Hombre con bigotes poblados: ha de ser “muy macho”. Señora que sale con short al súper: seguro no se la follan en su casa y va a levantar. Señor con cara de fastidio: seguramente su esposa es una fiera y no fornician ni cuando les toca. Muchacha comiendo paleta: quiere hacerle una felación a alguien... Y así hasta que la enferma mente del creador o de la creadora asumen que ellos son el centro del universo y que [email protected] quieren con .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo). Y casi siempre es lo contrario: son los que nunca bailan, nunca follan, nunca ligan porque la gente ya sabe cómo se las gasta en sus ficciones. Esa gente sólo folla, liga y baila con la gente que no le hace el feo... y eso sólo sucede en sus mentes.

También de este prejuicio están poblados otras taras del amor y del sexo como: los enamoramientos repentinos; los ligues de ocasión; los mensajes sexuales erróneos; los malos entendidos con los [email protected] y [email protected] de [email protected]; todo por quedarnos viendo o baboseando y porque interpretamos de una forma errónea lo que las demás personas expresan en sus mensajes no verbales.

Lidiar con este tipo de entidades que descifran los rostros de todo mundo, es como vivir en un teatro en donde todos los actores y actrices están cachondos de forma permanente. Nos pasamos interpretando a las personas a tal grado de que nos sorprenderíamos al saber que esa expresión que nosotros creíamos era de deseo o de lujuria, a lo mejor es una expresión de asco o de repudio. Revisemos bien la fachada antes de entrar a la casa.
17 Junio 2013 03:00:20
¿Quién se va a cuidar?
El control natal es responsabilidad de hombres, de mujeres y de todo lo que parezca una entidad reproductiva humana. Los bebés no se producen solos, aunque las personas machistas y misóginas le echen la culpa a ellas porque “fue la que abrió las piernas”.

Es muy desgastada la discusión sobre el hecho de aventar sobre los lomos femeninos, esa enorme carga de administrar y controlar la natalidad. Con la consigna de “es que ella es la que se embaraza” m[email protected] han dejado que nosotras nos encarguemos de evadir a los espermatozoides ponzoñosos y hasta los de salva. Por eso no se quieren hacer la vasectomía los varones y permiten que sus parejas femeninas se atiborren de hormonas o utilicen métodos de control natal que sí alteran nuestro organismo. Pero es necesario hacerlo. Incluso ante la inconsciencia, ignorancia o necesidad de retener a un señor por parte de una mujer, ellos deben de asumir la responsabilidad de no permitir que ellas decidan por ustedes, remontando la ñoña debilidad de “es que ella quiso sin protección”. No sean ciegos: ahí hay una trampa o una mujer muy urgida de amor o una mamá en potencia o alguien muy inconsciente y temeraria.

Un hombre debe de ser responsable de sus emisiones espermáticas, debe de cuidar que sus eyaculaciones no caigan en un terreno fértil, usando condón siempre y evitando el coito interrumpido, que también es una práctica de riesgo. Los espermatozoides nunca deben ser subestimados: están diseñados para dar vida y aparecen hasta en la lubricación del pene. Un miembro humedecido ya contiene una cantidad de esperma que puede ser fecunda. El individuo debe de razonar concienzudamente sobre su poder reproductivo.

El argumento es de “es que soy hombre” para andar embarazando a una y otra, es el razonamiento que ha convertido a los señores en unos robots embarazadores que nada más van regando desgracias. Hijos e hijas por ahí, mantenidos y criados por mujeres furiosas que tampoco se supieron cuidar, como los inútiles que las embarazaron.

Para los hombres inteligentes, responsables, conscientes y pragmáticos existe la vasectomía, en especial si ya han tenido descendencia. Hasta para los que no, también. Esto no los libra de usar condón, ni tampoco los libraría del hule (salvo en una relación monógama real) un anticonceptivo masculino.

Recientemente la agencia Notiese publicó que el Instituto de Biotecnología de la UNAM, desarrolla un anticonceptivo masculino. Básicamente se trata de perfeccionar un inhibidor y bloqueador de “dos canales iónicos, exclusivos para espermatozoides”. Sin consecuencias, ni efectos secundarios, ni hormonalidades que vuelvan locos a los señores. A ellos también los desquician las hormonas.

La nota informa que el equipo científico de la UNAM se conforma por los investigadores Claudia Treviño Santa Cruz, Lourival Possani, Alejandro Alagón y Alberto Darszon Israel (IBt), además de Arturo Hernández Cruz, del Instituto de Fisiología Celular (IFC), que se encargarán de desarrollar el anticonceptivo masculino que se espera llegue al mercado.

La misión de este equipo de investigadores es la producción de un anticonceptivo seguro y que garantice que los señores lo utilicen con la confianza de que no alterará sus funciones de fecundación, cuando deseen dejar de utilizarlo.

Y como ponzoña combate ponzoña, un dato peculiar sobre las sustancias que ayudan a la elaboración de este anticonceptivo, es que se utiliza veneno de alacrán, araña y serpiente. “Los venenos son una mezcla de compuestos que inhiben mayoritariamente, y de forma individual canales iónicos, por lo que sus componentes resultan aptos para el objetivo”, manifestó Claudia Treviño, una de las científicas involucradas en el proyecto.

En lo que aparece en el mercado este anticonceptivo, es urgente que los señores tomen una parte activa en el control de la natalidad. No están obligados a follar cuando no quieren, no están presionados para hacerlo sin condón, al contrario y necesariamente deben ser responsables por el daño o la felicidad que causen sus espermatozoides. Es tiempo de quitarle a la mujer todo el peso de la reproductividad y pensar que, pese a que somos los hornos de la especie, siempre requerimos a un pececillo malevo para concebir.

Nos vemos en las redes sociales en mi página Ivaginaria en Facebook y en @Ivaginaria en Twitter.

A mover la colita: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
16 Junio 2013 03:00:12
Quema la calentura
La calentura humana es una de las estancias más breves en nuestro estado de ánimo. Nada es eterno y menos la calentura, porque cualquier cosa nos distrae de ella, hasta la calentura misma.

La de la novedad es como un choque de fuerzas naturales. Nos empelotamos por alguien a quien sobrevaloramos, y cuando probamos esa carne, nos enteramos de lo alta que traíamos la expectativa. A veces lo novedoso opaca el placer, pero en algunos casos lo potencia, por el rato que deba durar lo calenturoso. De esos frentazos de pasión están hechas la mayoría de las infidelidades. Una pareja aburrida caerá fácil en esta tentación porque no tiene o renueva sus satisfactores de novedad, por ejemplo.

La calentura de la tensión sexual con personas ya conocidas, por ejemplo, es de las más tóxicas. Seguramente has estado en un sitio en el cual la pareja de alguien, o el amigo de tu amiga, o cualquier persona, ejerce un poder sexual sobre ti, o de ti hacia esa persona, o de ambos.

Entre los signos más evidentes de tensión y atracción sexual entre dos personas, destacan los extremos: o se tocan mucho uno al otro, o bien, nada, ni siquiera se hablan o se miran. Pero antes de que se dediquen a escanear a ver quién está franeleándose a su amor, consideren que este tipo de atracciones son naturales. Como sea no dejen de vigilar. La feromona siempre es feroz y no perdona.

La calentura del antro es una de las más socorridas para la prendezón etílica. Yo recomiendo beber poco para estar alerta en el sexo y recordar al día siguiente lo que hiciste y te hicieron. Y volver a disfrutarlo. El fornicio y el blackout, el desvanecimiento absoluto, genera crudas morales muy enfadosas. Mejor modérate y folla.

La calentura de la hormona, tanto masculina como femenina, es la causante de todas las calenturas, sin embargo tiene sus fases. No es lo mismo el talante de una mujer que está ovulando que el de otra que se encuentra con el periodo. O de un hombre cansado o enfermo. O de una pareja que está cuidando a un bebé o que se encuentra de viaje.

A lo largo del tiempo las parejas deben de reinventar sus propias calenturas, crear nuevas situaciones eróticas, y mantener diversos periodos de silencios y separaciones para poder estar en paz sin aburrirse. Cada quien que administre su tiempo de pareja como pueda, pero si quieren seguir morboseando entre ustedes tendrán un enorme jale por realizar. A diario.

Una calentura bizarra, que se da lo mismo en entornos urbanos y bucólicos, es la del franeleo con el desconocido. Peligrosa aventura en nuestros tiempos violentos, en donde no sabemos si nos van a follar o a atracar. Pero esas historias de alguien que se acuesta con [email protected] que conoció en el transporte, en un alto de carro a carro, o que se lo levantó en una tienda de conveniencia, no son extravagancias de señoras gringas sin quehacer. Se levanta en el súper, en la fila del banco, en el cine, en la fila de pago de impuestos, cuando estabas estacionando el carro.

La gente es bien caliente, eso no nos quepa menor duda, y con quién hacerlo siempre habrá. Por eso debemos administrar la calentura espontánea con sabiduría y prudencia. [email protected] nunca sabe.

La calentura por los ex, es una de las más tentadoras, pero es una necedad. Si ya sabemos que comer de esa cosa nos hace daño, no entiendo porqué insistimos en empacharnos. Y me niego a ese estado idiotizante de caos y confusión que crean las personas cuando se acuestan con sus ex parejas.

La calentura por los maestros o personas que admiramos es una especie de estrellamiento en la pared, que quizás todos alguna vez debiésemos experimentar.

Pero haya sexo o no con [email protected] í[email protected], hay que tener la sabiduría de no juzgarlos por su manera de follar, o controlar nuestra emoción si el fornicio estuvo supremo, o aguantar vara en un rechazo. Son sólo humanos.

La calentura por uno mismo es quizás la que más trabajo requiere, porque es la necesaria para sentirnos a gusto, cachondos y apachurrables. Trabajen en eso. Dénse para que puedan dar.

Jorni: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
09 Junio 2013 03:00:14
Humo en los ojos
La boca además de ser una cueva de las delicias, también es un verdugo. Todo lo que entra por nuestra cavidad bucal genera consecuencias, buenas y malas.

A poco el actor Michael Douglas aseguró que su cáncer de boca había sido causado por realizar cunnilingus, lo cual es inexacto, pero no errado del todo: el sexo sin protección sí ocasiona la transmisión del virus del papiloma humano, que puede producir verrugas genitales, cáncer de cérvix de la matriz, anal, vaginal, en el pene, en la vulva y otras patologías. Por ello es importante vacunar a las niñas a partir de los 9 años contra este virus, e incluso en algunos sitios del mundo se aplica a los niños. En pocas palabras, nos vale a quién se la haya chupado ese señor, lo que debe ser fundamental es protegernos del VPH.

El cáncer de pulmón no sólo se origina por fumar o por ser fumador pasivo, pero son sus principales causas. Y el cigarro es uno de los peores enemigos del sexo. Igual de nefasto que el alcohol y de efectos más contundentes que otras drogas.

La primera de las taras de la fumadera es la halitosis, el mal aliento, que es anticlimática para uno de los amos sagrados del fornicio: el beso. Una besuqueada con nicotina a veces resulta como lamer el cenicero. Amén de la resequedad de la boca y del agrietamiento de los labios. Fumar seca la primera cueva del erotismo: la boca.

Las empresas cigarreras han gastado demasiado dinero poniendo en sus cajetillas las imágenes de fetos verdes, señores moribundos, dientes podridos, ratas disecadas y toda clase de personajes del museo del horror. Errada campaña. Deben imprimir la foto de un pene flácido, la de un falo muerto como un calcetín que ha visto ya demasiados partidos de futbol. En muchos casos el vicio del cigarro es más adictivo que follar y si me dieran a escoger, prefiero mil veces echar humo por la fricción del sexo, que por fumar.

La relación entre tabaquismo y disfunción eréctil es el romance más largo y nocivo en la historia de la sexualidad, y éste nace cuando el cigarro se vuelve un vicio mundial. Un fumador va a tener erecciones de baja calidad porque los cuerpos cavernosos en el pene no van a llenarse de sangre del todo, o bien la sangre que llegue ahí no va a ser retenida. Sin sangre fluente a un pene no hay erección. La nicotina y las sustancias tóxicas del cigarrillo provocan arteroresclerosis en las arterias peneanas taponéandolas e impidiendo un flujo sanguíneo saludable. Es como un globo que continuamente se va a estar desinflando.

Eso sin contar que sus pececillos van a ser menos efectivos. El consumo de cigarro afecta tamhombre.

Así como reseca la boca, el tabaquismo provoca que la piel se ponga tirante y pierda su lozanía. Para las mujeres fumadoras hay un riesgo enorme cuando están embarazadas, ya que existe el peligro latente de aborto espontáneo hasta en 30%, además de que dificulta las posibilidades de quedar preñadas.

Lo más contradictorio de la fumadera, es que este hábito siempre ha sido sinónimo de sensualidad y de sofisticación, incluso puede verse como algo sexy.

El célebre cigarrito postcoital, que es un símbolo de relajación y de placidez, provoca los síntomas contrarios. Al acabar de forniciar, las personas han liberado una enorme cantidad de endorfinas, que son un detonante de felicidad, tranquilidad y paz. Sin embargo, al echarse una fumada, lo que se suscita es una alteración de los nervios, quizás haya un efecto tranquilizador, que en realidad dura muy poco.

Y para rematar con polka, el cigarro, al contaminar la sangre, los pulmones y dificultar la oxigenación del cuerpo, origina una de las peores consecuencias en el ejercicio del sexo: la gente pierde condición física, se bofea en pocas pompeadas, suda copiosamente, y hasta emite esos pillidos estrambóticos que indican el enorme esfuerzo que realiza alguien cuando se afana demasiado.

Dejar de fumar significa una mejor calidad de vida y mejor sexo.

La bacha: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
04 Junio 2013 03:00:19
La oreja
La oreja más famosa del mundo fue la que se automutiló el pintor Vincent van Gogh. En uno de esos días en que se le caramelizó el cerebro hasta volverlo flan (él tenía una enfermedad mental) se la cortó, y ésta se convirtió en un ícono de la locura artística y en una de esas situaciones límites en las cuales un hombre debe lidiar con su propio monstruo.

Pero la oreja como zona sexual y erógena, es una de las más deliciosas formas de localizar y perseguir el placer.

Sepan ustedes querido público, que yo no tengo sueños cachondos, prácticamente nunca. Pero la única vez en que sí hubo peligro de inundación genital al estar dormida y soñando, fue cuando alguien acercó su boca a mi oreja, separó sus labios y me sopló. No me acuerdo ni quién fue, ni si sus intenciones eran honorables, pero aún recuerdo cómo la piel me quedó eriza y los vellitos enchinados, como antenas que esperaban una lengua, o un beso, o una palabra al oído.

Tratar a una orejita como zona cachonda no es cualquier cosa, ni a [email protected] se les da, a menos que ensayen.

Acercarse a la oreja es un asunto de cuidado, porque primero que nada, uno no debe de ir a ese sitio con intenciones babeatorias salivantes. No me sorprendería que alguien se quedara enfermo de hueva crónica, si alguien tiene la maravillosa ocurrencia de meterle la lengua y babosear impunemente.

Recuerden que cualquier cosa que suceda en la oreja se escuchará en grados superlativos. Una babeada abundosa aunque sea en monoraural, se escuchará como un babeado en estéreo y los chacualeos de la saliva no sólo ofertarán una sensación desagradable, sino una cantidad innecesaria de fluidos que son anticlimáticos para el erotismo.

Quien se aproxima a una oreja, deberá hacerlo como si se acercase a un objeto de cristal, delicado y etéreo. El canal auditivo, al que usted jurgonea como si fuera sacar de ahí a un animal microscópico que se refugia en sus dentros, es muy delicado. Cualquier infección, residuos de agua o de shampoo, golpe, hurgamiento o exploración brusca, puede provocar daños en la capacidad auditiva. Amén de otros desperfectos.

Aunque nosotros en donde nos cachondeamos es en el oído externo, es muy importante saber que la lengua que ingresamos para explorar debe ser gentil.

Así como un hombre posa su lengua en una vulva con gentileza, y más le vale, en la oreja debe suceder lo mismo. Mete la lengüita suavemente, sin abundar en la baba. Sácala con amabilidad. Rodea la parte externa siguiendo las formas de la orejita, muerde el lóbulo como se muerde a una suavidad; haz que tu boca pasee como si fuera a reconocer un terreno, aunque haya estado ahí muchas veces con anterioridad.

La mano también puede darle placer a la oreja, pero haciéndolo con dulzura y sin meter el dedo en las profundidades del canal auditivo. Acaricia con la punta de tus dedos la parte externa, masajea los alrededores, en donde los pelillos se ponen erectos y procura caricias en la zona trasera a la oreja y en la parte que da al rostro.

Amar a la oreja cuando estás forniciando, produce sensaciones que prolongan el placer, intensifican el orgasmo y ayudan a que gocemos más la genitalia que tenemos dentro o que estamos pompeando en algún benévolo orificio.

La erotolalia es a la oreja, como el consolador a cualquier hoyo de nuestra preferencia. Nombren cerca del oído, quedamente y sin gritonear, las palabras sucias, los decires del amor, los halagos, las oraciones que se rezan cuando se folla y que provocan que se aparezca ese dios que siempre sale a relucir en los orgasmos. Para [email protected], mientras más cerdo más rico, y para [email protected], con que les digan “mi amor” ya estarán chorreando alegría. Busquen sus vocablos para la oreja y ensayen sus efectos.

Aunque no es recomendable meter nada al canal de audio para cachondear, una plumita traviesa o soplido que le haga cosquillas a la orejita y sus zonas aledañas, es bienvenida y juguetona. Cualquier sitio erógeno del cuerpo puede detonar en orgasmos y cuando se trate de la oreja, siempre escuchen bien.

Nos vemos en las redes sociales, en @Ivaginaria en Twitter y en Facebook.
27 Mayo 2013 04:00:40
Orgía laboral
Una mujer celosa es un fenómeno de la naturaleza. Y como dicta la ley de los celos, la que busca siempre encuentra, y más aún si las fotos y videos del celular no se borran...

La historia va así: la novia de una mujer que participó en una orgía con sus compañeros de trabajo en las instalaciones de su centro laboral, halló las imágenes fotográficas y en video de esta convivencia sexosa acontecida en el Centro de Salud de Progreso, en el estado de Yucatán.

La novia agraviada acudió con Sergio Bates Angulo, director del centro de salud, quien cesó a los ocho alegres compañ[email protected] de trabajo: el médico de turno Ángel Pérez, los enfermeros Edgar Estrella, Deyberth Bojórquez, José Osorio, Giovanna Ventura y María Cárdenas, la pasante de enfermería Rebeca León y la auxiliar de intendencia Rossy Contreras. El jefe vio cómo se franeleaban sus empleados, quienes se la pasaron de lujo: hubo coitos, felaciones, cunnilingus y todos contra todos, como debe ser en cualquier orgía decente. Eso lo sabemos por los videos (que subieron a las redes sociales y que luego bajaron por ser contenido pornográfico) y también por la detallada crónica que se publicó en los periódicos sobre el acontecimiento, haciendo especial énfasis en que todos se encontraban en su turno de labores.

En la nota periodística leemos: "Según se puede observar en los vídeos que grabaron los involucrados, los ocho empleados se pusieron a jugar la botella y los primeros castigos fueron besos, algunas preguntas, pero todo fue subiendo de tono para pasar a los toqueteos de sus partes íntimas, terminando hasta en sexo oral entre los participantes. Mujeres realizaron sexo oral a hombres, y mujeres se besaron y chuparon sus senos entre sí".

Yo no estoy en contra de las orgías, mientras sean actos sexuales consensuados, protegidos, responsables y no violentos. Es una de las cosas que uno debe hacer antes de morir. Pero grabar la orgía, guardar las fotos y el video, dejar el celular solito en su mesa sabiendo que cargas esa bomba atómica en el aparato, me parece una forma bastante ridícula de perder una relación y en este caso, hasta el trabajo.

Les recomiendo a los orgiásticos que, en su próximo centro laboral, sigan estas recomendaciones:

Si vas a follar en las instalaciones de tu trabajo, procura que sea en un sitio en el cual no haya cámaras de seguridad y si van a hacer la película del fornicio, procuren que no se vean las caras. Tu pareja sabrá perfectamente que eres tú, pero al menos si el jefe ve el video, no va a saber que eres tú quien se folla a su secretaria. A menos de que el jefazo participe en las acciones.

No es una buena idea echar execrencias en donde se come. Ergo, acostarse con alguien del trabajo siempre tendrá consecuencias desastrosas, no sólo en lo laboral sino también en lo personal. Aprendamos a administrar las tentaciones de la oficina o a ser .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo).

Si vas a aventarte el tiro sexual en el trabajo, al menos ten la decencia de obtener algo a cambio: un ascenso, un aumento de sueldo, una mejor oficina. Haz el redondeo de tu maldad y que nadie diga que sólo eres el simple puche de alguien más.

En el caso de que seas [email protected] a una orgía laboral ten en cuenta que ese será un evento privado del cual todo mundo hablará y se enterará. Un sitio de trabajo es el peor lugar para guardar secretos y el chisme es la única forma en que [email protected] encuentran diversión en el jale. Además de que tu nombre será olvidado. Tras el follatorio serás mejor [email protected] por tus habilidades para chupar, para pompear o bien, serás la vaca echada que no hizo nada para ponerle picor al encuentro orgiástico.

Si propones sexo a alguien de la oficina, alguien te puede acusar de acoso sexual y puedes perder el trabajo. Piensa también que todo acto fornicatorio e infiel, puede ser usado en tu contra en forma de chantaje o extorsión. Y más si tienes material que lo compruebe.

En descargo de los ocho de la orgía, hay que mencionar que las condiciones de trabajo del centro de salud eran estresantes...

Encima de la copiadora: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)

19 Mayo 2013 03:00:13
‘Princeso: se vale llorar’
En internet nacen y mueren a cada momento tribus urbanas o arquetipos nuevos. Los “princesos” conforman una de ellas. Ellos son varones sensibles, poseen sentimientos nobles, son románticos y hasta sufridos, como una especie de Gutierritos contemporáneo que no teme a mostrar su lado tierno. Son metrosexuales con sus propias emociones y reaccionan como se espera que lo hagamos las mujeres. No se refiere a gays necesariamente.

Se les describe como varones que no tienen miedo de exhibirse vulnerables y exponer su corazón, copiando el arquetipo de las princesas de Disney (o que adaptó Disney a partir de los cuentos de los hermanos Grimm y de los Andersen) que son ñoñas y aburridas. Todas conocen a un príncipe y se casan con él después de conflictos muy retorcidos. Al final son felices (¿por qué Blanca Nieves no acepta que comete poliandria con los enanos?; ¿cómo se abrocharon a la Sirenita?; ¿qué nivel de borrachera traía Cenicienta como para soltar un zapato?...). Nunca sabemos qué pasó después de la boda, que es lo emocionante.

Un “princeso” entonces es un hombre que pide equidad de género; que se respete su ser sentimental; que se les conceda el derecho a ilusionarse y enamorarse de una persona buena; que se le considere como a alguien que igual puede llorar en una película, telenovela o ante la cuenta del restaurante. Es una tipología de hombres jóvenes, sensibles y heterosexuales.

Ser un “princeso” es una mamilencia sin sentido porque asumirse como tal no dotará al varón de la capacidad de reconocer y expresar sus sentimientos. Pero sí le ofrece una puerta abierta para que se desmecate chillando en un comercial cursi. Lo cual es válido.

Abre la posibilidad para que los hombres en general se asuman como entidades con pulsiones, emociones, tristezas, alegrías y toda la gama de colores que provee el corazón de un ser humano.

No hay que autoproclamarse como “princeso”, pero es necesario que los hombres se liberen un poco de la carga de sobrellevar todos los sentimientos reprimidos. Lo que se aguanten y se guarden les reventará por el lado que menos esperan.

No se requiere ser princeso para que un hombre se permita a sí mismo llorar cuando necesite hacerlo. Entierren el espíritu machín y lloren. Las lágrimas son un lavado curativo para el alma: no quita todo el dolor, pero ayuda al alivio de las penas.

Tampoco hay que ser princeso para que un hombre manifieste su ternura y todo lo dulce que puede llegar a ser. Igualmente cualquier tipo puede aspirar al amor y confesarse ilusionado de enamorarse. Hay muchos de esos circulando por ahí, buscando emparejarse en un compromiso. No todos andan con la pinga blandiéndola a ver en dónde la entierran.

No hay que devenir en “princeso” para pretender ser un buen padre, figura de la familia de hoy que provee igual o a veces mayor ternura que una madre; ello debido a que los padres jóvenes buscan una interacción con sus [email protected] más involucrada en los procesos de crianza.

Tampoco es preciso que los señores princeseen para que exista equidad de género. Merecen los mismos derechos y las mismas obligaciones, vigilando que ni ellos ni ellas se gandalleen al otro. Porque si ponemos a luchar en lodo a un princeso y a una cabrona, el resultado será una masacre: la susodicha lo castraría, por la pura alegría de cortarle los cojones a un tipo que lloriquea y que ve telenovelas (como han hecho los varones desde que éstas existen en la TV).

Los hombres necesitan expresarse y mostrar sus sentimientos, porque nadie se los va a adivinar y porque ya es aburrido y obsoleto verles cargar en sus espaldas el ser machín que nunca hace dramas. Se vale llorar; eyacular prematuramente; negarse a tener sexo si no tienen ganas, sin miedo de parecer “joto” o “que no le cumple” a la señora; sentirse triste o deprimido, y hasta a quedarse sentado en el asiento del metro o camión (a menos que haya una mujer embarazada o con niños de brazos; adultos mayores; personas con discapacidades o personas con muletas y sillas de ruedas). El ser hombre tiene muchos roles machines que es preciso abandonar. Será un alivio.
14 Mayo 2013 04:08:11
[email protected] intocables
Una expresión del erotismo y también de la responsabilidad humana, es cuando [email protected] sabe administrar de manera sabia sus calenturas. En todas las edades, no importa si joven o maduro, uno cae en estadios profundos de estupidización y comete actos insanos e incluso actos delictivos, por caliente.

Por más ponedores que nos sintamos, siempre será un pésimo error ver como un posible camazo al mejor [email protected] de tu pareja. Es un intocable y una bomba que tarde o temprano explotará en tu bello rostro. [email protected] no sabe el tipo de lealtades que rompe, y es muy mal karma separar a dos .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo).

Si con los cuates de tu pareja existen restricciones, comprenderán que nunca será una buena idea intentar llevarte a la cama a ningún miembro de la familia de tu pareja. Es una visión de fotonovelas muy chafas que te encuentren metiéndole mano a tu cuñada en el baño o que te cachen sobándote con el primo de tu novio mientras bailan. Es muy grave que olvidemos que la gente en todo se fija.

Intocables también son los vecinos porque de alguna forma, nuestra vida en paz y en concordia en la comunidad en donde habitamos, depende de [email protected] y la buena relación que se mantenga con ellos. Franelearse a quien vive cerca de casa es una reverenda idiotez. Eso nunca acaba bien.

El sitio laboral es intocable, no sólo las personas que están ahí, sino el lugar en sí. No es una buena idea follarse a alguien del trabajo, ni porque sea el o la jefa o porque puedes agandallarte de tus .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo).

Existen muchas empresas en donde el contacto homosexual es normal: los obreros creen que se pueden follar a otro, porque “ellos no son jotos”, pero al que se van a tirar sí. Dejémonos de mamilencias y aceptémoslo: Desde el momento en que una piel se junta con otra en cualquier manifestación con cierto porcentaje de lujuria, se califica como infidelidad. De ahí al manoseo, al coito y a llevar una vida doble hay un tramo, que a [email protected] les parece emocionante. También puede ser una compulsión la de andar rolando la genitalia sin parar, por lo que también son intocables las personas que te dan servicios cotidianos a tu casa.

No te folles al que te llena el tanque de gas. No te tires al que te pone el botellón. No te acuestes con el cartero. No te abroches a la señora que te vende los quesos. No te sabrosees a la cobradora de la tanda. No arruines negocios, servicios o la operación del día a día porque no aguantas la calentura. En este rubro también se encuentra la muchacha de la ayuda doméstica o la persona que nos hace el favor de apoyar en el mantenimiento de casa. No sean .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo). En la decisión de conservar la ayuda doméstica o al compañero, muchas parejas se han roto.

Sé que suena descabellado, pero tampoco intenten avances románticos con los [email protected] menores de edad de sus compadres, vecinos, parientes o compañeros de escuela de sus hijos. A cierta edad, hombres y mujeres, necesitan un refuerzo del ego, y sus primeras víctimas, por vicio, morbo y fornicio, son los más jóvenes. Porque creen que están más [email protected], lo cual puede suceder a veces. No abusen nunca de su lagartonez, en particular si ustedes tienen [email protected] también.

Otros son los intocables de Internet, [email protected] almas que contactamos con la red y con quienes creemos vamos a armar una relación ideal, por toda la fantasía que crea la comunicación virtual. Para quienes busquen sexo sin involucramientos innecesarios, internet es un medio útil. Si quieren algo más serio deberán trabajarlo. No se puede descartar que existen casos de éxito. Pero liarse de tiempo completo con alguien que conociste en la red teniendo pareja, implica cambiar a cada rato la contraseña en la computadora. Cada quien...

Está de más mencionar que son intocables las mascotas o animales de granja de gente que conocemos y así como intocables son sus juguetes sexuales.

Como cada quién apunta su genitalia a donde mejor le parece y estos intocables se los pasarán como los barcos al Coloso, sólo pongo la lista para que recuerden en donde no deben marranearse.
11 Mayo 2013 04:06:21
Quinceañera
Como si no hubiese gelatinizado suficientes neuronas en los 90, ahora vuelven a pasar “Quinceañera” en un canal de telenovelas.

Son respetables los rituales de ésta y de cualquier edad en nuestra cultura, y un maravilloso pretexto de pachanga, lucimiento familiar y empobrecimiento vertiginoso, pero el sentido original de este acontecimiento posee un fundamento machista, patriarcal y que exhibe a las mujeres jóvenes como una entidad fértil y reproductora.

“Quinceañera” es la historia de Maricruz, interpretada por Adela Noriega (antes de que se liara con ya saben quién), la cual sufre las vicisitudes del amor por Pancho (Ernesto Laguardia), un mecánico humilde, a quien obviamente la suegra odia porque es pobre.

Ese amor se craquela por diversas desventuras. Pero gracias al alcahueteo padroteador de bajo impacto por parte del papá de Maricruz y de la mamá de Pancho, y de casi todos los miembros del elenco, ellos logran estar juntos.

Cuando Maricruz cumple lo que en la telenovela se denomina “sus quince años”, despierta la mujer que en ella dormía y poco a poco se muere la niña (parafraseando su banda sonora). Pero todo indica que la niña muta en una mujer bastante babosa: llega a la “edad de las ilusiones” como una rotunda atrasada pensando que ya no es “señorita” porque cree haber sido víctima de una violación. Delito que oculta hasta que no puede más: vivir con la idea de haber perdido la virtud y que ya no es digna del amor de Pancho, no es vida. Es decir, prefiere no delatar a un violador para no perder a su novio porque cree que ya no es “virgen”. Totalmente idiótico y en absoluta ausencia de educación sexual, elemento que la producción pudo haber explotado. Pero las telenovelas no educan, ni tienen porqué. Lo que sí está para reclamarse es que, si no educan, no estupidicen más.

Amén de la trama desquiciada y cursi, en “Quinceañera” se replica fielmente el ritual de festejar esta edad en las mujeres, para su placeo exhibitorio o “presentación en sociedad”, que también sirve para informarle al universo que la muchacha está en edad de hacer bebés.

Al menos ése fue el origen de esa festividad hace más de dos siglos (y antes de eso sólo presentaban a las nobles); muy similar a la celebración de los 16 años en las comunidades angloparlantes. Además de la misa de agradecimiento que los padres ofrecen por la señoritez de su criatura, existen tradiciones de corte patriarcal como bailar el primer vals con el papá y quizás también recibir una muñeca de regalo, su último juguete antes de que alguien le haga el daño a la muchacha y le haga un chamaco de verdad.

Todas estas estrambóticas costumbres son un ritual de paso, como lo denominaría el antropólogo francés Arnold van Gennep, porque se transforma el estatus de una persona y se le reintegra a la sociedad como alguien que ya adquirió una identidad-responsabilidad o rol, gracias a la ayuda de los padres, genitores o quienes le hayan metido en el berenjenal de la fiestecita. Que dicho sea de paso ha generado tradiciones a las que [email protected] le sacan el bulto. Cuando la nena ya va a cumplir “sus quince”, la lista de padrinos y madrinas se engrosa hasta grados obscenos. Deberían existir padrinazgos y madrinazgos pragmáticos como regalarles una dotación de toallas sanitarias para un año completo, o pagarles un semestre de la secundaria o prepa, o hasta patrocinarles un curso de inglés.

Mis [email protected] de internet opinaron que las fiestas de quince años son una gastadera de dinero inútil o que es una exhibición de carne. [email protected] que es una tradición bonita; pero [email protected] dijeron en un arrebato sexista y misógino, que no se celebra a la “señorita” porque muchas llegan desvirgadas o embarazadas a esa edad, recalcando el aspecto mocho y atrasado de nuestra sociedad que tasa a las mujeres por su vida sexual. Sin embargo los embarazos de adolescentes conforman poco más de la cuarta parte de las gestaciones en México por la ausencia de educación sexual en el país. Eduquemos a nuestras niñas y muchachas. No queremos quinceañeras y luego bautizos...

Nos vemos en las redes sociales en mi página Ivaginaria en Facebook y en @Ivaginaria en Twitter.

Crinolinas: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
05 Mayo 2013 04:06:36
Las reliquias de los ex
En la última mudanza de una amiga, encontramos en una de las cajas, un mechón de pelo que ella asquerosamente guardaba en una bolsa de tela. Era la coleta de su novio músico con el que anduvo en tiempos bíblicos. Le dije que tirara esa mierda a la basura. En una era en la cual podemos repasar nuestra vida amorosa y sexual en internet y las redes, es ridículo que alguien ande por la vida guardando caspa añejada.

Al menos sólo ella y yo presenciamos ese descubrimiento arqueológico, porque no le hubiera caído nada bien a su esposo.

La misma regla (“tira eso a la basura”) debe aplicar para todos y cada uno de aquellos tesoros del ayer que guardamos a veces sin sentido: cuántas mugres que nos regalaron [email protected] ex en otrora, andan rondando por la casa como fantasmas huérfanos, en abandono y desvanecidos como la misma persona que nos los regaló o dejó olvidados en nuestra casa.

Esas cosas que nos dejaron [email protected] idos, parejas gastadas, personajes de ocasión etílica, [email protected] [email protected] y cualquier entidad romántica, erótica y sexual. Los objetos también cuentan historias y conforman el récord de las personas que nos hemos llevado a terreno, y son la evidencia que en el fondo también, somos unos [email protected] que nos aferramos a guardar cualquier mugre en el nombre de un recuerdo, sí es que atinamos a guardar esa memoria....

Alguna vez encontré un suéter de alguien guardado entre mis ropas de invierno. Cinco años después lo volví a ver y lo guardé de nuevo. Tras diez años de cárcel en un contenedor, fue a parar al cúmulo de cosas que junté para donar. No recuerdo de quién era, y a mí no me gusta quedarme con ropa ajena, y si el misterio prevalecerá gracias a ese asesinato de mi mala memoria, querrá decir que ese hombre nunca fue para mí.

Esos rituales de la nostalgia, en los cuales alguien se pone a besuquear fotos de los noventa y a agarrar alergias abrazando peluches empolvados, tarde o temprano terminarán en largas sesiones de explicaciones a nuestras parejas actuales o las que sigan, cuando nos pregunten con una mirada extrañada ¿por qué guardas esa porquería?

Sin duda [email protected] tenemos derecho a ser melancólicos: a llorar un poco con las fotos que acumulamos en álbumes y cajas, o en cedes y en la computadora. También a usar la ropa de [email protected] amores del pasado, en especial aquellas personas con ciertas descolocaciones en su psique que creen que usando la camiseta favorita del ex, volverá a sentir su abrazo (y el antiguo hedor sudado de la axila). Igualmente a veces es necesario ver cartas, tarjetas, libros, dedicatorias y demás material incendiable.

Pero sin duda siempre será algo riesgoso que a la mano esté esa añeja imagen tuya besuqueándote con alguien o los regalos de [email protected] del más allá...

Esta sugerencia de mantener a los muertos bien enterrados en el fondo de un clóset o en una caja fuerte que aventemos a un río, es necesaria porque tú tampoco quieres encontrarte la tanga usada de una ex novia de tu marido entre sus pertenencias. Mucho menos que anden por los cajones de tus muebles las fotos de los ex novios de tu mujercita linda o cuando se fue a ese viaje de estudios con aquella banda...

No se trata de esconderle nada a tu pareja, ni de que anules esa vida romántica del ayer que te tiene tan [email protected] después de todo, sino una forma de administrar los recuerdos sabiamente, sin que alguien te caiga de sorpresa y te haga la pregunta ancestral: ¿quién es esa vieja de la foto?, o ¿quién es ese güey?

Y antes de que me guarden otro recuerdito, les invito mejor a que vayan preparándose a la Gran Marcha de la Diversidad en Monterrey, el próximo 16 de junio. La mariscala será Astrid Hadad y van a partir plaza desde la estación del Metro Anaya. Esta marcha, al igual que todas las que se realicen en el país, tendrá como lema “Matrimonio igualitario ¡YA!”, candente asunto de la agenda de la banda de ambiente, quienes están a dos segundos de lograr el casorio entre personas homosexuales.

¿Yde quién era la hielera?: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
25 Abril 2013 04:00:03
Con suéter o sin suéter…
Una de las principales razones por la que se circuncida a una criatura es por higiene

El pene sin circuncisión parece que trae puesto un suéter de cuello de tortuga. Con su cubierta sin haber sido removida es otra cosa: no hay engaño sobre lo que hay adentro de la capucha ante lo evidente.

La circuncisión es la remoción de un trozo de piel que se llama prepucio (el suéter...) mediante una cirugía que por lo general, se realiza en varones recién nacidos y en rituales diseñados sólo para ese fin en ciertos cultos religiosos. Algunos hombres se someten a este procedimiento por razones de higiene o médicas, porque les incomoda al tener un coito o masturbarse, sin embargo no es obligatorio o necesario ni mandatorio.

La sensibilidad y todas las potencias de un pene van a estar en activo independientemente si el individuo tiene circuncisión o no. Al momento de utilizar el falo en una penetración, vamos a necesitar al muchacho en todo su esplendor, ergo, la capa se va a replegar.

Sin embargo, una de las principales razones por la que se circuncida a una criatura es por higiene. En otras culturas, la circuncisión es obligatoria por la práctica religiosa, como el “brit milah” de los judíos. Abraham, personaje del Antiguo Testamento, fue el primer hombre circuncidado en la cultura judaica. Este ritual se extendió hacia los cristianos, sin embargo para esta religión no es una práctica que se deba realizar forzosamente. No existe ninguna relación entre la circuncisión y la práctica del culto cristiano-católico.

Un pene sin circuncisión estará cubierto del falo y el glande (el tallo y la cabeza) la mayor parte del tiempo y lo que sucederá es que guardará más olores y humedad. En este ambiente se produce esmegma, que aparece o se ve cuando se descorre el suéter. La presencia de esmegma, implica una mayor aplicación en la limpieza y cuidado: se debe develar al pene y lavarle bien con agua, al contrario de un pene circuncidado, que está al ras. Este desecho también podría propiciar la transmisión del virus del papiloma humano, ergo, cáncer cérvico uterino en parejas de hombres no circuncidados.

Sin embargo, en una información publicada por “Notiese” sobre circuncisión y su ambiente, se revela que circundar un pene puede no ser tan conveniente.

Lance Price, investigador del Translational Genomics Research Institute y la Universidad George Washington es citado en la pieza informativa y dijo: “La realización de la circuncisión significa una alteración total del entorno natural del pene... desde el punto de vista ecológico, es como deshacer una roca y ver el cambio en los ecosistemas. Se ha retirado el prepucio y está aumentando la cantidad de oxígeno y disminuyendo la humedad, es decir, estamos cambiando el ecosistema”.

Es decir, necesitamos también a esos bichos haciendo su trabajo de equilibrio en el entorno de la genitalia para que se encuentre saludable.

Otro procedimiento que tiene relación con la circuncisión es cuando se corrige el frenillo, que es una parte tensada que está cerca de la cabeza o glande y del meato urinario. Si el frenillo está corto o imposibilita la fricción del pene o es doloroso cuando se masturba, tendrá qué corregirse. Se puede presentar asimismo, en un pene no circuncidado, el problema de que el prepucio está “ajustado” como si le quedara chico al falo. Es decir, que al bajarlo se atora porque tiene el cuello del suéter un poco pequeño. Esa situación se llama fimosis y la solución en una gran mayoría de los casos, es circuncidar. Insistir en el coito o penetración, en masturbarse o en friccionar un pene con una situación de fimosis o con un frenillo tenso, puede derivar en dolor y sangrado que pudiese requerir atención médica y que va a dejar a su falo sin actividad, al menos hasta sanar.

Estos procedimientos quirúrgicos para “ajustar” prepucio y frenillo, por lo general son sencillos, pero siempre debe consultarse al urólogo para posibles soluciones. Aunque hay personas que se han arreglado el frenillo y el prepucio apretado a pura chaqueta, ya sea por el frenesí o por la frecuencia. Niños: no hagan esto en casa.

Dejando las jaladas de lado, la circuncisión no es necesaria. Es como cuando comemos dulces: lo que verdaderamente nos estamos sabroseando es lo que está adentro de la envoltura.

A mí, sin: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
21 Abril 2013 04:00:14
Kamasutra letra por letra
El Kamasutra es el libro más famoso del erotismo hindú, con posiciones que nuestros occidentales cuerpos jamás desarrollarán del todo, ni se contorsionarán de tales formas estrambóticas, a menos que nos hagamos a la idea de ejercitarnos un poco, y quizás hasta empezar a estirar el cuerpo para poder darnos los sentones milenarios que describen los sutras hindúes de la sexualidad. Su título alude a su autor y se llama “Los Aforismos sobre la Sexualidad de Vatsiaiana”.

Sobre el Kamasutra hay todo tipo de concepciones erróneas. La primera: no es un libro “para coger”. Eso no es erótico. No es un texto fácil de entender y las versiones occidentalizadas son interpretaciones del libro que tiene más de mil 500 años de haber sido creado. Lo que sí es: un tratado que aborda la sexualidad humana con naturalidad y alegría, enfatizando del acto sexual como un fundamento de la vida plena de hombres y mujeres. Con ocho posiciones y ocho maneras principales de hacer el amor, este texto ofrece algunas opciones eróticas que pueden realizarse sin arriesgar la crisma.

Les daré una selección buena de ejecutables.

La “posición del loto” es muy común y fácil de embonar. Es como el misionero, él arriba ella abajo, pero la mujer abre las piernas como mariposa. Eso permite que la cavidad vaginal se acomode mejor al falo y la fricción abarque más. El grado de dificultad es mínimo. El tiempo de pompeo depende de la condición física, sobre todo del hombre.

La llamada “unión del simio”, que si tiene un grado de dificultad medio, es una que facilita el ingreso del pene a la cavidad vaginal sin problemas, se llena bien. Pero el hombre se tiene que poner con las piernas recogidas, caderas al aire. La mujer se sienta dándole la espalda, ergo se clava en las caderas del hombre. Ella tendrá qué brincar, y él mecerse y moverse un poco. Nada de sentonazos agresivos por parte de la dama o le aplastará los testículos a su amor o pareja sexual.

Para quienes quieren seguir un poco conservadores, pueden hacer la “posición del yunque”, pero en un misionero en donde la mujer le pone las piernas en los hombros a su pareja. Sí se requiere cierta flexibilidad por parte de la persona que le toque abajo. Pero un pene atrapado en esta posición va a ser frotado maravillosamente y es una postura que, ejecutada con las caderas un poquito elevadas, puede ser buena para hacer bebés, para quienes van a intentar la intentona.

La “posición de la alineación” es una de las formas más divertidas, rara quizás, de tener fornicio. Es el emparejamiento de los cuerpos masculino y femenino. El penetra estando encima de ella, que no se abre mucho. La resistencia y la fricción son bastante recomendables.

Otra posición de singular diversión será la del “móvil del molino”. La mujer se sienta encima del pene del hombre que esta acostado de espaldas en la cama. Ella brinca primero de frente, mirándolo, y luego ella gira 360 grados frotando el pene y sin sacarlo de su cuerpo para quedar de espaldas a él. Es como la del helicóptero, pero acá, en los textos guarros, no en los hindúes.

La posición de la diosa será una de las favoritas de las mujeres, porque es ella arriba de él, ambos sentados. Entonces la penetración es profunda y el movimiento queda a cargo de la dama. Que aunque se mueva poco, pero con ritmo, encontrará esa postura quizás hasta multiorgásmica. Ustedes manejan esa palanca y pueden apalancarse a su gusto.

Lo que vemos en el Kamasutra nunca será una cosa disparatada, sin embargo en algunas posiciones se requiere más fortaleza y agilidad que en otras, así como flexibilidad y hasta tino.

El alcance de todos los orificios y de los frotamientos corporales es algo que también vemos en el Kamasutra, ya que se busca atender todos los puntos del placer y, sobre todo, adecuando instrucciones de erotismo y sexualidad para cada cuerpo y temperamento.

Nos vemos en las redes sociales, sus opiniones siempre son tomadas en cuenta en Ivaginaria en Facebook y en @Ivaginaria en Twitter. Información sobre Ivaginaria, en mi blog
http://www.ivaginaria.wordpres.com


17 Abril 2013 04:06:27
Taxonomía del mantenido
No pude evitar tener un mal pensamiento cuando escuchaba la radio esta mañana. Un señor estaba explicando que existen tres tipos de hombres (así con muchos cojones lo anunció): el maduro, que vive en equidad de género; el que no dejaba que las mujeres se empoderaran o que toleraban a medias la “liberación” femenina; y el otro era el mantenido, es decir, aquel que pasó de mamar de la nona de su mamá a la de su novia/esposa/ o quien lo haya levantado.

Es un mal de nuestro tiempo que el síndrome del hombre mantenido se haya intensificado. Porque siempre ha habido, pero la historia de la sociedad patriarcal siempre ha privilegiado que ellas se queden en la casa y ellos se lancen por el sustento.

Y hablamos de mantenido por su mamá, esposa, novio, amante, padres, abuelos, tíos o cualquiera que aporte un poco para la dignidad de esta persona sin que ofrezca nada a cambio. La fuerza laboral femenina se ha incrementado, y algunos se quedan rezagados ahí entre la casa, la vagancia o el Internet.

Pero no todos los mantenidos, en la vida real y pragmática, sirven para algo. El primer ejemplo de hombre mantenido que conocí y me pasmó, fue un hombre que vivía del sueldo de su mujer en dos trabajos que tenía. El individuo quizás haría muy buenos trabajos sexuales, lo cual sinceramente dudo, pero él sólo estaba como un mueble o pieza prescindible. Saludable, fuerte y de buena edad, se la pasaba tirando la hueva de una forma tan cínica, que hasta llegaba a convencer que sí, en efecto, era maravilloso que su pobre esposa lo mantuviera.

Los mantenidos que son compañeros sexuales ponedores, son un gremio que ejerce justicia, en especial cuando la diferencia de edades es notable. Un muchacho que esté romanceando con una mujer de 50 apenas va a completarle el gasto y a proveerle de suficiente fricción. En la mujer es una edad voraz.

Conocí a una mujer brasileña mayor de 60, que mantenía a su novio apenas mayor de edad, a quien le pagaba los estudios y era su acompañante a todos lados. Sólo era como un adorno de la mujer y lo interesante de todo es que pronto se adaptaron a ello porque era una forma de darse cariño recíproco.

Otro caso de mantenido utilitario, como lo dijo una mujer que compartió este caso en uno de mis talleres, tiene una función interesante. Esta señora mantuvo a su esposo durante años, hasta que se divorció. Ella quedó a cargo de hijos, casa y trabajo y pronto buscó al mantenido de nuevo. Ella necesitaba una esposa, si nos apegáramos a los cánones machistas, y también mucha ayuda en casa. Un arreglo muy extraño, de esos acuerdos raros a los que algunas personas hacen por sus hijos.

Los casos de mantenidos que vuelven a los orígenes conyugales son historias dignas de ser narradas. Las de los hombres que engañan a sus esposas, las dejan y luego se enferman horriblemente y regresan enfermos a que los cuide la señora que abandonaron. Y todavía los reciben, los cuidan y hasta los entierran. Todo por cuenta de ellas. Es una increíble muestra de sentido de humanidad de estas señoras que no dejarán a su ex caer muerto en la calle. Es una prueba difícil para cualquier persona.

Pero la definición de mantenido, mala onda y huevonezca como la misma palabra lo denota, no aplica en todos los señores que no aportan ingresos económicos para el sostén del hogar, pero se la parten en otros flancos, como el mantenimiento del hogar, la doma de los niños y la administración de lo cotidiano.

El término de mantenido tenderá a desaparecer en la medida de que los señores cumplan una función de cooperación equitativa en su vida de pareja. En el reino actual de los hombres y mujeres, ambos deben de jalar.

15 Abril 2013 04:00:31
¿Qué les pasa a las mujeres?
Esta pregunta de la cotidianeidad no es para que me la respondan con un lugar común, ni para enfatizar las “diferencias” abismales entre hombres y mujeres. Ambos sexo géneros sufrimos ataques hormonales en varias etapas de nuestras vidas, porque nuestro organismo las necesita. No sólo para el sexo, sino para procesos diversos y vitales.

A los pobres varones les han enseñado que deben amarrarse un testículo y aguantarse, y por eso salieron algunos así como están ahora. Un poco reprimidos. Y a las mujeres se nos ha estereotipado como reinas del drama. En algunos casos no aplica, y otras son dramáticas siempre. De todo hay.

Además del maldito genio que cada una se cargue, las hormonas siempre juegan un papel fundamental en nuestro organismo, más dinámico y activo. Nuestro cuerpecito mujeril se encarga de la reproducción, y para que ese jale se concrete en el organismo, se producen sustancias explosivas y procesos, que detonan en emociones estrambóticas o en estados de ánimos raros.

Por ejemplo, la progesterona es una hormona femenina que se encarga de toda la logística para que óvulo pueda convertirse en bebé. Pone el horno en las condiciones adecuadas y puede ordenarle a los pechos que empiecen a producir leche para el bebé.

Otra de nuestras hormonas es el estrógeno, que es la que le da brillo a todo. Se encarga del crecimiento y salud de uñas y cabello, así como de proveer calcio a los huesos. Por eso cuando el cuerpo femenino deja de producir estrógeno, se deben de tomar complementos de calcio para evitar la osteoporosis.

Cuando las hormonas inician su imperio del terror en la adolescencia, empieza una cooperación de todo el cuerpo para que las transformaciones que sucedan, sean benévolas.

A los hombres también les dan sus ataques hormonales, y al producir testosterona, uno entiende un poco más a los señores: la testosterona es radiactiva y sin duda, una hormona ejecutiva.

La testosterona se produce en los testículos y se encarga de los procedimientos del aparato reproductor masculino. Apoya también la calcificación de los huesos y la producción de espermatozoides. En sus ratos libres la testosterona también impulsa el apetito sexual, y ciertos impulsos violentos que tienen que ver con esa cosa primitiva que poseen (algunos) hombres.

Esta hormona sexual masculina es muy importante no sólo en los humanos, sino en otras especies. El ejemplo de los elefantes que enloquecen porque traen la testosterona hasta los colmillos ilustra del poder hormonal. Estas pobres almas llegan a producir hasta 60 veces más esta hormona, provocándoles una repentina locura que en India se llama el “must”.

Imagínense a esos demenciales elefantes violentísimos arrasando gente, chozas, árboles, y todo lo que se atraviese en su desbalance. Hasta las elefantas ancianas les ponen a las elefantas en celo para que los machos, en estado mental cucú, las monten. Pobres elefantitas, con tremendo chorro.

En la mayoría de los casos de “must” o demencia por testosterona en los elefantes, se le compara con el síndrome premenstrual de las mujeres, cuando las hormonas sexuales femeninas administran el ciclo ovárico y todos sus dramas. Y cómo no quieren que una esté de mal humor durante el SPM: la menstruación es una pesadilla sangrienta, nunca me he acostumbrado ni me acostumbraré a esa monserga.

He de resaltar que esto de las hormonas y sus funciones, no es como una plantilla que aplique a todos los hombres y a todas las mujeres. Muchos factores afectan, pero lo hormonal siempre se atraviesa.

Debemos aprender a ser comprensivos con el [email protected] a través de los periodos hormonales, porque es una forma de aceptar un lado más de su identidad. Es necesario que un hombre conozca el ciclo ovárico de su mujer: qué día le baja y de ahí, vas tanteando sus avances, así como las mujeres deben de acoplarse a los vaivenes espermáticos o eréctiles de su pareja. Las hormonas también están involucradas con la calentura y las ganas de entablar actividad sexual. Al envejecer éstas hormonas disminuyen. Hay que mantener el sexo encendido. Las siete gotas de la felicidad de la botella también son responsabilidad de las hormonas.

Nos vemos en las redes sociales en mi página Ivaginaria en Facebook y en @Ivaginaria en Twitter.
12 Abril 2013 04:00:15
Besos de tornillo
En esta Ivaginaria seguramente usted recuerda columnas como “Instrucciones para besar” (I y II), “Beso francés” y el famoso “Beso negro”, que es con lo que empiezo mi libro. Inicio por detrás.

Además, un beso en el culo sólo es para profesionales de esa zona y amigos que le acompañan.

Pero es hora que revaloremos la ruta del beso, en pos de disminuir el baboseo a un grado máximo al unirse las bocas; erradicar la mordida innecesaria o componerla; y ser eficiente en la administración del uso de la lengua. Y ante todo volver a lo básico: los labios siempre serán los que besan y los que realizan el primer acercamiento al otro sujeto. Movamos los labios como si el helado nunca se derritiera y nos avorazáramos por la cremita.

Cuando besamos por primera vez a alguien, no sólo es inolvidable por la humectación inmediata en nuestra genitalia y la emoción del momento, sino por la alerta nerviosa que casi colapsa en cortocircuito ante la novedad.

En el primer beso nuestros labios se juntan, pero también los dientes, los bigotes o vellos alrededor de la boca. El beso es una forma de crear electricidad.

Para quien valora el beso como estrategia para cachondear, debe considerar que nunca se deja de aprender a besar. Si eres recordado por tus baboseamientos abundosos en la secundaria, reivindica tu buen nombre. Si eres de esos que en vez de besar, se pasman y abren la boca como bebedero, es urgente besar. Si hace mucho nadie te besa, hay que remover esas telarañas. El beso también mejora con la experiencia y con la voluntad de bien besuquear. Existen personas que al dar por sentado que son [email protected] se echan. Deja de besarle, a ver si reaccionan. Si no reaccionan, en ese planeta no hay vida o no le gustas.

Los besos suaves en los labios sólo sirven lo mismo que el toquido para una puerta. Son los picoteos para que la contraparte abra la boca y saque la lengua a pasear. Aprovechen la amabilidad de este beso para los momentos tiernos y prolonguen esta caricia. Es el beso ideal para quien va a pedir perdón por algo. Un beso pasional puede poner al otro explosivo y listo para que te la arme.

Los besos de tornillo, que son los más olvidados cuando empiezan las genitalias a aparecer y frotarse, son los que apoyan la actividad del coito calentando el procedimiento y aceitándolo.

En el beso, el uno mete la lengua en la boca del otro, realizando una especie de coito con la boca. La contraparte deberá lamer y chupar, y quizás hasta morder la lengua, para aumentar el placer con el roce. Es un beso profundo, húmedo, un poco rasposo, pero es una metáfora del coito en sí mismo. Por eso mismo es efectivo y sabroso.

Los besos con artificio, como los que se dan con hielos en la boca o enfriando la lengua para que ofrezca mayores sensaciones, son calenturientos porque la boca puede cachondear los labios en una exploración y ser una boca refrescante en un beso a los genitales, ya sea en besitos tiernos o sexo oral. La boca congelada es versátil y todos sucumben ante una lengua fría en cualquier parte privada del cuerpo.

Los besos en las orejas, o la lengua explorando en una cavidad auditiva, son motivo de una columna completa. No se acaricia a una oreja con una lengua, como una vaca que lame. Los lamidos, chasquidos, salivazos y baboseos que una lengua realice siempre se escucharán de forma potente cuando se usa la boca en una orejita. La zona de las orejas y la parte detrás de la misma, demanda un proceso delicado y lleno de cortesía. No apto para quienes se marranean en besos salivadores en los cuellos de las personas.

Los besos en la boca son la máxima forma del romance, del sexo y del erotismo. El placer que da un beso quizás no lo ofrezca de la misma forma un coito, o el sexo oral, pero otorga la cercanía más profunda con un ser humano, incluso más allá de esa ciega comunión que existe entre la boca nuestra y la genitalia de alguien.

Sin chicle: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
11 Abril 2013 04:00:17
Elogio de la vasectomía
La vasectomía es una forma de liberación masculina a la vez que es un acto de responsabilidad del hombre, no sólo consigo mismo, sino también con su derecho y obligaciones respecto a la reproductividad de nuestra especie.

Un varón puede negarse a querer reproducirse y está en su derecho a hacerlo, pero debe de actuar en consecuencia, utilizando medios de control natal: nunca esperando a que la mujer haga todo el trabajo o que sea ella la que se cuide.

Existe una idea errónea y primitiva sobre la vasectomía relacionada con la hombría, que impide que muchos señores tomen esta opción de control natal, porque consideran que su virilidad y machinez se verá disminuida con este procedimiento tan simple.

A todos esos varones, les invito que se muden de la edad media a la época actual y actúen.

Muchos uró[email protected] coinciden en que la vasectomía es un procedimiento al cual muchos quisieran optar para colaborar con sus parejas femeninas en el control natal, pero que a la hora de la operación se rajan y obligan a sus mujeres a que sean ellas las que se cuiden de no embarazarse. Y ni siquiera tienen el buen tino de usar condón, sino que esperan que sus esposas, novias o amasias se llenen de hormonas o, en el más cínico de los casos, avientan a la mujer a la ligadura de trompas de Falopio.

La forma en que se realiza la vasectomía hoy en día, garantiza en un 100% que no habrá riesgo de embarazo ya que se impide la salida de espermatozoides emponzoñados.

Hay que notar que con la vasectomía sólo se evita que un señor preñe a una señora. La vasectomía nunca servirá como método seguro contra la transmisión de infecciones de transmisión sexual o contra el Virus de Inmunodeficiencia Humana/sida. Para esto sólo sirve el condón y el control natal recetado por un ginecólogo.

La operación es sencilla y breve. Utilizando anestesia local se realiza una incisión muy pequeña en el escroto (la pielecita que cubre los testículos), en la parte trasera del mismo o a los lados. Se extraen los conductos seminales o deferentes y se cortan.

Cada extremo del ducto es cosido o "sellado". Antes sólo se "bloqueaba" la conexión, se cerraba el tubo por donde pasan los espermatozoides, pero había cierto nivel de fallo y en consecuencia se producían embarazos. La naturaleza es poderosa e imbatible, entonces no me extraña que haya espermatozoides que se hayan colado ante únicamente un bloqueo del ducto.

El paciente operado se va a su casa por su propio pie.

Existe un chiste entre los urólogos sobre que, de 10 hombres que se van a hacer la vasectomía, se echan para atrás 11.... Este procedimiento es una de las manifestaciones más serias y responsables del hombre respecto a su rol como inseminador.

Además esta operación es reversible y el varón puede deshacerse el moño y volver a unir los ductos seminales y volver a ser fértil.

Del 60 a 82% de los casos, la revertibilidad de la vasectomía es efectiva y puede haber embarazo, dependiendo de factores como: hace cuánto tiempo se hizo el procedimiento, si los espermatozoides son de buena calidad y no están lastrados, es decir, que poseen poca movilidad en su colita o flagelo. También depende de la edad y del estado de salud del hombre que ya haya pasado por una vasostomía, otro de los nombres que se le da a la vasectomía.

Cabe mencionar que, independientemente de cómo realicen su control natal, las opciones del espaciamiento y "hechura" de los [email protected], serán decisiones y responsabilidad de las personas que los van a fabricar, así como también lo es la opción de cuidarse de concebir.

Hombre y mujer deben de protegerse ambos y jamás dejar al [email protected] la labor del control natal. A los bebés los hacen dos personas, y quien quiera [email protected] debe asumir la tarea no sólo de fabricarlos, sino de criarlos, educarlos y sostenerlos.

Nos vemos en las redes sociales y en mi página de Ivaginaria en Facebook y en @Ivaginaria en Twitter. ¿Ya te hiciste la vasectomía? ¿Quieres compartir tu experiencia? Te espero entonces en mi blog
http://www.ivaginaria.wordpress.com

Pececillos out: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)

01 Abril 2013 04:06:02
Vacaciones a la mano
Ahora que te encuentras en un momento de recogimiento y de reposo en casa, por las vacaciones de semana santa, quizás también sea una oportunidad para revalorar la presencia de la paja, masturbación o puñeta en tu existencia. En especial porque esta actividad es la única forma en la que uno encuentra una comprensión erótica y acompasamiento rítmico a gusto de cada quien. Con la paja, al menos, tenemos asegurada la satisfacción sexual plena de alguien... aunque sea de uno mismo.

El momento en el cual encontramos el placer vía contacto masturbatorio, inauguramos una era de independencia y de autosuficiencia: nadie nos va a amar tanto como esa mano nuestra, que bien sabe lo que hace.

Podremos practicar hasta sacarnos humo de la genitalia y encontrar nuestros puntos perfectos para el placer. Practicaremos hasta que el callo duela. Y nunca nos cansaremos de hacerlo porque además contiene el elemento mágico de toda buena puñeta: la película de cada quien.

En la paja nuestra mano es sólo una herramienta a la que nuestras fantasías le dan velocidad, ritmo y contundencia. Por eso las parejas deben ser comprensivas cuando encuentran a sus compañ[email protected] masturbándose. El acto de la masturbación es íntimo, privado e independiente de los fornicios que ejecute la genitalia con otras genitalias. Es decir, nosotros podemos pasarnos el día atendiéndonos manualmente, y si se nos pega el antojo de tener relaciones sexuales, es el gusto de cada quien.

La masturbación, después de que trascendemos esa enorme sorpresa del primer orgasmo y eyaculación con la puñeta primaria, va mutando hacia grados diversos y diversificando sus funciones.

El acto de masturbarse para bajar el nivel de estrés, es una de las formas terapéuticas de la paja. Al producir esa felicidad momentánea y emitir esos cocteles exóticos de hormonas y feromonas y otros tóxicos, se cura cualquier organismo.

Al ejecutarse un autoalivio también se prepara al cuerpo para la relajación. Una de mis instructoras de yoga nos decía que la masturbación era una buena forma de acompañar la meditación. Pero sin duda es una estupenda manera de lograr un descanso corporal tras una tensión, que nos encause hacia el sueño.

La masturbación con la pornografía es un combo ineludible. Si alguien no alivia sus leches en la pantalla de la computadora, es considerado raro o que se la menea pensando en atrocidades. Lo maravilloso de la pornografía es que alguien encontrará la fantasía idónea para pulsar el botón del orgasmo y de la eyaculación... Quizás lo encuentre en dos minutos de paseo por internet o en dos meses, pero la pornografía es un alivio, un acompañante, un profesor y un proveedor continuo de mal gusto, pero ésa es otra columna. Como sea funciona para masturbarse y será para siempre el dip de la papita.

La masturbación es también un aprendizaje que nos sensibiliza hacia los otros. Si somos listos, sabremos sacarle provecho al acto de masturbarse. El secreto está en la muñeca. Para genitalias masculinas y femeninas. Mientras mejor sea el meneo de la mano y se controle, más satisfacciones lograremos en el mundo. Nuestra mano siempre tiene su poder. Nada más falta que lo encontremos.

Dentro de las facultades mágicas de la masturbación también se encuentran las que ayudan al control de la cachondez para evitar las eyaculaciones prematuras o los sobrecalentamientos innecesarios que nublan el entendimiento. Para que no vayas a estar muy nervioso y se te vaya un tiro, una meneada previa ayuda a la relajación. Más vale...

Pero sin duda la paja del cine, el clásico de todos los tiempos, será la mejor forma de ejecutar los poderes benéficos de nuestras manos, pero en la genitalia ajena. Aunque los asiduos a algunos cines de folladera tienen fornicio seguro en las butacas, en el cine el movimiento idóneo es la paja. Es discreta, es cómoda y un clásico de la ida al cine en pareja. Así como es importante aprender a bailar o tener una posición sexual placentera para ambos, es preciso que se hallen el modo para masturbarse. Es el botón de encendido.

Nos vemos en @Ivaginaria en Twitter, en Facebook y en mi nueva página
http://www.ivaginaria.wordpress.com para seguir en nuestra continua relación a través de internet.
29 Marzo 2013 04:06:46
Los asegunes de la censura
La palabra censura la conocí en mi clase de cine, cuando me enteré de un chisme: el director Max Ophuls murió de un ataque cardiaco después de que le tasajearon su película "Lola Montes" (1955) que es homónima de la cachonda bailarina que le hizo sus bailes de regazo a muchos poderosos de Europa en el siglo 19. Filmó una picante versión, se la censuraron y el director se murió del enojo.

De ahí me quedó claro que había que andarse con el tafanario hacia la pared con la censura, sin embargo en México la libertad de expresión ha sido relativamente amplia y nunca me había preocupado por restricciones en Internet ni en otro medio.

Cuando iba a posarme para escribir esta columna, me entero que mi blog ha sido eliminado y lo peor, es que creo que fue a causa de un video de la artista yugoslava del performance, Marina Abramóvic, en donde ella hacía una metáfora de la fertilidad de la tierra, utilizando a actores y actrices desnudos que se frotaban con la tierra. Dicho así suena lo más ñoño del mundo, pero sí había personas desnudas, pero es un contenido catalogado como de arte contemporáneo de una de las autoras de performance más importantes del mundo y con 40 años de trabajo.

En los blogs de [email protected] he visto toda clase de genitalias expuestas, goteando, exhibiéndose, escondiéndose, rolándose entre la banda y en verdad una serie de atrocidades sexosas que implican cacas, orines, animales y una innumerable exposición de execrencias. Y que me acuerde nunca publiqué algo que se saliera de la bacinica. Hasta que me puse filosófica y puse un performance.

Todo este suceso, después de que me volvió el alma al cuerpo, porque tengo ese blog desde hace 10 años, me ha hecho pensar en cómo está bastante pandeada la guadaña de la censura. Pero tampoco me queda claro qué sucedió, es como si de pronto borraran una parte de nuestra existencia.

Hay mucha permisividad y apertura para contenidos sexosos chatarra en la televisión, en la publicidad, en Internet y en todos sitios, amén de todos los foros en donde hay encueramientos autorizados y consensuados, lo cual es parte de la libertad de expresión siempre y cuando atendamos a los públicos sensibles.

Sin embargo, la información de la educación sexual siempre anda mocha, y andamos informando a medias aguas o evadiendo el tema.

Hace años cuando se expuso la obra del fotógrafo Robert Mapplethorpe en Monterrey, se cayeron las paredes cuando colgaron los penes gigantes de negros que estaban retratados en algunas de las obras. Fue muy comentado, no sólo por las dimensiones del falo de aquel negrazo, sino porque estaban en posiciones de firmes. No sólo era ofensiva la genitalia, sino que además tuviese actitud en guardia.

Ante la apertura y tránsito de la pornografía, que su misión en la vida está muy clara para todos, deberíamos incorporar la enseñanza de la educación sexual a través de estos contenidos.

Este avance en la pornografía educativa ya ha sido utilizado en un sector cristiano de Brasil, que mediante materiales para adultos como videos y publicaciones, ayudan al enriquecimiento de la vida sexual de los fieles de su religión.

Mediante actores, historias y situaciones que puedan beneficiar la vida erótica de la pareja, church.com y la revista Salvador, promueven esta sabiduría del porno, además de una conciencia sobre el cuerpo, como vehículo del placer y del goce divino. Lo cual es una forma de atraer feligreses, porque atienden a una parte fundamental del ser humano: el placer para dar y recibir.

Yo creo en la libertad de expresión y también en que debemos soltar las amarras de la discusión sobre el sexo, las sexualidades, la educación sexual, y todo lo que ayude a que la gente sepa tomar decisiones inteligentes sobre su cuerpo, sus genitales, su control natal y también sobre lo que ve en Internet.

Por lo pronto nos seguimos encontrando en mi página Ivaginaria de Facebook, en donde mientras se pueda, vamos a sacar temas, repartir condones y camisetas, y en @Ivaginaria en Twitter, en donde las historias son más cortas, como eyaculaciones precoces de las redes sociales.

Sí estoy triste: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)

27 Marzo 2013 04:06:05
Las mujeres del hombre…
Y los hombres de una mujer siempre serán tema de conversación entre una pareja, así como de pelea, de debate, de negociaciones en el mejor de los casos. [email protected] sabemos que cuando nos liamos con alguien, cargaremos también con gente disímbola que conforma la troupe del individuo o de la señora.

Ni las personas sin familia están solas en el planeta, ya que con ellos van amigos, vecinos, compañeros de trabajo o de parranda, que hacen las veces de familiares, entonces al amachinarnos con quien sea, estaremos en terrenos que debemos de conocer. Aplicando la cortesía, manteniendo una distancia y delicadeza. Ni tanto que te hagas compadre del alma, ni tampoco como para que te conviertas en la novia o el novio apestado que odian [email protected] los allegados a tu amor.

Para empezar, los mejores amigos del sexo opuesto de tu pareja siempre serán relaciones especiales, como estar jugando beisbol con una granada de las que explotan. [email protected] compa de tu amor no será [email protected] tuyo por más que te finja. Y claro, su lealtad, estará con aquella persona. Manténle detrás de la raya, trabajando para ti si es posible, aunque date de santos si no se mete tanto o mejor, si le pasas [email protected] Los amigos del sexo opuesto de nuestras parejas pueden serte útiles si sabes manejarles. Poco a poco...

Otros entes problemáticos del sexo opuesto a nuestras parejas son los compañ[email protected] de trabajo. Todos los días en las redes sociales veo a personas retratadas con sus compas de la labor, comiendo pasteles o festejando algo, y se nota la familiaridad o camaradería entre ellos. Tanta ha habido y es tan común, que en estos días apareció en el periódico la nota de un hombre que golpeó a su esposa porque apareció en una fotografía de Facebook, abrazada con un compañero de oficina. Hace poco la esposa de un conocido mío le armó un “escándalo” en una conversación ahí mismo en la red social, sólo porque una ex compañera de la escuela le puso “te ves guapo y sexy”. Cada vez estoy más cierta de que las redes sociales sólo nos sirven para hacer público el ridículo que otrora manteníamos escondido porque no existía esa tecnología. Ahora nuestra miseria es pública.

Las amigas de tu esposa, y los amigos de tu esposo, los que no son tan cercanos y que sólo se ven en fiestas de vez en cuando, son personas con potenciales peligros, y más porque nada más se encuentran en las borracheras. Quien no haya llegado a su casa y no le hayan dicho: “viste cómo te veía...” quién sea, no ha cantado toda la ópera completa. Ante el acoso “romántico” de parte de alguien cercano a tu pareja, hazte el tonto, huye, ataja y niégalo todo si pasa algo. Esas cosas nunca se perdonan.

La mamá de tu esposo. El papá de tu novia. La mejor amiga de tu marido. El mejor compa de tu esposa... Todos esos especímenes son incondicionales de aquél o aquélla. Trátales con respeto e intenta conocer los temas de conversación que les entusiasman y que les enojan o agüitan, para evitarlos a ambos. Cero controversias. Acuérdate que estás tomando a alguien “de su camada”. Serás un extrañ@, incluso cuando ya haya [email protected] de por medio, aunque al final terminarán cediendo.

Todo este miedo a las personas del sexo opuesto que rodean a nuestra pareja, en el caso heterosexual, porque igual sucede con gays y lesbianas, se debe a nuestra enorme paranoia, inseguridad y falta de confianza en nuestras parejas. Y a la guapachosa territorialidad, que nos convierte en meretrices del control.

Mucha gente vive alucinando proezas sexuales de su pareja, se atormenta con las relaciones de su esposo o de su esposa en el trabajo, o mantiene un control estricto sobre su compañ[email protected]

Además de que son pensamientos de alguien con la conciencia algo sucia, esta celotipia de una persona sobre su pareja, es lo que le aporta a las relaciones esa fragilidad por la cual terminan estrellándose. Basta de enloquecer por celos: no todas las morras quieren a tu adonis ni todos los señores quieren a tu torta. Sólo aprende a confiar, en pos de una vida tranquila.

¿Qué le ves?: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
04 Febrero 2013 04:00:14
El poder entre las piernas
A todas se nos olvida frecuentemente para lo que sirve nuestra vulva, vagina y nuestro aparato reproductor femenino en general, con todos sus órganos y sus poderes.

Para que recordemos ese poder y la responsabilidad que poseemos respecto a la zona genital y reproductiva, es necesario reflexionemos sobre los siguientes puntos:

1.- La vagina no es lo mismo que la vulva. La vulva es la entrada carnosa en donde están los labios, el clítoris, el monte de Venus y la vagina es el canal que lleva a los órganos reproductores internos en donde está la matriz, el cérvix, los ovarios y las trompas de Falopio.

2.- La vagina sirve para sacar bebés a este mundo, pero la maternidad es una opción que siempre tomarás por ti misma y en ejercicio de todas tus facultades.

3.- La vagina es un centro de poder y también ejerces poder a través de él. Por ello también existen muchas responsabilidades. Debes cuidar quién entra ahí para protegerla. Es decir, siempre debe ingresar a tu cuerpo un pene con condón.

3.- También la vagina es un centro de entretenimiento. Y para entretenerte mejor, haz tus ejercicios Kegel apretando y soltando el músculo pubicococcígeo. Porque el orgasmo es de quien lo trabaja y porque ejercitando las paredes vaginales tendrás más agarre y a la vez cuidas tu salud. Con ello la vagina adquiere una personalidad y sello diferentes. No es lo mismo una vagina que “abraza” que una que sólo parece manguera sin vida.

4.- En la vagina hay una entrada y salida. Por lo que tú decides si quieres tener fornicio cuando traes la regla y a la vez deberás respetar si a tu pareja no le gusta hacerlo en esos días. Siempre tendremos formas de acariciarnos y complacernos.

5.- La vagina tiene derecho al placer y al orgasmo. Sobre todo al goce propio que tú le puedas producir con tu manita santa, por lo que debes saber cómo complacerte a ti misma, además de conocer perfectamente tu genitalia mirándola en un espejo. No le tengas miedo y ve cómo luce. Te llevarás una sorpresa. (Si está muy peludo allá abajo, corta el vello o hazte el partido por en medio para que la observes).

6.- No sólo es para el coito o metisaca una vagina. Hay muchas formas de placer que la lengua, los dedos, los juguetes y otros accesorios pueden brindarle. Hasta unos besitos dulzones. Sólo es necesaria la imaginación y unas cuantas maniobras.

7.- Una vagina debe ser revisada anualmente en una valoración ginecológica, así como son necesarias la prueba de detección del cáncer de mama y la del cáncer cervicouterino. Ninguna manifestación o irregularidad en el estado de una genitalia debe ser ignorado.

8.- La vagina y la vulva no se llaman toto, ni chocho, ni panocha, ni cuevita, ni raja, ni bollo, ni triángulo de las Bermudas, ni partecita... Se llaman vulva y vagina. Ni siquiera a los niñ@s se les debe enseñar a nombrar las partes de su cuerpo de otra forma.

9.- Todas las vaginas tienen derecho a decir que no. Si falta lubricación en el coito. Si no hay ganas porque te sientes enferma, indispuesta, triste o enojada, o cualquier impedimento que se atraviese con el sexo o el tocamiento vaginal, la vagina y tú deben decir no. El fornicio no debe ser una manda fastidiosa, sino una fiesta de fluidos.

10.- En el embarazo las mujeres pueden tener oscilaciones hormonales que quizás alteren (a veces no sucede, a veces sí...) las ganas de follar. Pero sea como sea la vagina de una embarazada merece atención y mucho cariño.

11.- A la vagina nunca se le acaban las ganas. A diferencia de los hombres, una genitalia femenina siempre cumple. Muchos patanes dirán que a nosotros no nos cuesta nada porque abrimos las piernas nada más, pero la lubricación, la cachondería y las ganas de corresponder no aparecen de pronto con tan sólo separarse un par de rodillas. La vagina no posee edad para cumplir con su función de recibir un pene, pero sí debería aprender a tener memoria y a ser más selectiva.

Nos vemos en @Ivaginaria en Twitter y en Ivaginaria en Facebook.
23 Enero 2013 04:00:58
La nena de papá
Todos los seres humanos tenemos la pulsión de ser padres o madres en algún momento de nuestra vida porque es un deseo inherente a nuestra vida sexual reproductiva, aunque no sea precisamente una manda sagrada la de tener .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo).

Sin embargo, es un papel para el que casi nadie nos enseña nada y actuamos o repetimos modelos de crianza, maternaje o paternaje, a como nos da entender nuestro instinto o bien, haciendo lo mismo que las personas que nos criaron, que necesariamente no son nuestros padres o madres, porque los tipos de familia en el mundo son tan diversos, que a veces quienes nos cuidaron de niñ@s tuvieron que apoyar a los genitores en esta etapa de su vida. Hablo de los [email protected], tíos, [email protected], [email protected] e incluso de quienes orientan a [email protected] pequeñ@s, como maestros o tutores en escuelas o guarderías, en algunos casos.

Pero ¿cómo hace un padre, hombre, un varón que está criando hijas? Tomen en cuenta que las mañas, valores, actitudes o conceptos que enseñemos ahora, determinarán a la persona de un futuro. La zorra o la dejada del mañana, serán también producto de la formación o el ejemplo que les dio papá. Un hombre en la vida de una nenecita, como en el caso de un padre con sus hijas, forjará la forma en que una mujer trate a un hombre también.

Las relaciones padre e hija marcarán de forma significativa el concepto del ser masculino en una mujer y es en donde debemos de dejar huella.

Un buen padre ahora tiene que concentrarse y enfocar la educación de sus hijas en el cuidado de sus personas, es decir, deben de enseñarlas a defenderse, a apuntalar su personalidad y a no depender de un tipo para su supervivencia, económica o profesional.

Muchos hombres de hoy en día se la viven diciendo que si fueran mujeres, serían chicas “bien putas” o muy folladoras, pero en el momento en que se vuelven padres, sus conceptos del ser femenino cambian porque no quieren que a sus crías les den el trato machista o gandalla, y mucho menos desean que embaracen o se forniquen a sus criaturas y abusen de ellas. Es preciso olvidar el pensamiento ñoño de que a sus niñas nunca les tocará un méndigo abusador.

El padre de hoy en día debe de saber que muy pronto sus hijas se enfrentarán a tipos con pensamientos machistas, represores o controladores y deben brindar las herramientas precisas para defenderse.

Un papaíto moderno tiene la obligación de dar la misma crianza, justa y equitativa, a sus hijos varones y hembras, porque vivirán en un mundo en el que merecen ambos las mismas oportunidades, y en el cual deberán lidiar con [email protected] femeninos o masculinos. Las reglas para ambos sexos a lo largo de la historia han sido siempre claras y a veces injustas, pero al papá de hoy en día le toca la chamba de equilibrar la balanza y enseñar a las nenas a defenderse de ellos y ellas en la misma medida.

El mensaje para los padres que ahora estén estrenándose como cuidador de una nenita o que está criando a una, es que debe insistir en que tanto mujeres y hombres van a pasar por las mismas pruebas y deben de tomar decisiones respecto al sexo opuesto.

Y ante todo, el padre que cría hijas en estos tiempos, debe enseñarles a no dejarse, a conocer bien la condición de los hombres sin infundir temor y a ser piadosa, compasiva, empática con la naturaleza humana. Lo mismo que harían con sus hijos, pero sin el sesgo machista y mamila que tanto daño ha hecho a todo el mundo. Así como nadie quiere que a su nene le rompa el corazón una lagartona que tuvo un trauma severo por cómo era su papito, asimismo nadie desea lidiar con una muchacha que no sabe testerear a un hombre que le haga la vida de telenovela chafa.

Nos vemos en las redes, machos del mundo, vaginitas parlantes, en Ivaginaria en Facebook y en @Ivaginaria en Twitter.
21 Enero 2013 04:00:28
Apretar y soltar
La realización de los ejercicios Kegel siempre será una garantía de fortaleza en la zona del piso pélvico o perineo, en el organismo del hombre y de la mujer. Uno de los resultados de ello será la obtención de genitalias más gozadoras y en control de su propio placer.

Se trata de ejercitar continuamente, y podemos hacerlo en todo momento, el músculo pubicococcígeo, apretando y soltando la zona colindante a los genitales. Un ejemplo de este ejercicio sería la retención y emisión de orina, ya que este músculo controla la vejiga, ergo su salida. Retengan y suelten la micción por periodos breves de tiempo. Hay que enfatizar que este movimiento de retener y soltar la orina es continuo y se hace durante unos segundos, ya que de ninguna forma es saludable aguantarse o abstenerse de orinar por largos periodos de tiempo.

Las ventajas son muchas para ambos sexos y mientras apretamos y soltamos, enterémonos de qué nos puede servir estar bien tonificados del músculo pubicococcígeo.

La primera ventaja para las mujeres es que las paredes vaginales tienen más agarre. Es decir, si pueden constreñir y aflojar el músculo pubicoccígeo a voluntad, podrán hacer lo mismo rodeando un pene, mano o dedos. A esta capacidad de la vagina, de abrazar a voluntad, se le llama vulgarmente “perrito”, pero esta mordida tiene una profundidad mucho más complicada, porque a medida que se controla mejor la vagina, sus cualidades apretatorias se perfeccionan; la genitalia femenina que se “entrena” o “ejercita” tiene mayor capacidad de adaptación no sólo a diferentes tamaños y grosores de penes, sino que además va a poder allegarse placer a sí misma utilizando a su conveniencia las dimensiones de cualquier falo. Es una vagina inteligente.

Los ejercicios Kegel ayudan asimismo a que el hombre controle su eyaculación y a que ésta se manifieste cuando el señor lo desee, y si llega a niveles superiores, podrá contenerla y vivir un orgasmo seco, pero intenso y placentero.

Al entrenar el músculo pubicococcígeo, un varón puede evitar las eyaculaciones prematuras, y también promover una mejor calidad de erección, ya que la estimulación del ejercicio favorece a la próstata, una de las zonas erógenas más delicadas y necesarias para el placer de la genitalia masculina.

Las mujeres embarazadas deben hacer ejercicios Kegel, si quieren un parto natural saludable y sin episiotomía (corte de la zona perineal para que salga mejor el bebe vía vaginal), y para que sus órganos internos se fortalezcan antes de parir. En las mujeres recién paridas es urgente que incorporen los ejercicios Kegel a su recuperación postparto, para que no se aflojen las paredes vaginales si hubo un parto natural, y para que se cure más rápido la episiotomía y sus dentros.

El entrenamiento en Kegel es fundamental para las embarazadas durante todo el proceso de gestación y postparto, porque apuntala a los órganos internos y evita que se caiga el útero o la vejiga, y lo más importante: ayuda que no se salga la gota peregrina de orina, ya que la recién parida pude presentar periodos de incontinencia urinaria. El 40 por ciento de las mujeres mexicanas sufre para retener su orina, por lo que hacer ejercicios Kegel le ayudará a que cuando se ría, tosa o brinque, no manche las ropas interiores con su micción involuntaria.

Los ejercicios Kegel también ayudan a que los mejores espermatozoides fecunden un óvulo, ya que cuando la vagina aprieta y suelta a un pene que eyacula, promueve el movimiento de los pececillos, y sólo los más fuertes y capaces atraviesan el temblor que provocan los espasmos vaginales por apretamiento u orgasmo.

Y lo más inverosímil de los ejercicios Kegel, es que pueden ayudar a cualquier organismo femenino o masculino a evitar las hemorroides, ya que el ejercitamiento promueve la circulación sanguínea en el área del culo, ergo menor presión de los vasos de dicho sitio, evitando la generación de ese molesto padecimiento.

Podríamos estarnos todo el día mencionando los primores de los ejercicios Kegel, pero sólo hay que pensar que debemos realizarlos todos los días a la hora que recordemos, ejecutando 300 apretadas de perrito al día, si quieren que aquello sea como una prensa hidráulica de agarre.

La mordida voraz: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
11 Enero 2013 04:00:45
Trapear
Mi mamá me contó que una vez cierto caballero, amigo de sus hermanos, elogió abundosamente el estado en que encontraba la casa en la que ella vivía con su familia. Mi madre y mis tías mantenían aquel hogar impecable, muy apropiado para la condición: ahí habitaban unas señoritas que iban a ser unas estupendas amas de casa.

Y lo fueron hasta ahora. En el caso de mi ma, a mí me enseñó muy bien y no soy de las que se les entumen los ovarios por decir que hago yo toda la limpieza de mi casa. A través de los años renegué del trabajo doméstico, pero era la forma en que mis padres y yo hacíamos contratos. Yo trapeaba el patio y me dejaban salir a un sitio. Limpiaba la casa y me concedían tal cosa. Y así hasta que abolieron la esclavitud. Provengo de una generación en la cual a muchas nos domesticaron con trabajo doméstico, y espero que siga así: pero para mujeres y para hombres.

A los hombres que conozco como afanosos limpiadores de sus aposentos, provienen de madres y padres que los supieron disciplinar a tiempo, o bien, que tuvieron que aprender solitos echando a perder.

Ya hablamos de los que hacen tareas de la casa y en su cotidianeidad. De la otra parte de la población masculina, que nunca agarró una escoba, están llenos muchos cuartos, departamentos y casas. Tipos que viven en la absoluta porquería, casi entre sus propios desechos.

¿Qué pasa con esas pobres almas que nunca le atinan desde lejos al bote de basura? ¿Esperan que la novia, la madre, la abuela levante lo podrido de ese espacio apestoso? Con el paso del tiempo y la adquisición de cierta dignidad, o de ayuda doméstica o de esclavitud de la madre, algunos que conozco han sobrepasado la edad del indigente y ya han arreglado sus viviendas. Incluso se puede caminar de cuarto a cuarto.

Y como la esperanza es la única forma amable de pasar el tiempo sin llorar, las muchachas que se lían con esos lindos puerquecillos creen que ellos cambiarán al casarse, después de aventarse un largo noviazgo follando encima de los calzones sucios del individuo y de envolturas de burritos.

La persona floja evoluciona con mucha lentitud, si es que ese proceso alguna vez se activa en la cárcel, la milicia, alguna institución con disciplina. O por vergüenza de ser fodongo y sucio, que es el menor de los casos. El matrimonio no endereza mucho al perezoso, sólo da más cargas a la contraparte.

Las tareas domésticas, la crianza de los hijos y el mantenimiento de una casa no son tareas de mujeres, ni tampoco actividades que sólo nosotras debamos hacer. En el caso de los afanes domésticos, estos constituyen una forma de sobrevivencia, de preservar la higiene que nos rodea, de habitar un entorno agradable llevando ropa limpia y que huele bien. La frase de “yo sí le ayudo a mi mujer en el quehacer del hogar”, indica que aún crees que la pobre es la responsable de toda la enchilada. Y con [email protected] la cosa se pone más intensa en cuanto a preservación del orden y la limpieza: caminarán piso pegajoso y verán crecer a la criatura a través de la señalización de sus manitos en la pared.

También hay un sesgo del feminismo mala onda o feminazismo en todo esto: hay un dicho que reza que: prefiero que me elogien por mi mente brillante, que por lo que brilla mi estufa. Es decir, que las mujeres que desarrollan su intelecto no deben/tienen/hacen tareas domésticas. No entiendo porque se niegan al trapo. Así como de necio es el tipo no lava su ropa y que deja atascadísimo el baño, es así de obtusa la que reniega del trabajo doméstico. Es parte del ser civilizado y tarea de cada ser humano. Los niños deben de aprender a ser limpios de sí mismos y de su espacio, no sólo porque se les ha enseñado, sino porque ven en casa un entorno limpio y lo relacionan con bienestar.

Si tienen alguna duda o son de esos que no sirven en el ambiente doméstico, visítenme en Ivaginaria en Facebook y en @Ivaginaria en Twitter.
07 Enero 2013 04:00:33
Los olores que nos delatan
¿A quién en su sano juicio se le ocurre ir de un encuentro sexual, en donde tocó una genitalia femenina, directo a su casa sin lavarse las manos? Ésa es una de muchas interrogantes que nos dejan claro por qué es indispensable mejorar la calidad del razonamiento en la educación pública mexicana, amén de que es un acto de principiantes. Quien folla fuera de su casa se baña y se cuida de que el pelo le quede oliendo neutro, y no a jabón chiquito o a cualquier otra sustancia ajena. No es invitación a la infidelidad, sólo a la sensatez.

Así como somos una máquina de flatulencias, lo cual de alguna forma revela la salud del organismo, emitimos aromas que van dejando huella y con los cuales debemos ser capaces de lidiar. Las mujeres somos un aroma distinto cada día de la semana, todos los seres vivos de hecho, y ojalá pudiésemos alcanzar a percatarnos de ello, debido a que la alimentación, medicinas, los perfumes, cremas o aditivos que nos aplicamos afectan nuestra emanación corporal.

Hay personas que detectan el olor menstrual, existe gente que es muy sensible al aroma intransigente de la sangre mensual. Por eso la higiene debe ser parte del ritual del mes, y coincidiendo con todas mis hermanas: qué hueva. De acuerdo con nuestra fase hormonal, nuestras emanaciones vaginales irán mutando de olor, por lo que nunca es buena idea que alguien toque o se toque la genitalia, para luego ir a saludar a la gente. Ni tampoco después del manoseo a una dama. Es necesario lavarse la mano, y en muchos casos, la carita. Si eres de aquellos que lleva barba, prepárate para echarte mucha agua en esos pelos. A menos que quieras oler a la dama cada vez que frunzas los bigotes, la limpieza y el lavado son necesarios. O peor aún: los que se llevan el efluvio de las damas en los dedos para luego ir a restregárselos a sus amigos con quienes se reúnen. Qué ordinariez.

Siempre he admirado esa temeridad de quienes acaban de tener fornicio y deciden establecer actividades eróticas con alguien más, sin lavarse los fluidos de la echada anterior. Porque quien nos recibe nos huele. Por más aventureros que nos sintamos, hagamos el amor en la ducha ante la sospecha de que nuestra pareja sexual anduvo poniendo las genitalias y boca en otros agujeros. Tállenlos bien con agua y con jabón ante la presencia de fluidos ajenos. Cada quien sabe cómo administra esa higiene tan peculiar, en especial cuando no son parejas monógamas.

Y para los caballeros que se sienten exentos de acusaciones olorosas, hay que revelarles la verdad: la sacudida adecuada y la higiene tras sus emisiones meatorias es fundamental para que no guarden olores en su pene, así como en la ropa que portan. Los aromas que delatan a los varones tiene mucha relación con la incorrecta forma de deshacerse de los residuos de orina. Todos los fluidos humanos tienden a la expansión de su poder aromático en la medida que los alambiquemos en nuestro cuerpo.

Hemos hablado infinidad de veces del esmegma que se acumula en el tallo del pene, más localizado alrededor del glande. No dejen que la apestosidad se extienda y sean civiles. Una secreción como la de esta sustancia blancuzca o amarillosa le da una pésima apariencia al pene, amén de su olor. Recordemos una vez más que las ingles funcionan como axilas y también poseen su propio poder, en especial para quienes creen que las bisagras de sus pantalones no huelen. El olor de nuestros genitales siempre queda impreso en algún sitio y por pura consideración hacia los demás debemos de percatarnos de ello. Porque de seguro ya alguien más lo hizo.

Es recomendable cuidar a los genitales de aromas y de hongos evitando ropas apretadas que permitan la humedad y creen infecciones vaginales, hongos y demás padecimientos de la piel, así como un episodio de fungosidad en el área del pene que fomente la comezón. Aunque muchos señores no tienen empacho en manipularse los cojones en público evidenciando su resequedad o presencia de hongos, es necesario orearlos bien después de la ducha. Los genitales son un área delicada cuyo balance puede descomponerse y notarse.
02 Enero 2013 04:00:39
No arrancan en tercera
Salvo que vayas a encamarte con el tipo que te ha estado sabroseando por semanas y lo traes como perrito en carnicería, la mayoría de los hombres aunque presuman o sean en verdad muy cachondos, deben enseñar a sus parejas a que les calienten el motor. ¡Ya basta de saltar como leonas a ese penecito, primero pónganlo bravo! Y no para andar calentando inútilmente los cojones de alguien, sino porque habrá acción. Es muy cruel cualquier actitud calientahuevos.

Estaba escuchando a una comediante quien comentaba que en todas las revistas había artículos para “excitar a tu hombre” lo cual era innecesario porque a cualquier tipo lo cachondeas con tan sólo quitarte un calcetín. Yo agregaría que, depende de cómo oliese ese pie bajo el calcetín y qué efectos causan los pies en el implicado. Hay gente que adora los pies y otra que no soporta ni que les toquen los suyos.

Me parece que tratar a los hombres como máquinas con erecciones de primate es un tanto discriminatorio. Por supuesto que ellos entran en acción más rápido a cuadro cuando el sexo está en proceso, porque mucha de su felicidad depende de la erección que está abultando el pantalón.

Y no debemos esperarnos a que ésta se aparezca o a provocarla con sexo oral o con una manipulación del falo, lo cual es lo más rápido y efectivo. Cachondeen a ese tipo a través de otras vías alternas para variarle y no caer en la rutina, ya que a veces ni siquiera necesitan meterle mano al hombre: sólo con que le adelanten una narración de lo que van a hacerle, podremos conseguir sabroseamiento.

Nosotras somos de un aparente arranque más lento, hasta que nos toman la temperatura. Las mujeres podemos saber que un hombre ya está contento si vemos la erección, en vivo o bajo las ropas, pero ellos deben de incursionar en la vagina y comprobar nuestra humedad, que en muchos casos tarda en llegar porque algunas morras no hacen del calentamiento del otro, parte del su propia excitación. En el dar y el recibir radica el placer más grande.

Quizás el mensaje principal de esta reflexión sobre el cachondeamiento hacia los hombres, será el de no pepenarse vorazmente a un pene cuando vamos a empezar las hostilidades. Aunque los hombres parezcan más rudos o más brutales para el sexo, son muy sensibles a los acercamientos amables, acariciándoles todo el cuerpo circundante al pene que ustedes luego luego quieren engullir. No es mala idea, pero no hagan de eso su carta de presentación sino el continuo de un ritual. Olviden el modelo porno que idealiza en exceso a los orales.

Acuérdense que hay señoras que sólo por hacer felaciones cobran, entonces si los chups chups son tu carta fuerte, no te abalances si no quieres que la acción termine más pronto de lo que imaginaste.

Los hombres también son sensibles a los besos y pueden pasarse todo el tiempo del mundo siendo besuqueados, en especial si atiendes su lengua succionándola y si la trabajas en toda la boca de tu compañero erótico. Ahí sí pueden trabajar un poco los dientes, pero sin que te transformes en un cocodrilo drogado con ácidos.

Las mujeres no pensamos tampoco en función del pene como una entidad sensible, como una mascotita asustadiza que se puede pasmar si se le lanzan como dragonas a punto de echar lumbre. Una buena erección puede irse y quizás no volver si en la enjundia ustedes lastiman los cojones, o si rozan en demasía el pene, lo cual es muy común o si muerden. Quedamos en que falo y dientes no se llevan. Y menos aún si están chupando a uno que lleva un condón. Lo estarían agujerando con sus dientecillos voraces.

Muchos señores se quejan de damas ansiosas que nada más brincan al pene, porque se cree que los hombres siempre quieren. Y aunque ya quedamos que como sea jalan, sí se pandean cuando ven amenazada la seguridad nacional de su pene ante una actitud en demasía agresiva. Ellos también se prenden y se apagan.

Y si ya se les apagó la erección, existe protocolo simple para lidiar con una ausencia de dureza. Simplemente esperen a una mejor.

2013: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
26 Diciembre 2012 04:00:03
A propósito…
Los propósitos de año nuevo que elaboran casi todos los mortales, a veces contienen deseos sexosos, que son relativamente sencillos de realizar, y que no se han ejecutado en estos meses porque no ha habido con quién, con qué, o sus [email protected] y parejas oficiales no les han dado chanza porque los tienen bien .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo).

Pero independientemente cuál sea su estado civil (el real y el de Facebook), de qué intenciones tengan para su vida sexual y de cómo anden en el terreno amoroso, los principales propósitos que deben de plantearse querido público, son los que tienen que ver con la consecución de su propio placer, educándolo y hasta refinándolo: si [email protected] no es feliz, difícilmente podrá proveer de sabrosura a quienes aman, desean o nada más quieren manosearse.

Ponerse de propósito el cultivo del amor propio, debería ser el primero de estos deseos, porque ayudará a que no andemos meando fuera de la olla cuando nos ponemos [email protected], [email protected], [email protected], [email protected], [email protected] o todas las anteriores. Sólo emanamos execrencias emocionales cuando nos sentimos amenazados en nuestro pobre y maltratado ego. Aprendamos que no todo se trata de [email protected] y soltemos la correa.

Otro propósito benéfico sería: voy a cambiar mi vida sexual una follada a la vez. A cambiar la posición aburrida en que siempre te trepas o echas. A cambiar las necedades: ya deja el trasero de tu novio en paz o no insistas en ingresar tu pene a su boca como si fueras a aspirarle el estómago. Aprende a ser un amante que entiende a la primera vez. No eres perrito de rancho que necesitas tantas instrucciones. Escucha cuando te digan no, y usa la negociación. Si no te dan culito, entonces que vengan más sesiones chupatorias. Si no quiere estarse besuqueando tanto tiempo, entonces tendrá que pasar a besar al mostro sagrado. Todo es negociable y ante todo, eres capaz de dar placer más allá de lo que te soliciten. De ser posible concluye todas tus riñas con fornicio. El sexo después de estar enojados y el mañanero, son la pura crema del coito.

Otro buen propósito es el de empezar a soltar las amarras de los prejuicios y de los atavismos ridículos. Ya deja de sentir en función de etiquetas mamilas y de anhelos prefabricados. No existe “la persona de tu vida”, nada más la que te aguanta ahora. Lo de antes y lo que vendrá sólo es decoración. Deja de tratar a tu pareja como una propiedad o como ganado menor: el control, por más sutil que sea es una forma de violar los derechos humanos de otros. No cometas la crueldad de darle alas a alguien que te ama y tú no le correspondes, nada más para verlo estrellarse: ya entenderás la naturaleza de esa maldad cuando te pase a ti. Separarse dejando atrás una relación es también una forma de amor si se hace en buena lid, o hasta que llegue el odio post truene, que es inevitable. No tengan miedo a romper relaciones cuando éstas ya están muertas, o peor, cuando empiezan a tener intenciones asesinas.

Y asimismo será buen propósito aprender nuevos trucos.pero con la misma pareja. Las personas al empezar a aburrirse de sus relaciones, miran hacia otros lados a ver quién les entretiene.

Además esas maniobras tuyas en la cama son, como dice el proverbio árabe: tapetes que ya vieron muchas caravanas. Mucha gente vive hipersexualizada y en su territorio sexual realiza las mismas maromas y se ciclan.

Si se clavan en la textura, lo mejor del sexo no está en las piruetas, o la fricción, o qué tan bueno está el contrincante: todo está en la cabeza. Cuando follen piensen en el fornicio como si fuese la narración de un partido o de un evento. Concéntrense en lo que hacen, cómo van sintiendo en cada parte del cuerpo, anímense o cachondéense solos, pero sabroseando asimismo a su pareja sexual: observen cómo se golosea el [email protected] al [email protected] Esto suena muy egoísta, pero las sensaciones que vamos proyectando en nuestra mente sobre el acto sexual y erótico siempre calientan efectivamente al [email protected]

No tengo mejor propósito que agregar más que el que hagan lo que les dé su gana siempre, sin fornicar (en mala onda) al prójimo. Amén.
24 Diciembre 2012 04:00:10
Poliamor
El poliamor es una nueva denominación de una práctica viejísima. El amor compartido, un hombre con varias mujeres o una mujer con varios hombres, ha sido una constante desde que existe la especie y prevalece ahora en algunas culturas.

El binomio hombre y mujer, en una relación heterosexual, es un constructo que se ha sobrevaluado debido a su importancia para la reproductividad. Porque las religiones necesitan fieles, las fábricas obreros, y los comercios, compradores, el sistema del binomio reproductivo es el “normal”, pero existen personas que deciden mear fuera de la olla y lidiar con el amor de una o más personas. Y hay gente que ha encontrado en el poliamor, la forma de llenar todas sus expectativas de lo que busca en una pareja, pero repartiéndola entre varias personas, sean de su mismo sexo o del opuesto.

El poliamor otorga la posibilidad que se viva la bisexualidad en un nivel más relevante. Por ello las personas que se involucran en una práctica así, deben de estar conscientes de que su idea del amor tradicional no será más.

Una persona en poliamor entenderá que tiene un rango en la relación. Por ejemplo, vive en una relación secundaria. Otro tipo de relación poliamorosa en la que se permite sólo sexo con otras personas, pero sin la posibilidad del romance o del coqueteo. Sólo carnalidad. Como lo sería en la comunidad swinger, que tiene reglas muy claras al respecto.

En el swinger la diversión se encuentra en el intercambio de parejas, organización de fiestas para follar, y en otras actividades recreativas que sólo impliquen sexo, y no el enamoramiento, que siempre trae problemas a los más lujuriosos.

Pero el poliamor se refiere a la vida conyugal o de amor o amasiato con varias personas a la vez que consienten compartir la misma carne. Creo que se necesita demasiado trabajo de reconstrucción mental para que se nos rompa el binomio de la cabeza. En especial porque si con [email protected] que lidiamos, ahí andamos repartiendo miseria por el mundo, ahora imagínense si tuvieran varias fieras qué domar.

Para el ejercicio del poliamor se necesitan demasiados cojones y ovarios para deconstruir la idea de una pareja de dos, y ponerse flojito y cooperando en una relación en donde no se es uno de los actores principales, sino parte de un trío o un cuarteto, que perviven en relaciones amorosas armónicas. Sí existen ese tipo de arreglos y componendas emocionales. Sólo faltaría vivirlo para ver qué se siente rolar la pareja con [email protected] y saber hasta qué punto toleramos que se franeleen a nuestra pareja bajo el mismo techo, por parte de una persona que tiene el mismo derecho que [email protected] de tirarse a nuestra carne. El principio del poliamor suena bastante complicado, pero hay gente que ha acomodado sus existencias conviviendo con alguien que ama quien vive con alguien que ama. Es un entorno que sólo podría pervivir a base de mucha tolerancia, lealtad y verdadero compromiso, o por una reverenda idiotez. Más o menos el mismo principio que se aplicaría a todo tipo de relaciones.

El poliamor también es un harem para el ego, porque una persona es la que mantiene la relación con otras. Puede tener una pareja principal, una secundaria, y así, lo cual creo que generaría un ambiente ríspido. Desde el momento en que a una la andan poniendo en distintos escalones es ahí en donde perdemos territorialidad. Y ése sería el principal obstáculo a remontar. ¿Qué tanto estarías dispuesto a compartir a tu pareja con otras personas bajo un mismo techo, por ejemplo, o si él tuviera relaciones sexuales ocasionales que tú permitieses? Y para el poliamor, para quien quiera subirse a ese barco, deberá evitar ante todo los celos y la posesividad, porque habrá que compartir la chuleta entera.

En cuestión de relaciones amorosas y de parejas, la armonía es muy difícil de lograr y se trabaja, pero los testimonios de poliamorosos reporta muchas uniones felices, siendo tres o cuatro implicados en la relación. Es otra posibilidad de buscar el amor, tan respetable como el que decide la monogamia o quien le gusta compartir en un estado poligámico. ¿Entre más es mejor?
14 Diciembre 2012 04:00:13
No es lo mismo lo grande…
...O lo grueso que lo que dure tieso: fue una de las primeras cosas que escuché sobre el pene, y estas cualidades influyen mucho en la penetración anal. No es lo mismo que por allá entre un enorme falo que una promedio nacional.

Cuando hablamos del culo, querido público, estamos abordando un terreno en el cual el pene va a intervenir y en este caso sí es muy importante el largo y el grueso, al menos hasta que los músculos de la zona anal se acostumbren a esas condiciones extracurriculares.

Si un pene es largo y llega hasta sitios insondables del ano. Si es grueso, ergo, va distender los músculos del área. Si el glande es prominente. Todo ello influye en el momento de una penetración en especial si el culo no es de sus terrenos preferidos.

[email protected] señores y damas me dirán: pues a mí me entra como mantequilla, y les digo, felicidades: están dejando sin algunos clientes a las empresas de lubricantes.

La zona anal no es regularmente flexible como la vagina, aunque haya personas que tengan fácil acceso. Cuando se trata de este tipo de penetración debemos de andar con cuidado, ya sea para hombre o para mujer, porque la mayor parte de la gente tiende a ser estrecha y porque no es del cotidiano que sus relaciones sexuales sean por atrás.

Me meto en estas honduras porque cada vez más personas me escriben para considerar el sexo anal como vía de diversión erótica, lo cual me parece sano y razonable, siempre y cuando tomen precauciones con el priapo de su preferencia y le impidan la entrada por la puerta trasera si no hay lubricante y cariñito de por medio.

Por ello, en lo que se animan a ponerse en cuatro extremidades, empiecen con un tanteo: el beso negro. Si no les entusiasma dejar que su hombre se meta a sus interiores traseros, empiecen a sensibilizar el área con un chup chup trasero.

Este es un beso amable, que se debe de aplicar en un culito recién lavado porque esa zona podría guardar execrencias y si no está limpio puede ocasionar graves infecciones intestinales. Les conté hace tiempo de un amigo que ya mero se nos iba por una infección que agarró por andarle besando el trasero a una muchacha que no acostumbraba a lavarse bien el orificio anal.

El beso negro ayuda a que el culo se relaje un poco, se sienta en confianza y se acostumbre al contacto. Mucha saliva, algo de manipulación con los dedos sin penetrar y si quieren meter un dedito, procuren que sea el meñique y no se manden. Ahora sí que nada más la puntita.

Cuando sientan que esa zona se encuentre más habituada al contacto, quizás puedan intentar la penetración con el pene o con un dildo pequeño. Si van a usar juguetes, deben forzosamente utilizar lubricante a base de agua y no mandarse con la metida. Sólo lo que la persona pueda tolerar, y jamás intenten en el sexo anal algo que vean o sientan que a la persona le está doliendo o incomodando o estimulando las esfínteres. Puede haber un sangrado, dejar una llaga o una rozadura muy fuerte. O la persona puede sentir deseos de evacuar sus execrencias, lo cual siempre es una situación sumamente incómoda. Si alguien tuvo un problema de rozadura o enrojecimiento en el culo, cúrense con una pomada para rozaduras, de las mismas que se usan para los bebés o bien, corten una penca de sávila, ábranla por la mitad y la sustancia babosa que arroja esta planta, es un bálsamo curador que funciona para muchísimas cosas.

Cuando ya tengan el culo a modo de que pueda ser penetrado sólo tengan en consideración tres cosas: condones adecuados para la zona anal (son un poco más gruesos, ya que los normales podrían reventarse con la fricción), un buen lubricante a base de agua a la mano y mucha cortesía: es decir, no la ingresen toda de un jalón. El culo es como una dama: se frunce si le hablan feo.

Parece mentira, pero a todo se acostumbra [email protected], y con el tiempo hasta el gusto le agarran.

¡Toda no!: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
10 Diciembre 2012 04:00:31
Y él ¿por qué no?
Una nena me escribió para quejarse de una situación que probablemente te sea parecida: ella se baja todo el tiempo a hacerle sexo oral a su amado y él nunca retribuye la visita hacia el sur. Es decir, ella chupa y él no. Los hombres se dividen en dos tipos, en lo que se refiere a sexo oral: los que se bajan y los que no.

¿En qué radica la diferencia? En que una persona sí está dispuesta a hacer el oral y otra no. Es tan sencillo como eso. ¿Cuáles son los factores que determinan esta práctica? Pueden ser muchas, pero si el tipo no se baja y tú quieres que lo haga, es el momento de pedirlo, en especial si es una maniobra sexual que tú deseas experimentar.

Es una tradición de la pornografía que una mujer chupe en casi todos los videos que se relacionan con sexo heterosexual. Hemos visto que en el fornicio entre un hombre y una mujer, él es el primero en recibir felaciones ante las primeras manifestaciones del erotismo.

Pero y ¿él lo va a hacer?

Por tradición machista y patriarcal obviamente que en dichos videos, la muchacha será la primera en buscar el falo en la pornografía, porque es uno de los movimientos imprescindibles en la ejecución buga, previas al coito.

Pero si eres de las interesadas en recibir una buena chupada, creo que ha llegado el momento en que deberás de solicitarla claramente para empezar a acostumbrar a tu pareja sobre la forma en que requieres ser excitada.

Primero, debes decirlo. Quiero que te bajes porque quiero sentir tu lengua, abajo, entre mis piernas.

Segundo, es urgente que ante ese pedido, aportes toda la cooperación al respecto. Para la mayoría de las mujeres, la zona de la vulva y de la vagina sigue siendo un misterio, porque ni siquiera saben cómo luce. Espejéense, conozcan lo que tienen entre las piernas, y cachondeen a su pareja al respecto. Quiero que chupes ahí, allá y así con tal intensidad y con tal y cual cantidad de lengua. Si quieren satisfacción no omitan los detalles de lo que necesitan.

Tercero, anuncien lo bien que lo están sintiendo y den direcciones. La dama que sabe sentir placer también sabe gritar, gemir y expresar beneplácito. No se queden con las ganas de experimentar y apoyen a su chupador. Él no es adivino para saber que las hace vibrar.

Cuarto: lávenselo. Si van a dirigir a un hombre (o mujer en caso de mujeres lesbianas) hacia el epicentro de su placer, afánense en la higiene. Nadie quiere que salga alguien intoxicado sólo por acercarse a oler una genitalia femenina.

Quinto: evalúen sus posibilidades ante la regla. Existen hombres que se bajan a chupar aunque haya una manifestación sindical en la vulva de una mujer, otros que chupan aunque una dama se encuentre sangrando y otros que ni siquiera se bajan en días festivos. Quien quiera probar una genitalia femenina en periodos rojos, va por su propio gusto, pero es de una cortesía elemental en una mujer avisar que se encuentra con la regla.

Sexto: si te encanta el sexo oral y tu pareja nada más no asunta, es tiempo de enseñar o perfeccionar. No esperes que alguien ponga la lengua en genitalia y aparezca la magia. Cada vulva y vagina tiene una personalidad huidiza y vulnerable: haz de la experiencia del sexo oral algo inolvidable y ensaya para que sea una de esas prácticas que sustituyan a la coitalidad.

Séptimo: el sexo oral es una vivencia sexual inverosímil. Erradica la pena, el pudor o la chabacanería y piensa que no existe prejuicio que valga y que impida que tengas la cara de tu amor entre tus piernecitas. La cachondería sólo se alimenta cuando dos personas se encuentran encendidos y reciclando la lujuria. Lo demás es manoseo en un cine.

Octavo: el cunnilungus es una práctica sexual que todos los hombres pueden hacer casi muertos, entonces es una maniobra que debemos de empezar a disfrutar y a exigir, más aún en un mundo en donde la potencia del pene se acaba cada vez más pronto. Chupa, muerde, lame, juguetea. La lengua siempre nos salva.

Saladito: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
05 Diciembre 2012 04:00:27
Patanas
Como si fueran nuevos y no conociesen mi conocido activismo a favor del pene, algunos señores se han mostrado enfadados por el artículo de los patanes y se han manifestado. Que no les caiga el saco. Pero como siempre vivo en equidad de género, ahora escribiré sobre los diferentes tipos de patanas a los que ustedes se van a enfrentar alguna vez en su vida.

Si todos nos condujésemos siguiendo los cinco preceptos medievales de la caballería (valor, lealtad, generosidad, cortesía y franqueza) no tendríamos ningún problema, pero encuentro cada vez a muchos más hombres, con la disposición de soportar la patanería de una mujer, fuera de sus cabales.

La patana automovilista, que se vuelve así porque imita a las conductas masculinas y las ha asimilado como propias, es una de las primeras descartables. Es como comprar una tragedia automovilística. La señora es una planta carnívora al volante. No existe ser vivo, vehículo, ya no digamos señalamientos que no haya violado con su auto, sea de 4 u 8 cilindros. El coche es su escudo y maldecirá cual hiena infernal: ¿quién osa a interrumpir su sesión de maquillaje en cuatro tiempos, su llamada a través del teléfono celular y su sintonización frenética en el radio?

La patana ebria es una constante: les advierto que en las posadas siempre hay una tragedia de alguien que se besuquea con [email protected], o se devela la encueratriz espontánea que nunca falta en cualquier fiesta respetable, o la que en el karaoke va a cantar todas las de Paca, Jenny Rivera y Lupita D’Alessio, porque de pronto se sintió so retro. Si eres una patana de esa clase recuerda que vas a ver a los [email protected] todos los días, no te encueres gratis y recuerda que el karaoke siempre implica hacer el ridículo (aún sin alcohol).

La patana del varo es una que muchos ahora están padeciendo, cuando abrieron la cuenta de las tarjetas de crédito y se enteraron que están siendo ordeñados, pero en mal plan. Si ella nada más te quiere ver cuando traes dinero, y sólo si vas a gastar en ella, algo está mal en esa relación y es como un sexoservicio disfrazados de noviecitos santos. Si van a adelgazar, que no sea el presupuesto.

Y lo mismo con la patana “con todos menos conmigo”, que por lo general siempre termina siendo novia de alguien cercano a ti, antes o después de tu historia con ella. Esos casos siempre les pasan a los más nerds o a los que se pasan de buenos. Quisiera decirlo con palabras más amables, pero es mejor que lo sepan en crudo.

Debido al matriarcado de algunas patanas lo que sucede a continuación, si un hombre se une a su clan, terminará siendo absorbido como si lo abdujeran a otro planeta. Ahí es en donde empiezan los problemas porque el pobre tipo termina con media parentela en su contra, cosa que muchas mujeres han aprovechado por desgracia para limitar las visitas de sus padres si se separan. Es un caso muy común y por desgracia que fomenta la violencia en contra de .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo).

Las patanas que más han señalado en las redes sociales, son quejas de señores que por supuesto les ha ido mal con las damas, pero también tomen en cuenta, querido público, que como sea que sea ahora y sin ponerme del lado de las patanas malditas, si ha sido mucho tiempo de correa de los hombres hacia las mujeres.

Aceptémoslo, no por nada hay patanas que empujan todo con el tafanario para llegar hacia donde sea, aprovechando la debilidad de los hombres hacia la nalga, lo cual es válido y un enorme mercado que va en incremento. Y no me refiero a la industria del sexo, sino a cualquier ámbito en el cual se desempeñan las mujeres.

Pero en aras de fomentar una real equidad de género, si es urgente que algunas señoras le suelten la soga al pobre hombre que les acompaña, olvidando todo revanchismo ridículo, que para empezar ése lo inventaron ellos. Pero enfatizar ante todo que si queremos equidad de género debemos evitar que se nos caramelice el cerebro y ser patanas, con nuestros compañeros. Aun si parece que les encante la mala vida...
26 Noviembre 2012 04:00:05
La tradición de la violencia
La conmemoración de una efeméride como el día de la no violencia hacia las mujeres es un asunto gravísimo y una herida purulenta que no va a cerrar ni hoy ni en 100 años.

Así como todas las fechas especiales, ésta tiene una razón de ser y, en este caso, es por la creciente cifra de mujeres muertas, violadas, secuestradas, torturadas, golpeadas, traumatizadas, forzadas a hacer algo contra su voluntad (incluso el sexo marital...), entre otras transgresiones que se suscitan por problemas que aquejan a [email protected] en México: la falta de educación sobre el respeto hacia [email protected] [email protected], el machismo y el estado patriarcal. Algunas no se han empoderado porque ni saben que deben hacerlo, y ellos continúan una opresión permanente hacia el género femenino, porque tampoco saben que no deben hacerlo. A veces creo que podría ser una cuestión genética que sólo se erradicaría al evolucionar nuestra especie, ergo este cambio no lo veremos. Ni ustedes, ni yo y ni siquiera [email protected] .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo). Esto va para largo y no nos queda otra, más que no dejarnos, denunciar el maltrato, abandonar y alejarse del agresor, antes de que las maten, cosa que es muy común. La mayoría de las agresiones hacia las mujeres provienen de sus parejas, padres, hermanos, muchas veces solapados por otras mujeres.

Esta efeméride se celebra cada 25 de noviembre desde 1999 ya que en esa misma fecha, pero en 1960, las hermanas Mirabal fueron asesinadas por órdenes del dictador de República Dominicana, Rafael Leónidas Trujillo. La Organización de las Naciones Unidas declara a la violencia hacia las mujeres como “... todo acto de violencia basado en la pertenencia al sexo femenino que tenga o pueda tener como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico para la mujer, así como las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de libertad tanto si se producen en la vida pública como privada”.

Aunque exista un día que nos recuerde a [email protected] que las mujeres no deben ser maltratadas, de qué sirve si no se cambia la mentalidad de hombres y de mujeres, con educación e información permanente. No se trata solamente de decirles a los señores (y a algunas tipas): “no las maltraten”, sino de hacerles entender que es una forma antinatural de convivencia y un atentado a la dignidad humana. Muchas organizaciones están haciendo su luchita, pero no ha servido de mucho: el problema va en aumento y sólo sabemos los casos que se denuncian, que en realidad son muy pocos porque las mujeres asumen como “normal” el maltrato. O tienen miedo. O las callan con más trancazos, manipulaciones o amenazas.

Pero a nosotras, querido público, nos han pasado a fornicar desde el principio de la existencia de la humanidad tan sólo con la pura palabra “mujer” o “fémina”, bajándonos un escalón en la equidad de género. Femenino es una palabra que se adjudica sólo a la capacidad de dar de mamar a una criatura recién nacida y de parirla, y en otras etimologías, se refiere a fe y minus, es decir, sin fe o sin capacidad de creer en Dios. De ahí el sobado lugar común de “mujer de poca fe”. El origen del vocablo mujer, tiene relación con el de la palabra molusco...

A eso agreguemos que nosotras no tenemos siquiera un siglo de ser personas con derechos y obligaciones como ciudadanas, al menos en México, cuando apenas en 1953 se nos permitió votar y ser votadas. Antes de eso valíamos menos que el ganado menor. En 1989 se realizó una reforma al Código Penal que incrementa la sanción para el delito de violación y se define el concepto de “cópula” y tipifica la violación impropia y hasta 2007 se aprueba la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia.

No vamos a arreglar la bronca con una columna. Sólo una cosa puedo decir: bájenle de cojones al maltrato y a ellas, súbanle de ovarios a la denuncia. No hay de otra. Es una labor permanente de [email protected] el combate a este sin sentido, que afecta al género humano.

Vamos queriéndonos en igualdad y respetándonos en armonía. Ya basta de muertas y de golpeadas o maltratadas.
19 Noviembre 2012 04:00:45
Tenga
Existen aparatos, herramientas, adminículos o accesorios que pueden sustituir la mano del ser [email protected] eficientemente. En aquellos relatos de mis amigos –inventores eficaces de formas de masturbarse–, encontré no sólo desesperación por una manuela variada, sino creatividad, calenturez y mucho entusiasmo.

Por ello nunca me resultó estrambótico que hubiese hombres que se masturbaran con milanesas atrapadas entre el colchón y la base; o que metieran su pene en orificios hechos en frutas como melones, sandías, panes o pasteles; o que se pusieran guantes, telas, estopas, garras; o que simplemente anduvieran mendigando una mano amiga para que alguien agarrara su miembro y lo sacudieran un poco, con miras a la variedad.

Los productos Tenga, de origen japonés, son de esas opciones del mercado en las cuales no sólo admiramos la tecnología al servicio de la puñeta, sino que asimismo, encontramos los principios mecánicos más simples, aplicados para el goce del pene.

Koichi Matsumoto, inventor y dueño de Tenga, diseñó unos aparatos de forma cilíndrica rellenos de gel. Imaginen un termo, que viene sellado por la parte de arriba y de abajo, en donde posee sendos hoyos con sus respectivas tapas.

Para usarse se remueven los dos sellos. Al quitarse los tapones de la base y punta del “termo” se introduce el pene por la parte de abajo. Es decir, el miembro entra al aparato y se ve rodeado por el gel. El hoyo de arriba ayuda a hacer vacío: cuando se tapa el agujero el gel se adhiere al pene apretándolo más, y si se destapa, se aminora la presión. Y así se hace la masturbación con el Tenga: se inserta el pene a este adminículo para masturbarse con una sustancia que por sus cualidades, no necesita lubricante. La empresa ofrece diferentes tipos de productos para lubricación, para que sus aparatos tengan diferentes “agarres”.

Los adminículos Tenga se venden en diferentes presentaciones. Uno es el que parece termo, otro es el que se abre como una caja cilíndrica y posee una cama de gel interna, y que en el exterior luce botones para diversas zonas de presión (base, falo o glande), y ofrecen otro en forma de huevo, que es originalísimo y podríamos llamarle el tamaño para “viajes” o de bolsillo.

Este accesorio es literalmente una capucha que se elonga y que viene dentro de una envoltura en forma ovoide. Se extrae la capucha, se acomoda en la cabeza del pene, y se extiende como un guante para que éste realice la fricción de la paja. El secreto es que el interior de ese gorro para el glande, posee diferentes formas y texturas para ofrecer diferentes sensaciones.

Lo sorprendente de este útil accesorio, es que las paredes de estos aparatos masturbadores constituyen un homenaje a la cavidad vaginal y a sus funciones.

La vagina es el sitio a donde el pene ingresa en un coito al recibir el falo. Dependiendo de la fuerza, elasticidad y agarre vaginal, la presión que se ejerza en el miembro será diferente. Cada mujer usa su vagina de forma distinta y cada una abraza a un pene con sus dentros como puede o quiere, o de acuerdo con la forma que quiera ejercitar sus paredes vaginales para abrazarlo y pepenarse con fuerza.

Los adminículos Tenga han diseñado los interiores de sus aparatos de forma que repliquen texturas y terrenos que se amolden al pene y lo acaricien de forma placentera, en un abrazo muy fuerte y cerrado, según cómo maneje cada hombre su herramienta de masturbación de última tecnología. En la página de dichos productos, cada varón puede ingresar sus datos en el simulador para que se le recomiende el modelo adecuado para su pene (sólo debe de anotar cuánto mide de largo y ancho el falo, el ancho de la cabeza y el sitio en donde desea sentir más presión. No se vale echar mentiras en las medidas, o no servirá la recomendación...)

Este accesorio también puede ser amigable para uso femenino, para aquellas que quieren echarle una mano a su pareja y de paso, aprender a manipular la herramienta masturbatoria inventada en Japón.

Nos vemos en las redes sociales en mi página en Facebook y en @Ivaginaria en Twitter.
12 Noviembre 2012 04:00:58
Grandes momentos vergonzosos (Vol. 1)
En el sexo no todo sale maravilloso la mayoría de las veces. Existen situaciones que podemos salvar y otras que quizás están fuera de nuestro control, pero que sólo podemos enfrentar con buena voluntad, con risas y con todo ese derecho que ya debemos ejercer, como lo es el de tomarnos las cosas menos en serio.

Por ejemplo, un suceso vergonzoso que podemos evitar, es el de programar bien nuestros encuentros sexosos de acuerdo con nuestra agenda menstrual; aunque existen muchas personas que tienen relaciones sexuales durante el periodo, a quienes no les gusta tanta sangre, lo evitan. Pero si llega durante la fricción, habrá que estar preparados para que aquella pieza no quede como si hubiese sucedido una masacre. Hay riesgos de embarazo además y hay que seguir las mismas precauciones de siempre, sólo que tendrán que limpiar más o cambiar las sábanas, en especial si la actividad es en los días de más flujo.

Los sonidos vaginales que asemejan a una flatulencia, se han convertido en uno de esos momentos gloriosos que una mujer va a recordar para siempre: que en el instante justo en el cual todo estaba más sabroso en el sexo o en el previo al fornicio, las paredes vaginales emitan una sonoridad. Este ruido sí interrumpe las actividades, pero hay que reírse de ello o seguirle, porque es sólo una de las muchas cosas que también son cómicas durante el fornicio.

Este momento se puede suscitar en el coito, en el sexo oral o en cualquier estadio en el que la vagina se encuentre en exceso lubricada. Estas estruendosidades se producen por el aire que entra y sale de la cavidad vaginal, el exceso de humedad, y todos los mecanismos que se ponen a trabajar en los dentros de una genitalia femenina. Sería como darle una voz propia a la vagina.

A otras personas se les viene la incongruencia trasera si se les manosea mucho el culo, lo cual puede devenir en un aflojamiento y en la emisión de un pedo. Los gases siempre son susceptibles de ser emitidos durante el momento del coito, por ejemplo, lo cual es sumamente risible, pero comentaba antes: o se ríen o le siguen.

Por ello y siguiendo con las indisposiciones estomacales, el sexo es contraindicado después de comer, porque si hay un estómago lleno, el exceso de apretujamientos puede sacarles el relleno cremosito, lo cual sería sumamente incómodo. El estómago es uno de los puntos de empuje o de apoyo de nosotros cuando estamos experimentando el sexo y sus procedimientos. Nos ayuda a darle.

Otra desgracia en el momento del fornicio son los calambres, torceduras o descoyuntadas que algunas personas sufren cuando están en pleno. A quienes les asalten los calambres aprendan a masajear correctamente y enseñen a su pareja, para que nadie entre en pánico cuando se queden tiesos, pero en mala onda. Es un episodio doloroso además, que requiere de la solidaridad del acompañante para que ayude en el sana sana.

Existen personas que se les salen los tobillos, o se les tuercen, o tienen lesiones en las rodillas y algo les truena, o que se les dislocan huesos o les suceden cosas de ese catálogo incomprensible que sólo conocen los quiroprácticos. En algún momento, señoras y señores, deben ir a que les ajusten la pajarera porque no se la pueden vivir desarmados en cada tercera follada. Igualmente a los que sufren calambres. Añadan potasio a su dieta y dejen de arrastrar su cobija.

La falta de ejercicio o la mengua de la elasticidad ocasionan muchos de los momentos sexuales en el momento de la variación de posiciones, por ello la ciencia de los quiroprácticos es necesaria para componer espaldas de personas a quienes le salió mal la maroma o no lograron aterrizar en el colchón.

Pero tras ese momento vergonzoso, ya que hemos sido exhibidos, emitido “pedos” falsos, nos caímos de la cama en una evolución muy complicada, nos echamos una flatulencia, es necesario saber reírnos de la enorme capacidad que tenemos de hacer el ridículo, y de paso, follar como nos los merecemos, porque sabemos salvar estos pequeños momentos de indiscreción

Nos vemos en mi página Ivaginara en Facebook y en @Ivaginaria en Twitter.
09 Noviembre 2012 05:00:21
La prueba de amor
El sexo también es una forma de ejercer presión hacia las parejas. Desde que inicia la vida sexual y contacto con otra persona, también la presión aparece. La gente se acostumbra a todo, y se angustia por cumplir en el fornicio, por complacer al [email protected] y por quedar bien, porque nuestra vida sexual nos a otorga asimismo prestigio o desgracia social.

[email protected] reflexionan que el sexo es un acto consensuado, voluntario y es una opción que cada persona decide libremente. Esta decisión y sus consecuencias son para siempre. Si decido masturbarme todo el día hasta sangrarme, es mi responsabilidad y afecto a mi persona. Si mi deseo es tener sexo diariamente, pero mi pareja no quiere y su frecuencia es otra, afecto a [email protected] Si la esposa no desea tener relaciones sexuales y su esposo la obliga, afecta a su mujer, quien está en derecho a negarse. El sexo que se ejecuta obligado por alguien, con violencia y a la fuerza es una violación, aunque venga a ondearles su marido el acta de matrimonio y aunque el novio de ha muchos años se empeñe, o el amasio quiera chantajear a su amante que si no acepta follar vuelve con la esposa.

Por eso invito a todas las mujeres que se encuentran en esa situación de chantaje emocional, el de la maldita prueba de amor a fuerza porque ellos andan calientes, a que se nieguen a lo que no desean o tomen su tiempo para decidir. ¿Quiere que le des la prueba de amor y te presiona?, ¿tú no te sientes lista y sólo estás confundida?, ¿tienes miedo a perder a ese papanatas sólo porque él no asunta a esperar o a reflexionar la idea juntos? (bueno, eso no sé si sirva sólo para cachondear más la situación, pero necesariamente deben hablarlo), ¿otra ya se lo está trabajando en lo que tú te decides a darle más que besos?

Alas mujeres sexualmente activas y adultas, si se les pregunta ahora cómo iniciaron su vida coital, por lo general responderán que fue porque el novio se los pidió, o que se casaron vírgenes y “tenían qué hacerlo”, o que su pareja de entonces les insistió mucho hasta que cedieron. Este papel ahora se va revirtiendo y las adolescentes pueden dar el paso para complacer al novio. Y entramos al terreno escabroso de decirles que se deben de blindar la genitalia, en un momento en que su impulso sexual ya entró en operaciones.

La vorágine hormonal no se puede detener, pero sí darle cauce. Madres, padres y [email protected] deben de platicar con su hijas, estudiantes, y dejar de pensar en las chicas como si estuviesen blindadas contra el sexo. La información sobre el hecho de que su horno está listo para los bebés y de que es un rol opcional en la vida de las mujeres, es lo primero que debe de quedar claro. También de que debe darse la oportunidad de decidir por sí misma y sin ninguna presión a la actividad sexual: no por exigencia de alguien que la obligue a darse, nada más porque otro anda jarioso.

Y asimismo convertir la visita ginecológica en una medida obligada a partir de que una muchacha tiene su primera menstruación, así como aplicar la vacuna contra el virus del papiloma humano y conversar todo el tiempo, de manera honesta y franca, porque es urgente que en este país se revierta la tendencia de que 17 por ciento de los embarazos en nuestra nación, corresponde a gestaciones adolescentes.

Cuando se retrasa un poco el inicio de la vida sexual, se toman mejores decisiones porque no estamos pensando con la genitalia, hecho que es difícil de contrarrestar, pero que podemos controlar con las muchas formas que existen para evitar un embarazo no deseado o las infecciones de transmisión sexual.

Quien tenga una duda sobre educación sexual, sobre métodos de anticoncepción, el uso del condón o cualquier otro tema que nos ayude a evitar tantos embarazos no deseados, escríbame y pierda la pena. Muchos de los problemas de México (económicos, sociales, de educación, pobreza) se acabarán si empezamos en casa a concientizar a nuestras criaturas sobre la vida sexual y sus asegunes. Les espero en mi página Ivaginaria en Facebook y en @Ivaginaria en Twitter.
05 Noviembre 2012 04:00:55
El porno que mueve la genitalia
Ahora está de moda en todo el mundo una novela porno soft que se llama “50 Shades of Gray”, o que en español se traduciría “50 Tonos de Gris”. Es una novela escrita por E.L. James, una productora de televisión inglesa, casada, y con una buena experiencia como escritora y como creadora. Acabo de leer toda la obra. Me la pasó una de mis estudiantes por memoria usb a mi computadora y me eché todos los capítulos en una sentada.

Sólo diré una cosa sobre este libro: el erotismo es sólo para gente inteligente y el resto sólo son personas sin evolución humana que se meten un falo para frotarlo, porque no entienden de lo que se trata el fornicio.

La pornografía escrita, aún la más ligera, necesita un nivel de inteligencia. Cuando sobrepasamos el nivel hormonal del sexo, que es a partir de los 25 años más o menos, lo que menos queremos es la frotación de los genitales. Tal vez sí, [email protected], pero son todos [email protected] que creen que el sexo es sólo meterla. Coito, metisaca, fricción...

Lo que creo que necesita la literatura pornográfica o erótica es un poco de imaginación. Nos ha vuelto demasiado perezosos al mostrarnos todo literalmente. Leemos sobre penes introduciéndose en vaginas. Sobre gente montándose en otras personas. Vemos vulvas abiertas y penes poniéndose duros a la menor provocación. ¿Pero por qué nadie habla de la vida real del sexo? En donde los falos no poseen erecciones a la menor facilidad y en donde las vaginas batallan para lubricarse.

No quiero parecer purista. Por mí que se abran todos los coños y los penes luzcan como manzanas acarameladas, pero hasta dónde significan la realidad de lo cotidiano. Me gusta que una novela soft porno como “50 Tonos de Gris” mencione todas las posibilidades de follar, pero siento que es un tanto irreal y hasta idealista.

Una follada con una trabajadora sexual puede sonar como exitosa y sonora. ¿Cuándo se escribirá pornografía adecuada a nuestras necesidades terrenales? ¿Cuándo podremos ver una follada real y sin que tengan que relacionarse hartos factores inverosímiles como una vieja ultra buena y un pene de tamaños jamás nunca vistos? Quizás nunca, porque el porno siempre se tratará de adulterar la realidad de manera descomunal.

Lo que más me gusta de la literatura clásica oriental erótica es que uno siempre la leerá con los calzones mojados. La literatura árabe y japonesa por ejemplo, siempre narrarán hechos eróticos en los cuales uno se siente asfixiado por el ambiente erótico, sin que éste sea una lluvia de chochos y falos entusiastas.

Tiene que ver con las manos descubriendo un pezón, con el hallazgo de una humedad, con la visión de un falo que se mece a la espera de ser atendido con la lengua o con la vagina... Pero no con descripciones obvias que parezcan pornografía barata. He ahí la diferencia entre la pornografía y el erotismo.

La primera vez que leí un cuento erótico en mi vida fue la revelación de un universo maravilloso que podía ser descifrado en pocos elementos. En el relato nadie se encueró ni tenía que abrir las piernas. Era la descripción de una comida. Una mujer comía frente a un violinista que vio tocar esa misma noche. Lo cachondo, aunque suene inverosímil, era el hecho de que el ejecutante del violín comía mientras una mujer lo veía meterse cosas a la boca, a la vez que ella evocaba la música que él había interpretado con su instrumento. No hubo desnudos, ni contacto entre ellos, sólo imaginación y cachondería. Cuando uno acababa de leer se quería fumar un cigarro. Era el momento erótico en el cual dos personas habían conectado por una misma emoción.

El erotismo está presente en cada momento de nuestra vida. Cuando comemos algo que nos gusta, al mirar el amanecer, al lamer un helado, al acariciar a nuestra pareja, al ser conscientes de lo rico que estamos sintiendo algo que despierta nuestros sentidos.

No puedo decirles que lo cachondo o porno que leamos no funciona, pero sí puedo decirles que esto debe ser detonador de nuestras emociones para crear otras más sabrosas y deleitables.
02 Noviembre 2012 03:00:39
Reivindicación del misionero
Cuando se habla de posiciones sexuales, casi siempre dejan a la del misionero (hombre arriba sobre ella de espaldas) como la más aburrida ya que es un movimiento casi orgánico. La mayoría de la gente se pone así para follar, porque ha sido la postura más representativa, en especial para la reproducción. Es universal que el hombre se pose encima de una mujer y se la fornique de esa forma, así como es muy saludable que se publiquen, difundan y recomienden otras muchísimas posiciones sexuales que nos ayuden a divertirnos más. Si uno no se divierte follando, ya se perdió más del 50% de la felicidad en el mundo.

Sin embargo, el retorno de las parejas al misionero puede ser recurrente, debido a que es una de las posiciones iniciáticas y que replica memorias de otras épocas o de otros estadios y circunstancias de la pareja o de otras parejas de antaño. El misionero es una posición vintage muy empolvada que posee un encanto de nostalgia.

Al ejecutar el misionero se empiezan muchas historias, y creo que el retorno hacia ellas es una forma de volver a involucrarse con la pareja, aunque el gozo no necesariamente lo debe de dar el amor, sino también la ternura: la posibilidad de los besos en la postura del misionero, la vuelve más emocionante.

Es una estupenda forma de fundirse para los que son besadores cuando hacen el amor. Se debe de apreciar el trabajo de la boca con la otra boca, porque este es uno de los detonadores de lo que pasa allá abajo en las genitalias. Los que se besan profundamente cuando se follan, follan dos veces porque están más cerca que nunca. Aunque esto puede ser debatible, porque en la postura del sesenta y nueve posamos la cara, la boca, directamente frente al culo de la otra persona. Ahí estamos hablando de verdadera intimidad. Aysh.

Hacerlo de misionero es como volver a un clásico desprestigiado. Es una posición que agarró mala fama con [email protected] personas que hacen el amor de misionero, pero sin mirarse a los ojos cuando están de frente; también con quienes esconden la cara para fingir orgasmos; la denostaron asimismo los que buscaban sólo montarse y eyacular en dos segundos. Al ser lo masculino lo que puede dominar en la posición del misionero, puede dejar muy pocas opciones a la mujer para moverse. Pero también hay oportunidades para que ambos oscilen al unísono en dicha postura. De eso se ha tratado todo el tiempo y desde el inicio de la especie.

La posición del misionero también implica un baile al que ambos se deben acomodar. No se trata de tenderse y recibir. Se trata de abrirse e invitar. Si él va a ir arriba y ella va a estar abajo, deben combinarse las miradas y los besos, la oscilación de las caderas y empujar. Todos los movimientos de baile, moderno o antiguo, de cualquier índole, jamás podrán ser replicar el embonamiento de un fornicio en misionero, por ejemplo, porque es como repetir los movimientos de un primate. También al follar se nota que en nuestra especie ha habido cierta evolución.

Una de las cualidades divertidas (es mejor asumirlo con humor) de la posición del misionero, es que para [email protected] consiste en la única forma que poseen para tener orgasmos y aliviarse placenteramente. Hombres y mujeres que necesitan el misionero para terminar. Nuestras genitalias también tienen memoria, y en sus usos y costumbres ya se acostumbraron a la fricción del misionero. Hay que seguir explorando a ver en dónde más nos gusta, porque es inacabable, debido a la electrificación sensorial.

No necesariamente será nuestra favorita, o quizás sea la infaltable para venirse, pero es necesario mantener a la posición del misionero como la opcional o comodín y que siempre nos remitirá a los básico y a lo elemental. Para quienes insistan en yacer todo el tiempo de misionero, aténganse a un infierno de aburrimiento, a menos que cambien la oscilación, intensifiquen los besos y se miren para ver qué encuentran. En cualquier posición que ejecuten los involucrados deben de moverse, ergo, el misionero no debe implicar que alguno se quede inmóvil sin armonizar en la fricción. Es el baile horizontal.

No es para embarazadas: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
29 Octubre 2012 03:00:46
Mamá quiere amar
En todas las sociedades machistas las mamás, las madres, las mamis “dejan de ser mujeres” erotizantes a la mirada de muchas personas porque ya han tenido .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo). A partir de ese momento el rol de la maternidad y los maternajes se convierten en el punto fundamental de su ser femenino: entonces deben comportarse y actuar como si su única función en el universo sólo se supeditara a la crianza de la descendencia.

Entonces pasa a ser la mujercita idolatrada que el patriarcado pone encima de un nicho, del cual sólo bajan para que el varón correspondiente las vuelva a alcanzar y pueda hacerles otro [email protected] y así seguir perpetuando la prole a la que hay que alimentar.

Muchas todavía se embarazan sin control ni concierto, sólo porque creen que su decisión de no embarazarse de nuevo no les corresponde y que es un designio divino u obligatorio el seguir pariendo, como si eso no fuese ya un trabajo de tiempo completo desde el momento en que el nene se amaciza en las entretelas de la mamá.

Es por este rol, considerado como “sagrado”, que la condición de madre es como un apostolado que no debe mancillarse con “roles sucios” o para “putas”. Es por ello que pocos hombres, y muchas mujeres, por desgracia, no ven a sus madres como mujeres que también follan, aman, se enamoran, coquetean, quieren ponerse vestidos atrevidos o sexosos, e incluso existen [email protected] retrógrados e idiotas que impiden a sus señoras madres que usen escotes, o que beban, o que salgan con tipos si son solteras, viudas o divorciadas.

De todas las edades, clases sociales, niveles de educación y de formación existen hijas e hijos nocivos para sus propias madres, quienes les impiden a estas santas mujeres a que sigan con su vida y se den la oportunidad de amar otra vez, sólo porque “es mi mamá, no la voy a dejar que ande de loca coqueteando con señores”.

Muchas mujeres, de por sí, cancelan por sí misma su vida a amorosa después de un divorcio o una separación dolorosa porque están hasta la máter de lidiar con un tipo que las dejó harta de los varones. Algunas otras eligen como práctica religiosa, la de dedicarse por completo a su familia, olvidando que tienen oportunidades de nuevas ilusiones y hasta de camazos saludables que las distraigan de la aburrida vida doméstica, del trabajo y de testerear a sus lepes, muchos de [email protected] ya bastante crecidos y peludos.

Otras damas simplemente creen que con una vuelta al parque en una relación fallida, ya tuvieron suficiente y no se atreven o sienten que no tienen derecho de volver a buscar un compañero.

Por eso cuando les llega un hombre, con intenciones de escarceo erótico y romance, le piensan dos veces. A esto le debemos agregar la sarta de parásitos y estorbosos hijos e hijas, madre, tías, hermanos y hasta el ex, que se entrometen en la vida de la señora, madre y mujer, que es solicitada para noviazgo o amasiato o quizás hasta para matrimonio.

¿En qué momento pararemos esta inmoralidad de meternos en lo que no nos importa? Me sorprende que en esta época de nuestro tiempo y en este mundo occidental, aún haya familiares y amigos idiotizados que impiden que una mujer y madre, soltera, viuda, divorciada, separada o sin ningún compromiso, busque calor para su cuerpo.

Ya no digamos para que se ponga de novia, sino para que simplemente vaya al cine con un amigovio, salga a orearse con un tipo o que tenga un buen fornicio, bien puesto y acomodado, cuando se le pegue en gana.

Es ridículo, patético y sumamente vergonzoso que haya [email protected] que critiquen a su madre por intentar un nuevo romance. Que haya criaturas que chantajeen a sus genitoras porque éstas desean mantener una vida sexual saludable con alguien que les quiere dar una atropellada.

Cuando una mujer ya pasó por una emparejada, la maternidad, la crianza y luego llega a la libertad por cualquiera que sea la razón, es tiempo de apoyarla para que busque o deje entrar a su vida a alguien sea para algo serio o para puro brinco lujurioso. Eso también significa ser un buen [email protected]

Nos vemos en Facebook y en @Ivaginaria en Twitter.
24 Octubre 2012 04:00:41
Breve guía para tu mano
El primer amor de un hombre es su mano. Hace poco publiqué en mi página Ivaginaria en Facebook, que la parte oscura del tallo del pene se debe a veces a la fricción que se ejerce en la masturbación durante años. Entonces la gente se puso a discutir que si uno lo tenía muy oscuro, o que el de más allá ya se le veía morado, y así una serie de consideraciones que trascienden el ámbito de lo privado. Cada quien su genitalia.

La etimología de la masturbación proviene de manu stuprare, lo cual equivale a una violación con la mano, en la genitalia propia. Sin embargo, también se le relaciona con manu turbare, es decir, molestar con la mano y con el vocablo griego mastropeia, que es la estimulación sexual previa al acto coital, lo cual viene mucho al caso con el tema que nos ocupa.

Masturbar a la pareja (hoy nos ocuparemos de mano en genitalia masculina) es asimismo una de las primeras formas de acercamiento erótico por parte de las mujeres hacia ellos. Las chicas tocan a sus novios porque ellos guían la mano hacia el bulto o algunas se van directo al asunto sin mediar órdenes del varón, porque desean hacerlo.

Realizar una masturbación no es cualquiera cosa. Posee sus secretos y muchos de ellos se descubren en la práctica y ante todo, con la dirección del varón que va a ser masturbado. No dejen que nadie se vaya a ciegas, guíen, pidan, den direcciones, expresen su satisfacción, para que se termine exitosa y cremosamente la maniobra.

La masturbación para un hombre también puede ser igual de placentera que el sexo oral si se ejecuta con paciencia y aplicación. Primero debemos de sacar el pene del pantalón. Si alguien quiere empezar frotando el bulto por encima, puede ser muy conveniente, pero no se eternicen en ello si no quieren reventar la bragueta.

Cuando sea preciso, extraigan el falo de debajo de la ropa y lubriquen. Yo sé que la técnica del salivazo es la más socorrida, pero quizás puedan también usar lubricante a base de agua, el cual pueden aplicar abundosamente y sin quedarse con la boca seca.

La mano debe aferrarse al tallo del pene con suavidad, pero con firmeza. No lo ahorquen, no lo jaloneen, no lo presionen, ni aprieten demasiado. No sólo porque eso dificulta el paso de la sangre hacia la irrigación de los cuerpos cavernosos del falo, sino porque el pene también posee una piel delicada que pueden irritar. No lo maltraten. Al acariciar no olviden el glande, el cuerpo del miembro, los testículos y hasta la zona de la ingle y los muslos. Un sabroseamiento total.

La masturbación es una actividad que radica en la variación del movimiento y como es manual (y de preferencia con la mano que sean más hábiles), pueden controlarla con ritmo y armonía. Combinen meneo lento, pausado, rítmico y generoso. Sean [email protected] a las reacciones de quien está recibiendo esta caricia y pregunten si está sintiendo sabroso o estimulen con erotolalia, es decir, con un diálogo cachondo que también excite al receptor.

Besen a su pareja en la boca mientras le masturban, acaricien de vez en cuando los testículos de una forma suave y generosa, sin presionar ni usar los cojones como esponja, ni exprimiendo ni apretando de ninguna forma. Una manera efectiva de tocarlos es con la palma de la mano o con las puntas de los dedos, sin provocar cosquillas, para que el individuo no se desconcentre. Si en la caricia se pueden bajar un poco hacia el perineo, es decir, en la parte inferior de los testículos rumbo a la zona del culo, podrán lograr una frotada efectiva y contundente. Vayan con cuidado, porque muchos señores se sacan de onda cuando [email protected] se acerca a la trastienda.

Hablar de la ejecución de una masturbación masculina siempre será un tema extenso y de muchísimas técnicas y masajeamientos, por ello se requiere que, al ponerse manos a la obra y en el pene, apliquen amor, contundencia, creatividad y mucha lubricación para que esos deditos resbalen efectiva y eficazmente hasta lograr una abundosa eyaculación o como cachondeamiento previo a un coito.
22 Octubre 2012 03:00:54
Pornografía ‘educativa’
La pornografía pasó de ser un territorio exclusivo para las pajas de los señores, a un planeta en común en donde las mujeres también abrevamos para ejercer nuestro voyeurismo y cachondearnos. Internet es responsable en su mayoría de que nosotras también consumamos este material, que ya se va diversificando, porque también hay algunos sitios que poseen el símbolo femenino o de la mujer, lo cual quiere decir que es material “seleccionado” para las damas.

Por lo general es de corte lésbico o un poco más producido, es decir, hay una trama más elaborada o quizás un tanto más romántica, por llamarlo de alguna forma. Esto no quita que las chicas vean algo más hardcore, a veces no tanto porque les guste, sino porque ya se acostumbraron a videos más coitales, en donde la dinámica casi siempre es la misma: encuerarse, beso beso, ella chupa, él chupa, coito en varias posiciones y eyaculación en diferentes modalidades: casi siempre visibles para que vean que la pareja ha logrado su cometido encremador.

Pese a que hay filmes hechos por directoras de cine porno, aún con mucha influencia del que dirigen los varones, no he encontrado producciones que sean de mi completo agrado, o quizás tiene que ver que para mi gusto personal la pornografía me resulta sumamente aburrida. He encontrado pasajes más cachondos y que verdaderamente me hacen sudar en libros de Josep Pras, Henry Miller, Anaís Nin, hasta algunos del Antiguo Testamento en el “Cantar de los Cantares”, que describen una serie de calenturencias que propician el humedecimiento de bragas con mucha efectividad. Quizás porque en este caso mi imaginación y la buena narrativa de los antes citados, ayudan a que haya más concentración en el momento erótico, que la obviedad y a veces brutalidad de lo visual del porno, que siempre me resulta muy repetitivo. Eso no quiere decir que deje de ver porno en películas y videos. Pero con dos minutos tengo para saber de qué va toda la trama. Así de buena soy para predecir la pornografía.

Sin embargo, estos materiales poseen cualidades benévolas, porque no solamente sirven para que el señor se haga la paja mientras la esposa duerme, o pretende dormir y lo deja chaquetearse para que a ella no la moleste.

La pornografía puede tener una enseñanza, un esparcimiento y una forma de encender el momento. Es como cuando arrancan el carro en segunda cuando se arrana la batería. Cuando tengan ánimo de ver en pareja sus materiales pornográficos preferidos es buena idea compartirlos para arrancar.

Los contenidos porno también forman parte de nuestras fantasías sexuales. Con ello quiero decir que así como poseemos fantasías que deseamos compartir, hay otras que no. Por ello quizás sea buena idea guardar ciertas cosas para [email protected] [email protected], por razones diversas. Porque a nuestra pareja le sacarían de onda, porque deseamos mantener un ámbito privado, o simplemente porque se nos viene en gana. En el sexo todos tenemos derecho a preservar un espacio de intimidad y éste lo delimitamos nosotros mismos, mientras no dañe a terceros.

Utilizar la pornografía como ayudante también implica que vamos a agregar nuevos movimientos a nuestro repertorio, ensayar nuevas posiciones, realizar chupadas con cierta actitud y bueno, hasta la forma de empuñar un pene puede cambiar, porque podemos ver a profesionales y hasta amateurs exhibiendo sus propias técnicas. Considerando que en el ejercicio de lo sexual [email protected] nunca sabe todo ni termina de aprender, es una maravilla que consideremos esta aportación a la diversidad de acoplamientos.

La pornografía nos ayuda también a ponernos flojitos y cooperando: nos quita el miedo o pudor a realizar ciertas prácticas a las que antes no nos atrevíamos, nos enseña a buscar posiciones que sí podemos ejecutar pese a nuestra falta de flexibilidad o elasticidad, nos ubica en el mapa del cuerpo del otro con mayor facilidad, nos proporciona claves para hallar sitios erógenos que no nos imaginábamos y hasta puede ayudarnos a que nuestro fornicio sea más erótico y hasta sofisticado.

Gracias a [email protected] los que han comprado mi libro en DF y en Monterrey en las ferias del libro. En esas ferias, agotado por completo. Nos vemos en mi página Ivaginaria en Facebook y en @Ivaginaria en Twitter.
19 Octubre 2012 03:00:12
Adiós Emmanuelle
Las manitas de muchos hombres mayores de 30 años se encuentran de luto. Ha muerto Sylvia Kristel, la diosa del erotismo de los años 70 y 80, que protagonizó las más populares películas cuasi pornográficas de la época. De aquellos años cuando las chicas de las pelis atrevidas usaban todo el vello púbico y aparecían en escena con un afro en el Monte de Venus, que hasta parecía que se habían tragado por la vagina a uno de los hermanos Jackson.

Sylvia fue una actriz icónica y su muerte, a sus 60 años, a causa de un cáncer invasivo y tras haber sobrevivido un derrame cerebral el verano pasado, es lamentable por una cuestión de nostalgia. No sólo por sus filmes que fueron la fuente de inspiración de todas esas pajas que muchos señores, ya de respetable edad, se hicieron. Con la partida de Emmanuelle se cierra uno de los capítulos más importantes del erotismo y de la pornografía, que en este caso denominaría como porno soft.

Yo vi sus pelis cuando era adolescente. Obviamente ya eran muy añejas esas producciones, pero era más emocionante meternos al cine Florida a ver pornografía mala, que el contenido de lo que veíamos. Entrábamos con la película ya empezada, vistiendo todavía el uniforme de la secundaria, esquivando a los viejos horribles pajueleros de quienes nos debíamos estar cuidando, y de algunos bichos que circulaban por los asientos. Y entonces todo era ver a la hermosa Sylvia follándose a un montón de señores que ni estaban tan bien dotados y con quienes hacía cosas que ahora se verían bastante aburridas, en paraísos exóticos y tropicales alrededor del mundo. Su primer esposo Hugo Klaus fue quien la animó a aceptar el papel de Emmanuelle siendo ella muy joven. La convenció diciéndole que era una buena idea ir a una filmación a Tailandia, en donde se realizó la producción y la tranquilizó asegurándole que sus padres jamás se enterarían de que había hecho un filme atrevido. Nadie imaginaría que la verían 300 millones de personas en todo el planeta.

(Curiosamente en ese mismo cine vi por primera vez unos pechos desnudos, cuando las salas eran un teatro y trajeron a un ballet de África. Luego vi los senos de la Kristel).

Ella no era precisamente espectacular: era la típica mujer europea muy hermosa, que había sido Señorita Adolescente en los 70 y Miss Televisión Europea, según cuentan sus biógrafos, y de ahí dio el brinco hacia el cine, en una época en que la pornografía aún era un asunto medio clandestino en América, y un negocio tratado con mucha naturalidad en Europa. Con todo y eso la vetaron en Francia un rato y luego volvieron a ponerla en circulación. Era un sinsentido que en el país del beso francés se prohibieran los filmes de la Krystel. En París estuvo en cartelera por 10 años su primera versión de “Emmanuelle”, porque hubo hasta la cuarta parte, además de sus caracterizaciones de Mata Hari y de Lady Chatterly.

La cinta “Emmanuelle” marcó su vida, ya que todos los directores y productores con quienes trabajó siempre la quisieron encuerar, en filmes de toda catadura. Eso terminó por cansar a Sylvia, quien poco a poco fue abandonando el cine para concentrarse en otras disciplinas artísticas.

Después de vivir de las películas para adultos, Sylvia Kristel se dedicó a pintar y vivió en Holanda durante mucho tiempo, habiendo tenido dos matrimonios y un hijo. Llevando la vida “normal” de las estrellas porno europeas que maduran hermosamente, y que se conservan frescas y con la mirada brillante, como si el sexo que prodigaron en la pantalla les hubiese dado un esplendor extra, como el mismo pulimento de la mano al pene de todas las masturbaciones que provocaron. Descanse en paz la última diosa del erotismo del siglo 20. (No te nos vayas a morir Xaviera.)

Les invito a que descubran del erotismo y sus asegunes en mi libro “Ivaginaria”, que estará en la Feria del Libro de Monterrey en el stand del Libros de Nuevo León en el pasillo 1, stand del 9 al 4 y nos vemos en las redes sociales en mi página y en @Ivaginaria en Twitter.

Pornostalgia: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
17 Octubre 2012 03:00:49
Que no se eche…
El acto sexual siempre dependerá de la energía que tengamos. A veces estamos muy calientes, pero el día ha estado tan estresante, que en 5 minutos resolvemos nuestro trámite con la pareja, como si hubiésemos ejecutado una masturbación con la persona que nos acompaña. Es decir, si te hubieras pajeado quizás daría lo mismo, porque no aplicaste todo tu “arte” en el fornicio. Puede ser comprensible de vez en cuando: ni somos máquinas con refill, ni tenemos que ser efectivos ni eficientes la mayor parte del tiempo. Hay penes que ni con una ovación de pie se levantan y vaginas que simplemente no quieren platicar o culos rejegos o boquitas selladas...

Pero cuando alguien en la pareja decide que sólo va a querer sexo oral en la noche, mientras permanece en posición de [email protected]; o siempre quiere abajo para evitar la fatiga; o que no besa ni acaricia ni emociona a la contraparte porque está permanentemente [email protected] o apá[email protected] esa es otra historia.

Uno de los síntomas puede ser que está desaguando sus energías, sus pececillos, en otro lado. Otro puede ser la sintomatología de una enfermedad que le provoca desgano o apatía respecto al sexo. Quizás también signifique que su libido entró en una etapa recesiva. O hay problemas de disfunción eréctil o falta de lubricación y no quiere enfrentarse al fornicio y además a la bronca de tener que discutirlo. O puede ser que sólo sea pura, auténtica y rotunda hueva.

Al convivir en pareja siempre surgirá el problema que [email protected] tenga más ganas que el [email protected], por lo que es preciso tomar cartas en el asunto. Con ello no vamos a devolverle las ganas de follar a nadie, pero debemos ante todo plantear esa situación. La mitad de los problemas de las relaciones se resolverían si [email protected] tuviésemos los arrestos de hablarlo claramente. ¿Para qué nos quedamos con algo atorado, envenenándonos y guardando rencores? La mayor parte de los correos que recibo en donde me plantean alguna pregunta, se trata de eso: de mujeres u hombres que prefieren contarle su bronca a alguien ajeno, en vez de enfrentarlo. En el amor y en el sexo la oralidad no sólo se trata de usar bien la boca y la lengua, sino de que sea efectiva en todo lo que ejecute.

Si tu pareja sólo quiere hacerlo en una posición o sólo quiere recibir sexo oral y él/ella parece inmóvil, salvo por la respiración, trata de acortar el proceso o hacerle notar que ahora tú sigues.

Si tu pareja se encuentra cansado, pero está necio con las pocas energías que le quedan, dile que empiece primero y luego tú continúas. Dando y dando... Si de plano se encuentra muy [email protected] y a ti te da flojera, cancela la operación. No tiene caso que [email protected] se quede contento y [email protected] enojado porque no le saciaron las ansias.

Si tu pareja siempre está [email protected] hazle notar ese estado de hueva perenne en el que se encuentra y conmínale a que te hable claro: un par de semanas sin sexo, puede ser una situación rara, pero si se vuelve una situación permanente es que algo está afectando al organismo de tu [email protected]

Si tu pareja muestra apatía en el sexo, demuéstrale que tú puedes ser más [email protected] llevando ayudantes al fornicio. Procura que no sea tu [email protected] o alguien que hayas levantado en la calle, ash. Se trata de usar juguetes eróticos, películas, aceites, masajeadores, dildos y todo lo que pueda reanimar a ese [email protected] Quizás no van a echar mano de los accesorios todas las veces, pero la sola emoción de la variedad cuenta mucho.

Si tu mejor gallo o gallina se echa, hay que tener paciencia si en realidad te importa esa relación y deseas que crezca y evolucione. No es cuestión de edad, ni de falta de amor o deseo: es solamente uno de esos periodos de sequía o de veda que cada persona asume en su ser sexual.

Les invito a comprar mi libro “Ivaginaria” en el stand de Libros de Nuevo León (9 al 14), pasillo 1 (uno), en la Feria del Libro de Monterrey: ahí encontrarán todo sobre el beso negro, el sexo oral, el clítoris, el punto G y otras cuevas sagradas.

No prende
15 Octubre 2012 03:00:15
Y no te aferres
Gente, no se me desesperen. Si se encuentran en una situación en la cual ustedes están sosteniendo la mano de un [email protected] en su momento de crisis de pareja y [email protected] no quieren dejar una relación tóxica, sólo les digo una cosa: díganle a sus compas o a sus comadres que no se aferren. Como un mantra. No lo lograrán a la primera, ni a la décima, pero lo conseguirán después de porfiar.

¿Por qué las personas se aferran a una relación tóxica? La primera respuesta deviene en una sola situación: baja autoestima. Pero también muchos factores de estabilidad emocional, física, económica, quizás sexual y de algunas otras índoles que no son fáciles de resolver.

Al final acabarán tronando los [email protected] y entenderán que esa relación no les aporta nada en ningún sentido. Cada quien aprende en sus tiempos y circunstancias. [email protected] no quieren dejar a sus [email protected] sin sus dos padres. [email protected] simplemente no pueden sostenerse económicamente. [email protected] de más allá simplemente desean tener a alguien a quien amar y una liana de donde colgarse. La desilusión es un camino largo y nebuloso que tarda mucho en hacerse claro, y cada quien posee sus tiempos para desafanarse.

A las personas que ahora están hundiéndose en el barco de una relación deben preguntarse: ¿soy una mejor persona con esta relación?, ¿en esta condición saco lo mejor de mí para salvarla aunque no tenga sentido?, ¿mi pareja va a hacer lo mismo para salvar lo que tenemos?, ¿me parece que doy más de lo que me dan y no hay indicios de que reciba una alegría por todo lo que estoy haciendo?, ¿me están siendo infiel y por más que hago por tolerar y resolver, no estoy viendo avance alguno?, ¿me siento cada vez más [email protected] pese a que estoy intentando salvar al mundo por mi cuenta?, ¿insisto en querer todas esas cosas que sé que mi [email protected] no es capaz de darme?, ¿luché tantos años/meses por recuperar lo mejor que teníamos en el principio de nuestro idilio?

Sorpresivamente siempre hay gente que se encuentra en este momento cavando el hoyo en donde enterrarán su relación mientras intentar salvarla, pero toman la previsión de prepararse para el abandono por su parte o por parte del [email protected] ¿Para qué seguir sangrando?

Por puro asunto de autoestima debemos de reconocer el instante en que debemos de parar de patalear en el agua porque eso nos llevará a hundirnos más. Siento mucho decirlo y escribirles eso a todas aquellas personas que se encuentran en esa situación en que no van a darles lo que desean. Las relaciones siempre son esperanza: de trascender, de crecer juntos, de forjar proyectos juntos.Pero nadie tiene la obligación de mirar al mundo con los mismos ojos que nosotros lo hacemos, por ello es necesario darnos tiempo para saber si realmente estamos empatando con quien queremos hacerlo. Y además todos conocemos a nuestra gente. Podremos ser unos auténticos inútiles para juzgarlo, pero siempre hay una alerta que nos anuncia cuando las cosas no van bien.

Pero remontemos el asunto del azote: seamos .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo). Si no conseguimos de una relación lo que anhelamos; si nos hallamos en un momento infeliz en el que no podemos empatar los deseos del [email protected] con los nuestros y eso parece imposible; si somos los que más aportamos y es evidente que la otra persona no es equitativa y no tiene ánimos de querer dar más, es momento de irse y agarrar otro rumbo. Ya sé que suena fácil en lo escrito y que parece algo que aunque es preciso hacer, no sienten ganas de ejecutarlo. Pero éste es el momento de pensar por uno mismo y por las personitas que dependen de nosotros. No es justo arrastrar a nadie a ningún infierno.

Disculpen la crudeza y que parezca insensible, pero no lo es: esta vida está hecha para ser felices porque es un tramo demasiado corto, y nadie más que nosotros tenemos la capacidad de forjar esa realidad.

Recuerden que mi libro “Ivaginaria” estará en el stand de Libros de Nuevo León en la Feria del Libro de Monterrey, y nos vemos en @Ivaginaria en Twitter y en Facebook en mi página de Ivaginaria.
12 Octubre 2012 03:00:02
Si yo fuera mujer
Estaba yo hermosamente de pie junto a mi vehículo mientras lo terminaban de secar después de la lavada, y escuchaba en la radio una canción que decía: mami, que bueno que soy hombre, porque de otra forma acabaría en un burdel.

Creo que es una pregunta universal aquella de: ¿qué harías si fueras mujer?, cuestionándole a un hombre y viceversa. Las mujeres a veces responden que asuntarían algo con el pene, y casi siempre pensamos en la funcionalidad de tener una manguera para orinar de pie y en donde sea; con la inconveniencia de que podemos arruinarnos los zapatos con la gota traidora. O peor aún: no me imagino meando de pie y luego que caiga el producto de la sacudida en mis medias. Técnica que [email protected] [email protected] travestis ya tienen bien dominada, por supuesto. Una vez en el bar El Jardín vi a uno antes de que procediera a la micción y con una sola mano bajo media, subió falda y procedió abundosamente.

Otras dicen que quizás se masturbarían de formas creativas: la mejor que escuché fue la de una chica que comentó que ella si fuera hombre, ergo, tuviese pene, se masturbaría con el guante de jardinería que tiene y que está rasposito. Cómo se ve que no alcanzamos a comprender del todo la sensibilidad del falo, pero no dudo que haya quienes tengan piel de cocodrilo en el priapo y aguanten semejante frotada. (Apuntar esa idea para luego.)

Los hombres que se franelean con la idea de ser mujeres y les gusta jugar con ello, dicen que se estarían tocando todo el tiempo o masturbando. Además si ellos fueran mujeres, serían absoluta, rotunda y desguangadamente putas. Así con esa palabra, la más satanizada de todas.

Vean nada más como ejemplo la canción: qué bueno que nací bato, porque de lo contrario me estaría ingresando kilómetros y más kilómetros de falos, en un echadero y en el papel de mujer trabajadora sexual. Y asumo que si este señor fuera sexoservidora cobraría, porque sería una muy mala idea que lo hiciera gratis. Sobre todo porque a la frase de “si yo fuera mujer, sería bien puta.” le sigue “y estaría bien buena.”

Es decir, los hombres que imaginan su vida como mujeres del burdel, como dice la canción, recrean su sueño travesti combinándolo con sus deseos como varón heterosexual (“bien buenotas, bien chichonas, cinturita, muy caderonas, muy piernuda”: dirían finamente), pero a la vez hay una intención, ciertamente con una orientación homosexual.

Cuando el señor te explica cómo la armaría en papel de “vieja” ya tuvo mucho tiempo para pensar qué haría con su cuerpo, a qué se dedicaría, y si le invitamos un six y le rascamos más, nos va a terminar confesando cuál es su tipo de bato. Hace cinco años en mi encuesta de “¿cuál es el hombre más guapo”, entre varones, resultó ganador el actor Johnny Depp. Tendría que hacer una nueva recolección de datos para saber cuál es el sujeto de la fantasía gay de los señores, hoy en día.

Lo que no entiendo es por qué algunos que tratan muy mal a las trabajadoras sexuales y que tildan de putas a algunas muchachas, sólo porque eligen el número y frecuencia de sus parejas sexuales como les viene en gana, se imaginan a sí mismos como mujeres. ¿Qué está pasando ahí? ¿Se está revirtiendo la tesis freudiana de la envidia del pene? ¿Quieren hacer la vuelta charra? ¿Son transexuales que no saben que son transexuales? ¿Se están proyectando? ¿Les entró una comezón de la cual no pueden deshacerse? Me parece un tema interesante, sobre todo porque no me alcanzo a imaginar a mí como hombre, con todo lo que ello implica. Salvo un texto que hice alguna vez, que se llamaba “Un día como hombre” y en el cual sólo hablaba de cosas que le haría a mi pene si fuese varón. Y todas era puras manoseadas ñoñas, nada que ver con esos trabajos científicos, alquímicos y aerodinámicos que se inventan algunos muchachos que gustan de jalársela en demasía.

Las canciones pueden ser cada vez más malas y con contenidos estupidizantes, pero no podemos negar que la idea de un travestismo disfrazado sigue ahí.

Trannies: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
10 Octubre 2012 03:00:19
Hiposexual
Siempre estamos del lado activo y ejecutivo del sexo y nunca miramos hacia donde están las personas que no tienen ganas de fornicio. La demisexualidad o hiposexualidad es la actitud sexual de muchas personas, quienes simplemente no ven al sexo como una de sus prioridades. En algunos casos, prescinden del acto sexual casi del todo. Muy diferente al celibato, que está relacionado con una comanda religiosa, o espiritual o de otra índole, que les impide la carnalidad.

Los demisexuales o hiposexuales se masturban muy poco, ejecutan el acto sexual un par de veces al año, y son prácticamente asexuales, es decir, indiferentes al fornicio en cierta medida. Porque si encuentran a alguien que tenga sus mismas pulsiones sexuales o libido similar, o se lían con quien sea comprensivo con sus hábitos sexuales, entonces serán afectivos y cercanos. Desarrollan con facilidad vínculos emotivos, pero repito: su onda no es franelear. Porque se trata también de una reserva de intimidad y privacidad sin contacto, que los demisexuales o hiposexuales, plantean a su alrededor.

Esta actitud sexual me parece muy interesante porque siento que es poco comprendida. Asumimos, a veces de forma machista o por ególatras, que nos encanta el sexo y que además somos las meras piolas del fornicio. Como si la cantidad de metisacas nos hiciera mejores personas o amantes. A la larga la gente se vuelve patética al repetir sin ton ni son lo buenos que son en la cama, porque ésa es una mentira que sólo el que la dice se la cree.

A cada quien le gusta lo que le gusta, y si las personas demisexuales o hiposexuales nunca apetecen del sexo o tienen poco deseo sexual, creo que no es problemático. A menos que se líe con una persona de un alto nivel de libido, lo que puede ser posible, aunque sea remotamente.

Siempre me ha gustado mucho Jorge Luis Borges y es uno de mis autores fundamentales. Amén de su portentosa obra literaria y de su maravillosa mano para hacer más pleno nuestro idioma, Borges siempre se condujo como un autor culto, reflexivo, mordaz, lúcido y memorioso. Pero de folladeras nada.

Estuvo casado, estuvo de novio, pero a ninguna se le escuchó decir que Borges se haya propasado como un pelado, cosa muy diferente a su compadre Adolfo Bioy Casares, quien con trabajos lograba aquietar su bragueta. Borges, a mi consideración, fue asexual. Quizás demisexual o hiposexual, pero la verdad es que a quién le importa... Lo juzgamos por la obra que nos ha dejado, no por su bajísima libido. Era cortés, un caballero, muy gentil, quizás algo misógino algunas veces, pero hasta ahí.

La frotada nunca fue lo suyo y se le notaba. En sus libros no posee el vibrato extraño en las letras de algún escritor o escritora cachondos o muy sexuales, quienes escriben cosas que oscilan entre la locura y palpitaciones, que son tóxicos y autodestructivos, o que son puras explosiones seminales a veces mal escenificadas. Borges era todo filosofía y poesía, estéticamente impecable.

Quizás mi amor por él, he entendido mejor la actitud demisexual o hiposexual. Es el deseo de una persona no tener deseo. Hacen su vida en la cotidianeidad sin ver al sexo como ese vacío que por otra parte, mucha gente quiere llenar a fuerzas. El sexo también parece una competencia absurda: hay que detenerse a gozar cada segundo para que verdaderamente sea bueno. Si nos ponemos artesanales y al detalle, vamos a vivir el fornicio como si fuera el gran viaje.

Como si faltaran etiquetas en este mundo, se clasifican en hiposexuales, anhedónicos y apragmáticos. Hasta para las asexualidades hay categorías, porque para las palabras del sexo siempre habrá nuevas formas de nombrar las muchas cosas que engloban sus asegunes.

Es un alto porcentaje el de las personas estresadas o enfermas que pueden atravesar episodios de hiposexualidad, pero ésta por lo general será una actitud permanente y una forma de vida normal y apacible para quien sea así, por naturaleza. Y cada quien hace con su genitala lo que le plaza y lo que no.

Mi libro estará en la FIL de Monterrey en el stand de Libros de Nuevo León, pregunten por Ivaginaria. Nos vemos en Facebook en Ivaginaria y en @Ivaginaria en Twitter.

Nunca: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
05 Octubre 2012 03:00:06
Los pequeños detalles (ash)
Cada vez que realizamos un acto que signifique un pequeño detalle en el sexo, le agregarán el valor agregado al fornicio, que eso es algo que pocas personas tienen y es la razón por la que se vuelven referentes de nuestras conversaciones cuando queremos presumir (o fingir que hemos tenido) buen sexo.

Y ahora sí, hablamos de sexo, bien hecho y reposado, nada de rapidines ridículos en oficinas incómodas o motelazos peregrinos o de nada más para cumplir porque ya se durmió el niño.

El fornicio inolvidable siempre es un enorme trabajo, y todo se encuentra en los pequeños detalles. No es muy recomendable ir al sexo pareciendo estar muy urgido. Esto les pasa a [email protected] en algún momento, y es verdaderamente divertido. Siempre hay uno más ganoso que el otro, eso es normal. En temperamentos golosos iguales siempre hay broncas, porque por más rico que se froten, siempre terminarán de la greña. Es parte de su encanto. Pero traten de no tirarse encima de esa pobre alma que va a estar con .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo). Eso le quitará presión al acto sexual y sobre todo ayudará que se relajen y lubriquen. No es bueno ir a hacer el amor tan estresado por el hecho mismo.

Otro de los detalles fundamentales es no presionar a cosas que la otra persona no quiere hacer, y sobre todo, no insistir en lo mismo después de que te lo dijeron mil veces. Hay aferrados que quieren que la señora se “baje” a fuerzas. O unas locas que andan apurando a su pareja a que tenga otra erección. Esto no es refil, señoras, hay que esperar y sobre todo no enloquecer. Ser comprensivo en el sexo es un acto de compasión que marca a las personas, un rasgo que nunca se olvida.

Como a nadie se le da la gracia de besar con toda facilidad, nunca olviden que deben volver continuamente al sitio en donde empezaron. El sexo inicia en la boca. Quien no se aplica a besar a su pareja continuamente, va cortando un lazo íntimo que fue fundado más allá del tiempo en que ni siquiera sabían que sentían amor.

La cortesía de esa pregunta “¿quieres venirte primero?” es la candorosidad más ñoña que he escuchado en el universo. Aunque ustedes procuren hacer sentir a su pareja como si flotase, mientras ustedes se la follan, es necesario que valoren que ustedes la están meneando. Ergo, se emocionan y necesitan aliviarse. No sientan temor de terminar primero que el [email protected], sólo fue un tiro al aire y suponemos que hay más balas. Si quieren administrar sus orgasmos precoces, entonces hagan como el tráfico en los altos: uno y uno.

Cualquier persona va a tomar como una delicada cortesía que el otro le ofrezca un condón en el acto sexual. Sea mujer u hombre. Y sí consideren como una afrentosidad si les dicen que mejor a pelo. ¿A quién se le ocurre andar de ligue en el antro sin blindarse la genitalia? Sólo a gente que no sabe o que sabe, pero es necia. Ya todos saben el truco, ponérselos y hasta quizás nada más por flojera no lo usan. Sólo recuerden que no tenemos un sistema de salud que nos ayude a salir bien librados de las infecciones de transmisión sexual.

Siempre hablamos de sexo responsable, consensuado, no violento y protegido, pero al final de cuentas nos quedamos a medias porque queremos complacer a la pareja de ese momento que se ve “tan limpio” o que es bien bueno, pero nos obliga a hacer cosas que nos molestan o lastiman.

Un detalle que siempre aporta al sexo la diversidad, es ponerse a modo para cosas que nunca antes habían realizado. Es uno de los pasos más extremos, pero que una vez salvados, pueden derivar en prácticas muy placenteras, como los tríos (para quien se sienta preparado) o para cambiar de posición. Hay gente que ha follado toda la vida en la misma pose y sigue queriendo vivir.

Los invito al stand de Libros de Nuevo León en la Feria del Libro de Monterrey, ahí pueden encontrar mi libro. Y nos vemos en las redes en @Ivaginaria y en mi página de Ivaginaria en Facebook.

¿Y el masaje?: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)

01 Octubre 2012 04:00:45
Infieles
Ella se peleó con su novio un viernes por la noche porque él no quería llevarla a la fiesta de [email protected] de la escuela. En la mañana sintió remordimientos: ¿qué podía pasar de malo en la honorable fiesta del cuerpo docente de una preparatoria federal? Llena de culpas por haberse portado como una loca controladora, acudió a la casa de su amorcito para disculparse. Era media mañana. Tocó la puerta y abrió el muchacho aún en pijamas. Él le dijo que le agradecía mucho por haber ido, pero que en esos momentos se sentía un poco ebrio-crudo. Había bebido hasta las primeras horas de la mañana. Pero ella sospechó algo porque el individuo no la invitó a pasar como regularmente lo hacía. Lo hizo a un lado y entró al cuarto, y ahí estaba una de las compañeras maestras del individuo: dormida, desnuda y suponemos que cruda-ebria. Aquella agarró la ropa de la muchacha, la aventó a la calle, levantó a la maestra de los cabellos y le reconoció el rostro porque su novio se la había mostrado antes señalándola por su apodo: la mosca.

“¿Te acostaste con la mosca?”: preguntó a gritos la noviecita, “siempre dices que está horrible”... “No te enojes, estaba borracho y no supe... además ella es la menos peor de todas las profesoras...” Al final la novia terminó perdonándolo, según me contó esta lectorcita al final de una conferencia que dí hace poco en Saltillo, pero terminaron luego porque lo volvió a cachar. La infidelidad no es para principiantes, ni para gente malacopa, ni para quienes tienen mala memoria.

Recordé la anécdota de esta chica al ver el programa “Infieles”, un reality show en donde pescan en la mera movida a quienes les ponen los cuernos a sus parejas, y casi todas las escenas son iguales a la que describí en la historia anterior. Poseen todos los elementos: un triángulo amoroso, sorpresa, indignación, ridículo y violencia, en mayor o menor medida.

No podemos evitar la infidelidad con ninguna columna. Es como un virus que afecta a una relación y es muy común, porque aunque sea por una vez en sus vidas [email protected] en la pareja ha sido infiel en pensamiento, palabra, obra y omisión.

Pero si un día los cachan en la movida (encuerados follando o después de follar o en una situación que no deje lugar a dudas):

1.- No nieguen, no afirmen, no pidan perdón en el momento de ser .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo). Todo lo que digan no servirá de nada. Busquen la salida más cercana con el tafanario apuntando hacia la pared y huyan. Nadie perdona, comprende o razona después de enterarse de que la genitalia de su pareja ha sido intervenida.

2.- Asume que tu vida cambiará a partir de ese momento. Si la relación te importa, prepara un buen argumento y tu cartera. Tendrás que arrastrarte un buen rato y en dado caso, hacer un gasto fuerte para que tu [email protected] olvide tu desfiguro. Si la relación no te importa, ya te libraste de la bronca que quizás no sabías cómo resolver.

3.- Pide disculpas sea cual sea el estatus de tu relación de pareja. No quedes en la memoria de nadie como un [email protected] y muchos menos, dejes a tu mamacita a merced de la maledicencia de alguien que heriste.

4.- Si eres infiel con alguien que no sabía que tenías pareja, también pídele disculpas. A nadie le gusta ser [email protected] y menos los escándalos por infidelidad.

5.- Si te perdonan, haz un esfuerzo por ganar la confianza que has roto, pero asúmelo: no volverá a ser igual y tu correa estará más apretada. Y prepárate: a quienes les ponen los cuernos se les viene de pronto la idea peregrina de pagar con la misma moneda y también tendrás que perdonar.

6.- En algún momento tu pareja te pedirá todo tipo de explicaciones sobre tu infidelidad. Desde las razones de tu traición hasta detalles morbosos sobre lo que hacías, en dónde y a qué horas y si te gustaba. [email protected] engañ[email protected] siempre muestran una compulsión un tanto enferma por saberlo todo. La única respuesta a todas las preguntas es: “fui un idiota, ni siquiera me gustaba tanto...” No hagas más hondo el pozo.
28 Septiembre 2012 03:00:45
Haciéndole al faquir
El sexo oral o felación es uno de los actos que a los hombres más gustan, y debo decir, venga de quién venga. Muchos machines de membrete han sido agasajados con una boquita bigotona (y no me refiero a la de mujeres que no se depilan la zona del bozo.) y ni gestos le hicieron. Quizás porque se lo hicieron bien no pusieron reparos inútiles. También es una creencia de que los señores son los que mejor abordan al falo con una hábil lengüetada, así como se cree también que las damas ejecutan un cunnilingus más elaborado a otras. Ninguna de éstas aseveraciones puede ser tomada por cierta.

En mi libro en la sección de "Hombres" se reafirma el valor del guagüis o la felación o la chupada o como mejor le quieran llamar, pero ante todo insisto en que quien da la caricia en el pene con su boca, labios y lengua, debe ser generoso, pero coordinado. Amoroso, pero también salvaje. Muy bucal, pero manual a la vez. Rítmico, armónico, que combine las velocidades de la frotación, con mano, boca, lengua labios y mucha imaginación.

El oficio de la felación es de boca, mas nunca de dientes. No hay que meter en acción a las fauces. La piel del falo es sumamente delicada y una mordida leve puede ocasionar una cortada, y si sangra y el pene se encuentra en nuestra boca sin protección, no es un escenario agradable. [email protected] se avientan a pelo la chupada y no es muy recomendable, en especial si no es una pareja fija, monógama o establecida. Que con éstas anteriores tampoco existe una garantía de nada. [email protected] no sabe en dónde anduvo el pene de aquel y luego confiadamente se procede a chuparle sin protección, y sabrán las diosas.

Y hablando de garganta: aunque en la emoción de la chupada el individuo intente empujar su cabeza para que el pene llegue más adentro de la cavidad bucal, inviten a su pareja a que no haga esto, porque puede ocasionar problemas muy vergonzosos, como que se pueda provocar un poco de asco y en el peor de los escenarios, alguien vomite al sentir una náusea. Es uno de los momentos anticlimáticos más célebres en la vida sexual, junto con la ocasión de quien alivia sus execrencias al ser estimuladas sus esfínteres en una penetración anal.

Hay gente que puede pegarle al faquir y andar de tragaespadas ingresando un pene entero de un tirón a su boca. Hay mucha gente que no. Con cuidado y vayan tramo por tramo. También depende del tamaño, pero en esas no me meteré hoy porque no acabaríamos.

Una de las preguntas más frecuentes sobre el sexo oral hacia los hombres es en dónde se debe de recibir el semen. ¿Tragar o no tragar? He ahí el dilema. Mi recomendación es no tragar, por las razones de protección antes referidas, pero pueden recibir la emisión seminal en la cara, en los pechos, en el cuello (en especial si se está haciendo una felación y un masaje ruso, que es la masturbación del pene entre los pechos femeninos) o en otra zona del cuerpo de donde se puede lavar fácilmente. Si cae en los ojos enjuaguen de inmediato, de lo contrario les dolerá mucho y se enrojecerán los globos oculares.

Y a quien recibe este amor en su pene, una sugerencia: no traten de eternizar la chupada que les están dando: los labios y las rodillas también se entumen.
26 Septiembre 2012 03:00:12
El comercial de los [email protected]
Analizar la publicidad siempre es un dolor en el tafanario, y más en México, en donde aceptamos todo con sumisión y agachadez, en la mayoría de los casos. Ahora que somos un país que ya no puede comer huevos porque es un lujo, en donde estamos a dos minutos que nos atoren con una reforma laboral bastante cuestionable, entre otras desgraciadeces, no me sorprende que no veamos la discriminación, el sexismo, la misoginia y el machismo.

Hace poco sacaron de circulación un comercial de un refresco dietético porque defendía el machismo. O al menos esos fueron los argumentos que esgrimieron el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) y del Instituto de las Mujeres del DF (Inmujeres-DF).

Entiendo que [email protected] no hayan visto nada de malo en el comercial y hasta lo defendieron. En mi página de Facebook en las redes sociales la mayoría de la gente expresó que no encontró ningún elemento nocivo.

El slogan de la publicidad dice: Macho es mi novio porque... Y ponían a varios varones en situaciones en que se “solidarizaban” con las mujeres. Los mensajes eran cosas como: macho es el que se levanta a las cuatro de la mañana para darle a comer a un bebé; macho es el que grita a los cuatro vientos que se encuentra en una relación; macho es el que está en pareja hace cinco años; macho es el que sabe los programas de la lavadora; macho es el que lee revistas de chismes... Puras cosas que nos dejan a las mujeres como unas babosas, frívolas, taradas, “lavadoras de dos patas” como diría por ahí algún jumento.

Sin embargo, a los hombres también los pone en mal. Los ubica como entes domesticados, a quienes ya les pusieron la correa porque no tuvieron otro remedio; los hombres de ahora conocen todo sobre las actividades domésticas, a veces mejor que sus señoras, madres, hermanas o novias; los hombres de ahora cuidan bebés, son padres amorosos y buenos, que crían [email protected] [email protected]; que saben expresar sus sentimientos sin parecer “maricas” otro término horrible para reprimir el corazón masculino.

Y lo peor del comercial, es que usan la palabra macho con uno de sus peores significados, distorsionando por completo la realidad. No niego que aún existe el machismo casi como una enfermedad mental, que se relaciona con violencia, irresponsabilidad, huevonería, infidelidad, arrastradez entre otros muchos infiernos.

El comercial sí tiene una enorme tara y si lo quitaron, será de mucha ayuda para no seguir fomentando modelos sexistas que afectan tanto a hombres como mujeres, distorsionando realidades y afectando la educación en equidad de género con el país. Pero me sorprende mucho que la gente no lo vea o no lo quiera ver. El planteamiento de ese anuncio fue absolutamente equivocado, errático y no ayuda en nada a que vivamos en la igualdad que tanto necesitamos en el país.

No quiero defender ni a hombres ni a mujeres, porque cada sexo género tiene sus asegunes. Ahora las mujeres “poderosas” son “cabronas” abusadoras de señores que agarran de los testículos hasta sacarles lo que ellas desean. También se replica la imagen del macho que manda a su señora a que le sirva los alimentos y le caliente las tortillas, como si estuviera impedido para hacerlo por sí mismo. Pero más allá de estos arquetipos nocivos, están los hombres y mujeres que colaboran y se complementan entre sí, porque han comprendido que este mundo necesita que nos tomemos de las manos para ser más armonioso y justo.

Hay muchísimos comerciales que no han eliminado de los medios de comunicación que siguen fomentando la discriminación, el sexismo (que discrimina a hombres y a mujeres), así como la homofobia, lesbofobia, bifobia, transfobia entre muchas otras. Nos quedaríamos con menos de la mitad de la publicidad si se quitaran todos ellos.

Sin embargo es la chamba urgente de los publicistas evitar estos errores. Y lo peor de todo: muchas mujeres poderosas y encargadas de los anuncios, quienes son las que los crean, diseñan y hasta organizan las pautas para que sean transmitidos porque subestiman nuestra inteligencia, son las responsables, junto con los señores.

Hay que meterle un poco de raciocinio a la publicidad y criticarla. Por nosotros, por nuestra dignidad.
24 Septiembre 2012 03:00:35
La inexistente histeria
A quienes han ido a un show de estrípers masculinos en donde el público se conforma eminentemente de damas, me darán la razón: el ambiente parece el de un gallinero en el cual acaba de estrellarse un ovni. Las mujeres no paran de gritar, enloquecen, ponen billetes en tangas, franelean al tipo y temo decirles, queridos novios y esposos de algunas, he visto a las mejores mentes de mi generación haciéndole felaciones a señores que llegaron a una despedida de soltera vestidos de policías o de bomberos. Y a pelo... Así es que ya saben la razón de aquella comezoncilla que les aqueja.

Las mujeres en un show de sexo en vivo o en uno de encueratrices masculinos, siempre se calientan, y en el caso de los estrípers, ellas actúan enloquecidamente por dos razones: porque en verdad se cachondean demasiado y sacan el vapor. El impulso sexual femenino es muy grande, casi podría decir que insondable, pero ha estado tanto tiempo tan reprimido por las culturas machistas y patriarcales como la nuestra, que lo mantienen a raya. Ergo, si les muestran a un individuo voluptuoso y semidesnudo, casi enloquecerán. Más aún si en casa tienen a una garra que ya no tiene erecciones.

Les recomiendo a [email protected] que vean una película que ilustra perfectamente este hecho: “Hysteria”, dirigida por Tanya Wexler. Este filme muestra lo que es el deseo sexual femenino, pero sobre todo, el que no ha sido saciado. Es asimismo la historia del médico inglés Mortimer Granville quien fue el inventor del vibrador, que primero fue eléctrico y luego a base de baterías.

Granville fue el precursor de un falo mecánico y vibratorio para las señoras, ante la enorme consulta de mujeres que hacían filas para recibir alivio sexual o llegar a un paroxismo histérico, el cual era sanado con un masaje digital. Es decir, las damas iban al médico (imaginen esto en la época victoriana, cuando ni siquiera se nombraban los genitales) a que les metiera un dedo en la cavidad vaginal para masturbarlas. Ésa era la curación. Era un doctor que curaba a sus pacientes femeninas dedeándolas, nunca mejor dicho. Y éste era un consultorio perfectamente honorable, ya que la enfermedad que se “trataba” era la histeria, un presunto padecimiento que se le achacaba a las mujeres y que apenas hasta el siglo pasado fue catalogado como un mito e invención de las sociedades machistas.

Histeria significa útero en griego, entonces la masajeada que les daban los médicos a las damas victorianas trataba de acomodarle este órgano a las señoras, porque ante la alteración emocional y física que presentaban algunas como síntomas, se presumía que algo andaba mal en los organismos femeninos. Nunca pensaron que se trataba de alguna alteración hormonal, o del inicio de la menopausia, o algún retraso o adelanto en el ciclo menstrual o simplemente que no estaban recibiendo atención en el fornicio y estaban insatisfechas en la cancha sexual.

Ergo en la manipulación médica ellas experimentaban orgasmos maravillosos, quizás nunca antes vividos con sus maridos o parejas en casa. Me pareció muy lindo ver en la película a todas esas personajas gozando hasta la nota más alta, en la trepidación de sus paredes vaginales alcanzando un placer verdadero, más aun siendo mujeres que sabían perfecto que el acto sexual estaba absolutamente destinado a la reproducción. La educación en el placer era algo extraño y desconocido, incluso hoy en día. (Ha poco me preguntó una muchacha que si entonces no era malo follar a diario...)

Los hombres siempre justifican el machismo y el sistema patriarcal diciendo que ellos “tienen sus necesidades”, sin pensar que nosotras también las tenemos y quizás más feroces, pero no por ello exigimos que haya trabajadores sexuales en cada esquina o en una zona determinada. Sus “necesidades” son también parte de un constructo para justificar muchas conductas machistas despreciables, como la de socavar el deseo femenino. Lo bueno es que ha mucho el cuerpo femenino soltó amarras de las órdenes patriarcales, al menos en ciertas partes del planeta.

“Hysteria” nos muestra el origen de uno de los mejores amigos de las mujeres y algunos hombres (los gays y quienes le completan el gasto a su señora usando uno). Hay que verla.
19 Septiembre 2012 03:00:23
Pimpón no se lava bien
Cuando alguien me pregunta que cómo debe de hablar a sus [email protected] acerca del tema de la sexualidad, lo primero que respondo es que es preciso esperar a que se dé la ocasión o que pregunten. Y ambas cosas se presentarán, ténganlo por seguro.

La educación sexual inicia desde temprana edad explicando las bases y con ello me refiero a la anatomía. Todas las partes del cuerpo deben ser nombradas, llamadas por su denominación original, empezando desde la cabeza, pasando por los brazos y piernas, los genitales, el ano hasta llegar a los dedos de los pies. Hasta nuestros dígitos tienen nombre, y a pocos se les ocurre decirle a una criatura cómo se llama cada uno de ellos.

En la canción de Pimpón, cuando se lava la carita, el muy atascado sólo se atiende la fachada, y no quiero pensar en qué estado se encuentran su tafanario, su pene o las corvas y las ingles.

En el afán de ser mojigatos, olvidamos decirles a [email protected] [email protected] que se laven bien. La vulva si no se limpia adecuadamente guarda residuos de orina, y cuando el vello púbico aparece, las posibilidades de una situación de poca higiene se multiplican si no se atiende esa zona con el contacto abundoso del agua.

La vulva, la zona genital femenina, se puede lavar perfectamente con agua, o con jabón neutro o con shampoos especiales para la zona. No concuerdo con algunas feminazis que insisten en que la zona genital femenina debe oler a ídem, pero sí es imperativo que, si van a utilizar productos de higiene para la genitalia, consulten a su médico o bien investiguen bien de qué va ese limpiador. Recuerden que se puede resecar, causando molestias. A las niñas se les debe enseñar que cuando se bañan se deben lavar todo el cuerpo adecuadamente, pero ante todo, indicarles la importancia de la responsabilidad que tienen para con su cuerpo: deben de cuidarlo para que no se enferme, arroparlo cuando haga frío, indicar cuándo se sienten enfermas o les duele algo, e insistir en que nadie puede tocarlas, acariciarlas o agarrarlas de forma violenta o invasiva y que si esto sucede deben de decirlo a su padre o madre. Y como bien decía aquella campaña, que ya no sale por desgracia: contarle a quien más confianza le tengan.

En el caso de los niños la higiene también es prioritaria e indispensable. Todos, hombres y mujeres biológicos, producimos un desecho llamado esmegma. En la zona genital femenina se acumula en los labios y en la zona del clítoris, y se remueve con agua al lavarnos en el momento de la ducha.

Para los hombres es preciso que hagan lo conducente, de lavarse bien el pene con agua y jabón, para que se elimine este desecho. El esmegma es como una pasta blanca, a veces con olor fuerte, dependiendo del organismo de cada persona. Es más notoria la presencia de esta sustancia en hombres que no poseen el pene circuncidado. Para quienes no saben cómo es un falo con circuncisión, éste luce como si trajera un suéter de cuello de tortuga o una capucha arrugada. El pene circuncidado se parece a Darth Vader. Al verlo se darán cuenta, pero es necesario saber estos datos.

Otro sitio que muchos creen que ya está limpito nada más porque le cae agua es el ano. Aunque el chorro acuoso caiga en las nalgas, es preciso que ésta llegue hacia la zona anal para evitar la acumulación de residuos de excremento que provocan infecciones y mal olor. Un poco de jabón neutro, tallar tallar y listo.

Y recuerden que no hay toallita húmeda que pueda contra la benévola y limpiadora agua y jabón, para quien así lo prefiera. Nada de baños toreros o vaqueros, que con éstos no limpiamos bien nuestra genitalia y zona anal. La higiene siempre será un sinónimo de salud y bienestar del cuerpo. Obsesivos de la limpieza, de esos que se lavan las manos cinco minutos, absténganse de hacer lo mismo con sus genitales. Los pueden resecar y causar muchas molestias.

Nos vemos en las redes sociales en mi página Ivaginaria en Facebook y en @Ivaginaria en Twitter.
31 Agosto 2012 04:00:18
La última y me caso
De una vez les adelanto: la persona que acepte darle a su ex pareja una jornada sexual porque ésta lo solicitó como despedida de [email protected], va por su propia cuenta y riesgo. Y si lo van a hacer, que no sea gratis, ash...

Esta ceremonia de último descorche se realiza debido a que, en un momento de pánico y de lucidez, la persona que se va a casar se da cuenta que “técnicamente” ya no puede repartir la genitalia entre la comunidad, porque estará en estado de contrato matrimonial y de [email protected] individuo se espera cierto apego a la monogamia.

La pregunta sería: ¿será justo hacerle el favor a esa persona próxima a casarse?; ¿será igual de [email protected] cuando te llegue tu hora de contraer nupcias?; ¿valdrá la pena rayarle la pintura a esa persona?; ¿en serio necesitas franelearte a la carne ajena?; todas las interrogantes son válidas, pero me sigue pareciendo un abuso de poder.

Por lo general quienes le solicitan el último brinco a sus ex parejas saben a quién pedírselo (porque puede pedirle el tafanario a todo su historial de guerra con el pretexto de que le van a poner el bozal matrimonial). No van a ir con aquella persona que los dejó por alguien más, o con quién les abandonó por ser anticlimáticos y malacama, ni con é[email protected] que nada más les dio sexo por lástima.

Estas personas que quieren su despedida de [email protected] por lo general acuden con esos especímenes que siempre les dijeron que sí a todo. O con sus [email protected] [email protected], que aún esperan que se decidan por [email protected] y nadie les hace el favor de gritarles en la cara “reacciona” con sus respectivas bofetadas. O con [email protected] ex [email protected] a quienes les destrozaron la vida por un buen rato, y a quienes no les importa volver a importunar. O a quienes abandonaron feamente.

La espada del sadismo siempre encuentra la cabeza de un masoquista para degollarla.

Y siempre que alguien me cuenta que fue a aventarse un palomazo con [email protected] [email protected] que les hizo trizas alguna vez, pienso que era inevitable. Son de esas cosas que la gente siempre hace pese a sí mismo y el mundo entero. Es como esperanza instantánea.

Algunas pobres almas optan por sentirse halagadas porque su ex les solicita cama antes de casarse con [email protected], pese a que a veces saben que se los pidieron a [email protected] y a [email protected] cuá[email protected], porque el tiempo corre y la boda será pronto. Todas las oportunidades de sacarle la punta al lápiz serán buenas.

A mí me parece un acto desleal por parte de la persona que se va a casar. Es también una forma de abuso de poder muy evidente, exceso de patanería y de aprovecharse de la baja autoestima de [email protected] A la larga hará más daño.

Aunque es una falta de pundonor esta compulsión de macho que se le acaba la lactosa o de morra urgida, la de querer depredar a [email protected] las ex parejas antes de casarse, no deja de parecerme una escena de un libro chafa de chistes verdes. No estamos para juzgar si se ve más mal quien invita a la despedida de [email protected] o quien acepta, pero sin duda aquí entra otro aspecto de nuestro buen juicio en lo que respecta a lo sexual. Todas nuestras decisiones respecto al sexo serán para siempre.

Hay casos patológicos en los cuales la persona que se folla a la ex pareja, no sólo se [email protected] tira, sino que también le corre la cortesía de invitarle a la boda y é[email protected] acepta. Me encantan esas bodas en donde van [email protected] ex de los que se casaron. Me parece un acto enorme de civilidad realizado por personas que son como bombas de tiempo, porque no falta el ex novio gandalla que se sabrosea a la novia a la hora de la felicitación o la ex novia que se le frota al flamante marido cuando lo saca a bailar. Esas son desgraciadeces, pero cuando nos toca verlo, no deja de ser un buen show de cómo opera la condición humana.

Nos vemos en las redes sociales en Ivaginaria en Facebook y en @Ivaginaria en Facebook.
29 Agosto 2012 04:00:10
Lamber no es verbo
Y esa palabra que está mal dicha es una atrocidad. Una de las lectoras me estaba comentando que durante el sexo, su pareja insiste en que ella hable, practique la erotilalia pues, y le diga cosas cachondas para que él se prenda más. Con muchos trabajos ha logrado hacerlo, y parece que ahí la lleva ésta comadre. El problema es que ella al parecer sí pasó por la escuela y se quedó dentro de ella, pero con el sacrosanto caballero no fue así: es un absoluto desconocedor del uso correcto de las palabras. Al menos de las que tienen que ver con chupadas.

Primero aclaremos: la palabra lamer, el verbo que equivale a pasar la lengua sobre una superficie, se escribe sin “b”. No se dice “lamber”, se dice lamer. Ergo, si vamos a decir “¿quieres una lamida?”, “¿qué tal una lamidita?”, “¿te late una lamidón antes de dormir?”, “qué rico nos lamimos en el 69 que hicimos, ¿verdad?”, “te voy a lamer hasta que te desmayes”, “no hagas ruido al estar lamiendo, es de pésima educación”, “no hables cuando lames, me desconcentro”, “me lamiste mejor que la última vez”, “¿lo habré lamido correctamente?”, “él lamió profusamente, y ella como si nada...”.

En todas las ocasiones anteriores invariablemente y en cada persona y tiempo de conjugación, la palabra lamer se escribe sin “b”. Reitero en este hermoso momento Plaza Sésamo: lamer.

En mi periodo sabático hace años, tuve a mal conocer a un caballero que no sólo decía la palabra “lamber”, sino además de muchas otras que yo entendía perfectamente, pero me negaba a creer que me hubiese quitado la ropa ante un señor que se equivocaba con las palabras. No crean que ando buscando literatos e intelectuales irredentos como parejas sexuales: ésos sólo follan bien en el terreno donde mejor se desempeñan: la ficción (hasta los poetas). Pero de pronto, ciertas palabras que utilizamos se vuelven vicios y taras que por desgracia nadie quiere corregirles.

Hay gente que nombra a la vagina con nombres tan estrambóticos que en vez de calentar bajan los ánimos. Muchos hombres le llaman a su pene de cierta forma (bastante ridícula por cierto...) o a la vagina, pechos, nalgas o partes varias de su mujer o inventan ciertas gracias extravagantes, que también suenan mal cuando lo expresan en el erotismo. Incluso la guarrez más pelada y rasposa es mejor bien recibida si está dicha con buena ortografía, en vez de decir “préstame tu peluchoso”. Así de romántico le decía nuestro amigo a la comadre que se queja de su novio poco ilustrado, quien por cierto dicen que es bueno para “lamber”. Nada más en eso debe de ocupar la boca y que no hable la criatura para que no lo arruine.

Las palabras, el lenguaje y la lengua (en todas sus definiciones) son también importantes en el acto sexual y en sus derivados del erotismo. Con estos elementos también se construye la cachondería y hay frases, versos, vocablos simples, que convierten la piel del [email protected] en materia maleable en nuestras manos: nuestras palabras mandan si nosotros sabemos elegirlas o decirlas en la mejor ocasión.

No es de buena crianza estar en pleno fornicio y que de pronto se escuche una voz que dice en estado de agitación: “me voy y me vengo”, o “ahí te van”, o “se siente húmedo en lo mojadito”, o cualquier otra insensatez dicha con mal gusto, mala ortografía o mala educación. Porque de que ahí no hay mala leche, no hay duda. Lo que sí hay es una pésima instrucción básica en el país. Y eso querido público, como podemos ver en este caso, se nota hasta cuando se realiza el acto sexual.

Es sólo un apunte para que no anden haciendo el ridículo en pleno coito o “lambidita”. No teman corregir a quien se equivoca, no “se sientan” si son corregidos y además agradezcan y usen las palabras con el mismo agradecimiento y reverencia que lo harían con algo tan sagrado como la comida, el sexo y lo que más amen. Vivimos en el lenguaje y éste nos define con palabras así como a cada cosa que hacemos. Que no se nos note la mala ortografía hasta cuando follamos.
27 Agosto 2012 03:00:14
Chupando que es gerundio
Cierta tarde de la semana pasada me la pasé empiernada como un chelo (citando al novelista Rodólfo Naró) con el poeta árabe Abu Nawas, quien es uno de los escritores más borrachos, sexosos e irreverentes del siglo 7 y 8. Mientras en Europa apagaban las luces, genios como Nawas estaban en pleno estadio de "chupando que es gerundio" y creando poesía. Además de pasándosela muy divertida en la alivianada y normal bisexualidad de aquellas épocas.

En la antigüedad oriental, como en el caso del mundo árabe, el vino era lo máximo. Abu Nawas dedicó años enteros de su vida a beber y a escribir. Honraba además la tradición del vino, que en árabe es una palabra femenina. Ergo, los odres o las ánforas que guardaban el vino, contenían el caldo sagrado y virgen, mientras no fuese violada su tapa de cera con la que se sellaban estos recipientes.

Entonces en una ceremonia bastante fálica, porque usaban alicates y objetos picudos, se rompía la virginidad del sello del ánfora de ese vino, por el cual se pujaba y se daba una dote por él. Qué ganas de hacerle una piñata a cada agujero. El vino era una mujer. El agua era masculina. Se le llamaba esposo del vino.

Entonces los rituales del vino y sus elementos sagrados, fueron el tema central del poeta árabe quien en el "Cantar del Vino" sólo provoca ganas de ir a beber. En estos poemas báquicos el autor se la pasa brindando entre que se goloseaba a alguien de sexo indefinido, o insultaba a su religión, se echaba tragos para seguir escribiendo y viviendo hasta que lo tumbara la borrachera, cosa que parecía nunca le sucedía.

Además el buen bardo era asiduo a los mancebos de ojos de papel volando, en especial los coperos, que escanciaban las copas abanicando las pestañitas y algo más; además era la tradición de que algunos de los escanciadores si eran forniciables. Abu se volvía loco con los chicos, y de pronto fingía como que le gustaba una doncella, nada más para que la gente no se olvidara que era heterosexual con momentos de debilidad. Pero con la misma tradición que los griegos, los árabes gustaban mucho de darse a sus compañeros.

Abu era rebelde, pendenciero y se dice de él, que tiene un cúmulo de procacidades enorme, lo cual ya es un estimulante para apresurarse a leerlo. Porque es difícil ser genial sobrio y ebrio. Ya ven como hay gente mala copa.

Además habla de vino, como escritor que gusta del vino, no sólo como un vicioso chafa más. Bebía todo el día, le encantaba chupar de una forma superlativa, poniendo al alcohol por encima de cualquier cosa, casi hasta del honor. Y digo casi, porque el buen poeta insistía en jamás quedarle a deber al tabernero, cosa que es bastante decente.

Y algo increíble y de buen gusto: Abu Nawas tuvo la delicadeza de no referirse jamás a la cruda. No veo a éste poeta oriental con barbas perfumadas a incienso citando tal vulgaridad.

La ventaja de un mundo árabe del poeta que les platico, consistía en un ambiente en donde sí se veía mal ser borracho, pero era parte de los muchos placeres que en esa época se permitían las personas de una cultura refinada, sensual y sensorial.

Así como Abu Nawas vivió siendo más bien un ebrio bastante conocido, honró la tradición poética hermoseando el lenguaje y ganaba dinero por eso. Cuenta una leyenda de la época que un califa que vagaba por los pasillos de su palacio mandó hacer poemas sobre una mujer a la que sorprendió bañándose y quien se cubrió con su desnudez con su cabello. Así se las rifaban con las mujeres: eran objeto de adoración y perdían la virginidad como un odre.

Pero la fiesta del poeta es de puro brindar y dar de brincos con los compañ[email protected] de la parranda hablando del vino, del sexo, del erotismo y de las suavidades de coperos y doncellas, acabándose el mundo a tragos. Nos vemos en las redes sociales en Facebook en mi página Ivaginaria y en @Ivaginaria en Twitter.
24 Agosto 2012 03:00:22
La primera vez
Como muchas personas ya se encuentran en el ejercicio de su vida sexual, o eso creen, desdeñan el tema de la primera vez en el sexo, el cual es un momento por el cual atravesarán muchas personas mientras exista nuestra especie.

No existe un prototipo de la primera vez perfecta. [email protected] corren con suerte y recuerdan con alegría esa ocasión, porque fue benévola y hasta divertida. Hay otros casos en que la persona inicia con el primo o la prima y viven sordeando el asunto durante toda su vida adulta en las vergonzosas ocasiones en que se encuentran. [email protected] [email protected] pudieron tener sexo iniciático con un gran amor. [email protected] debieron de pagar para ver a alguien en cuerpo gentil y follá[email protected]

No importa cómo haya sido, lo que sí es relevante es que es una decisión para toda la vida. Como la mayoría de las que tomamos respecto al sexo.

Nunca será posible controlar la primera vez en el fornicio, y me ciño al acto del coito de una persona. Quien se ha decidido a follar ya tiene plan B. Y será muy difícil que se le disuada a que lo piense mejor. Como ya está razonando con la genitalia y hasta con el tafanario, no hay mucho qué hacer. Lo único que podríamos aportar es información. Para que quienes van a ir a su primer brinco, sepan a qué se atienen, cómo deben protegerse y en qué momento decir “no” si algo no es de su agrado, no les parece o les duele.

La iniciación sexual es cada vez más temprana y muy instintiva, sin reflexión (como siempre.). [email protected] van al matadero hacia el camino de la cachondez, lo cual no sería del todo destacable, sino fuera porque un 60% de las criaturas que inician su vida sexual no utilizan el condón. Y ésta es una cifra hasta 2011.

Cuando alguna persona me pregunta sobre el asunto de su iniciación sexual, me preocupo, porque sé que daré una opinión sobre una situación de vida determinante. Lo único que puedo hacer es contestar con otra pregunta. ¿Estás [email protected] que quieres que sea esa persona con quien comiences tu vida sexual? Es ahí en donde derrapan .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo). Quizás a la hora siguiente ya estén follando, porque tampoco creo que se beban mis palabras como si fueran la ley de oro. Sin embargo es lo primero a considerar. En el sexo siempre cometeremos errores de selección, pero qué maravilloso sería si en la iniciación nos saltáramos la pifia.

[email protected] la persona, habrá qué ver en qué grado de inoperancia se encuentran como para hacer el amor. A menos de que una de las partes ya tenga experiencia, siempre habrá encontronazos en la primera vez de los .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo). Será como ver a un robotito caminando y estrellándose en la pared durante un rato. Pero con el tiempo ya le atinan.

Como [email protected] ya estamos [email protected], podemos ayudar a personas más jóvenes a que no la calabaceen cometiendo nuestros errores en su iniciación sexual.

Recomendándoles que escojan bien a su compañ[email protected] de estreno, y que de preferencia sea alguien confiable, amoroso, leal y buen amigo. La primera vez con el tipo o la mujer que levantaste en una fiesta, seguramente será una anécdota que matará de risa a tus .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo). Es mejor saber del terreno que estamos pisando.

Es preciso también enfatizar en la protección. Se asume erróneamente que porque son jóvenes o inexpertos, no hay infecciones en la genitalia o riesgos de transmisión de VIH o un embarazo. Si van a hacerlo lleven varios condones. Si sólo llevan uno, se corre el riesgo de que no hagan nada o que se lo avienten sin protección. Es una circunstancia en la cual el condón puede ser mal puesto si hay inexperiencia de ambas partes. Por supuesto que las muchachas que vayan con lagartones ya versados en la materia o morros que vayan también con lagartonas corridas por terracería, preocúpense por hacer la buena obra del día y revisen que el condón se encuentre bien puesto.

Dudas sobre esta importante decisión de vida, escríbame a mi correo o a los sitios de Ivaginaria en Facebook o en @Ivaginaria en Twitter.

¿Duele?: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
22 Agosto 2012 03:00:55
Hasta dónde…
Existe un punto en nuestra vida en pareja, en el cual acomodamos la realidad para justificar a [email protected] .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo). [email protected] justificamos ante los demás, quienes saben lo obvio. Les pasamos por alto muchas cosas, sólo por llevar la fiesta en paz o ya de plano por hartazgo. Todo eso es normal y se puede trascender y mejorar... y hasta con la misma persona. Pero en donde las justificaciones se vuelven algo patético, es cuando una persona trata de minimizar la infidelidad de la que ha sido objeto, para que su pareja no quede mal.

No estamos para juzgar esos momentos, pero [email protected] [email protected] debe saber que justificar o pasar por alto algo así es como bajar dos escalones en el grado de evolución. Es una situación injusta cuando se omite una infidelidad sabiendo lo que viene después. Más infidelidades y abusos, porque ya te tienen la medida tomada.

A [email protected] nos puede suceder. El otro día me explicaba una chica que ella había sorprendido a su marido teniendo un romance, porque le revisó el celular y lo supo. Nuestra amiga encontró toda la historia y hasta más, porque se enteró de cosas de su matrimonio que el individuo le confiaba a la otra mujer en sus chats.

Nuestra amiga, quien ya fue turnada a terapia de pareja, me preguntaba si yo creía que existía una posibilidad de que su esposo estuviera acostándose con otra. Intentaba minimizar los hechos y dudaba. Pero ante la evidencia de comentarios sexuales en sus conversaciones del celular, intercambio de intimidades y acuerdos para citas, era muy poco probable que tuviesen una amistad muy íntima, pero platónica aquellos dos. La esposa agraviada no sufrió mucho al enterarse de lo que ya sabía. Por lo general las que van a comprobar si les están poniendo los cuernos, ya saben de qué va el asunto. Nada más quieren la reiteración de lastimarse más con una prueba de lo obvio.

Hay otras personas que insisten en saber todos los hechos sobre la infidelidad y hacen preguntas escabrosas: desde qué sintió al hacerlo con [email protected] persona hasta detalles morbosos, por demás innecesarios. Nunca he entendido esa compulsión por saber hasta lo más nimio del fornicio, o de las posiciones sexuales, o de intimidades varias por parte de las personas engañadas. Es un claro afán de echar gotas de limón a la llaga. Pero es un poco enfermo también.

Una vez un amigo travesti me aseguraba que su marido sí había sido infiel, pero al parecer no había follado “del todo” con otras. El infiel aseguraba que durante el coito no introducía el pene completo... ¿¿Pueden creer ese cuento barato? Ni siquiera tuvo tiempo de elaborar una buena barra para la infidelidad. Por los lados por donde se le mirase era el pretexto más idiota para encubrir un acostón peregrino. El chichifo del travesti era el tipo más follador de la comarca como sea.

El sólo hecho de intentar estar desnudo junto a otra persona y de transgredir a la piel de otro con tocamientos, besos, caricias, insinuaciones o intercambio de genitalias, ya es un momento en que dos personas comparten privacidad de una forma profunda. Olvidándose de compromisos anteriores y las obligaciones que conllevan, al menos por el momento en que se franeleen a .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo). Eso es infidelidad.

Por ello cada [email protected] debe saber hasta dónde tolerar. A ustedes, más que a nadie, les compete decidir hasta qué momento quieren que le sigan poniendo los cuernos. O se enterarán de que todo lo que sospecha es verdadero, tal y como lo imaginan. Las personas que son engañadas por sus parejas por lo general saben más de lo que uno se imagina, porque ellas también viven en la piel de sus compañ[email protected] y saben cuándo les andan robando el mandado.

De la decisión de cada quien dependerá la de vivir en la esclavitud de vivir en una infidelidad. Es como empollar con el tafanario expuesto una bomba de tiempo y por lo general todo acaba pésimo. Sólo queda decidir lo mejor al enterarse de un hecho así. No hay que eternizar este tipo de historias.

Nos vemos en las redes sociales en mi página de Ivaginaria en Facebook y en @Ivaginaria en Twitter.
20 Agosto 2012 03:00:31
La ciencia de la desnudez
Hay personas que no tienen ningún problema con la desnudez. Porque no poseen prejuicios sobre su cuerpo, sea como éste sea, o porque se encuentran bajo un estadio en el cual, en ese momento, no les importa o su nivel de ego se encuentra saludable. Sin embargo, al desnudo no es una forma en la cual todos nos conducimos con seguridad. Incluso las personas que viven de desnudarse o de mostrar su cuerpo, no se sienten cien por ciento seguras que se les vea bien la carne al descubierto.

El desnudo está en el pecado original desde el Génesis en su primer capítulo: “2:25 Y estaban ambos desnudos, Adán y su mujer, y no se avergonzaban”. La vestimenta se convirtió primero en una convención social y luego con el desarrollo de los códigos morales se fue convirtiendo en un accesorio que abrigaba el pudor y destacaba el estatus del hombre o mujer según sus ropas. De la moda y los hábitos a la vergüenza por estar [email protected] nació el horror al desnudo, que según se vea puede ser causado por la pobreza o la indigencia o las ganas de exhibirse o el desnudo artístico en las artes cuando se ostenta.

De aquella foto de Spencer Tunick en el Zócalo hace poco más de cinco años aprendí varias cosas: que el desnudo es sólo malo por tantas costras de moralina que hemos acumulado respecto al hecho de desnudarse. Que la mayoría de las mujeres que fueron mostraban algún grado, aunque fuera mínimo, de celulitis, lo cual habla mucho de la dieta de las mujeres mexicanas. Que el promedio de los penes en reposo que vi no pasaban de los 13 centímetros, a ojo de buena cubera, lo cual indica que la encuesta reciente sobre el mapa de los penes tenía razón: el pene mexicano anda en un promedio de los 15 a 17 centímetros en erección (conste que no podemos juzgar sólo por los que fueron al Zócalo, sólo es un “tantiómetro” chafa). Que el miedo al desnudo es una convención muy fácil de ser desafiada: no vi una persona pudorosa en extremo.

Esa madrugada de mayo todos se quitaron la ropa sin ninguna dificultad y con el paso del tiempo a través de la sesión, la gente estaba cómoda, caminaba erguida, no andaba preocupándose por sus bamboleos de carnes y se portó bastante civilizada y respetuosa. Nunca había ido a una fiesta en donde hubiese tantas personas desnudas.

Por eso creo que el abordaje del desnudo cuando vayamos a mostrarnos así debe ser siempre un motivo de presunción. Aunque no estemos al 100% de nuestra buenez, que ciertamente logramos sólo pocas veces en la vida. El hecho de que alguien nos vea desnudos ya está reafirmando que somos valientes y [email protected] de nosotros mismos, aunque sepamos cuáles son nuestras taras. A través de la vida somos lo suficientemente duros para reconocernos, mimarnos y jactarnos de lo bello que nuestro cuerpo pueda tener. Pero nada más se le empiezan a aflojar las salpicaderas a nuestra anatomía, nos convertimos en críticos poco indulgentes de nuestras pobres pieles.

Así como tienes el cuerpo ahora es el resultado de una vida y todo el conjunto vale la pena, porque es la piel y la historia la que se ponen en manos del sexo o del amor o del erotismo, o hasta de una simple revisión médica.

Debemos procurar la valentía de mostrarnos desnudos y sentirnos orgullosos de lo que enseñamos. Estando sin ropas es el momento que verdaderamente somos quienes somos. Hasta la mirada se nos desnuda.

Insisto sobre el prejuicio de la desnudez como un obstáculo a vencer, como una de las mejores formas de empezar a soltar las demás taras. Nada de follar con la camiseta puesta, o con los calcetines, o sin quitarse el brassiere ni mucho menos, apresurarse a vestirse después de haber hecho el amor. Acostúmbrense a darse más allá de la fricción de los genitales y denle a cada parte de su cuerpo la posibilidad de sentir al [email protected]

Nos vemos en las redes sociales en mi página Ivaginaria en Facebook, en donde hablamos sobre diversos temas, y en @Ivaginaria en Twitter.

En canicas: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
17 Agosto 2012 03:00:16
Tallando
¿Por qué algunas personas creen que se limpian a conciencia cuando se bañan?

En estos días de verano inclemente tenemos que padecer los olores y hediondeces propias y ajenas porque así nos toca con estos climas. No me excluyo porque tampoco defeco florecillas ni sudo lociones. Apestamos y lo manifestamos alegremente como si no hubiera prójimo, porque es difícil controlar las emanaciones que surgen después de que nos hemos estado asando casi el día entero.

Aunque nos hayan enseñado la cancioncilla mamila de Pimpón, el muñequito más limpio de las melodías infantiles, no he sabido de algún otro tema musical que hable sobre la higiene que diga la neta de dónde, cómo y con qué fuerza hay que tallarse. Empezando desde niñ@s, cuando iniciamos la ducha sin la ayuda de nuestros padres, que es el momento de adquirir buenos hábitos. Hay que enseñar a las criaturas a lavarse la pudenda y la zonas más a la sombra, para que sepan preservar la costumbre higiénica.

La gente no se lava detrás de las orejas, por ejemplo, o al menos muy poca. De pronto nos hallamos con alguien que luce una mancha extraña y todo por hacer como que hace con la esponja y el jabón. Recuerden que en esa parte se hace una costra y que cualquier costra sea de lo que sea, siempre se verá mal.

Un sitio que abandonan las personas a la hora de tallarse de forma contundente, es el interior del ombligo. [email protected] nomás se embarran un poco de espuma, más que nada en la zona de la panza y se la frotan, casi acariciándola.

Pero [email protected] hurgan bien ese hoyito.

[email protected] saben que con el tiempo en dicha cuevecita, habitarán nuevas especies de murciélagos albinos o bien será una fábrica de adobes. Me dan más ternura quizás los que albergan pelusas de muchas calañas. Si las conviertesen en hilo podrían hacerse una bufanda. Si hay gente así y les conocemos. Por ello es un asunto risible.

Las costras en el codo, en los tobillos, en las rodillas; el pelo que luce como si le acabasen de poner brillantina; las uñas negras; los pies ajados y descuidados… todas son taras que se deben evitar por una cuestión de higiene básica y porque la carcaza también necesita mantenimiento.

Lo más irónico es que gracias a nuestras herencias prehispánicas e incluso la mora (traída de España), nuestro mexica pueblo es harto gustoso del baño. Nos bañamos todos los días aunque no sea domingo. Cada mañana cuando salgo a caminar me gusta seguir el rastro que deja el perfume de una persona recién bañada que va rumbo a su destino. Es como la metáfora de una esperanza.

Pero en ciertos países, omitiré sus nombres para no herir susceptibilidades, la gente no es muy afecta al baño y ellos ya se han acostumbrado a ese hecho. Y a los olores. Incluso algunos de éstos son famosos porque sus habitantes evaden la ducha.

Me gustan los países cuyas personas huelen profusamente a lo que comen. Sé que suena bizarro, pero así debe suceder con nosotros mismos, transpirando la carne asada o la memela o la queca o lo que a usted más le guste meterse a la boca.

Y es que no miento: ustedes saben que de vez en cuando se concentran los olores de la humanidad y pues, tenemos que aguantar vara porque [email protected] estamos emanando los vapores tóxicos.

Ya tendremos chanza de llegar a la casa, enjabonarnos, tallarnos bien y secarnos afanosamente. Jabón neutro y algo con qué tallar que no sea muy irritante para la piel. Pero entretanto debemos fumarnos a [email protected] [email protected], nunca mejor dicho.

Para quienes estén seguros y complacidos con su higiene les felicito, pero nunca está de más revisar las cavidades más recónditas para ver cómo andamos de mugrita. Y creo que con mayor énfasis la recomendación va para las personas que tenemos mascotas o que trajinamos mucho durante el día. Debemos estar más conscientes de ello.

Nos vemos en @Ivaginaria en Twitter y en Ivaginaria en Facebook.

Te burbujea: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
16 Agosto 2012 04:00:36
Las cosas que pudren a tu pareja
...y tú ni en cuenta.

Platicando con una comadre me hizo la observación sobre cómo se enchilaba el esposo de una amiga cuando hablábamos de las cosas que hacíamos ella, la esposa y yo cuando nos reuníamos. Que en realidad eran puras tonterías, pero como involucraban hombres del pasado, era bronca segura, aunque delante de nosotras él aguantaba callado. Yo ni enterada de que a aquel se le fruncía todo y en eso pensé: ¿Cuántas cosas hacemos muy seguido que le molestan a nuestras parejas y ni nos enteramos?

Por ejemplo, mencionar a nuestro panteón amoroso le choca casi a cualquiera. Que son muy tolerantes y liberales, que el pasado quedó atrás y que no le importa... Ash. Sólo existen dos tipos de reacciones respecto a tocar el tema de las ex parejas: la primera es el engorgonamiento absoluto y el segundo es una buena actuación: la pobre alma finge que le vale. Por eso es mejor dejar el tema enterrado junto a los huesecillos de nuestros ex y toda su podredumbre.

Hay gente inverosímil que cuando está con su pareja se da el lujo de golosearle el tafanario a quien pase. He visto con mis ojitos de papel volando, a mujeres que le clavan la mirada al pene de otro señor mientras están amarteladas con sus maridos. Absténganse. No me opongo a que sabroseen a las personas, pero háganlo cuando estén solas. No lastimen a su amorcito con su
imprudencia.

Una de las situaciones que más molestan en una pareja es cuando uno bebe más que el otro. Cuando salen a divertirse, ella o él, sabe que va a regresar con un bulto a casa. Ésa es la parte fácil. Durante toda la noche él o la pobre dejaron de lado su diversión por cuidarle la guacareada a su compañero y por sacarlo de la pista antes de que empezara a encuerarse o a bailar una danza que atentase a su integridad física. Moderen el trago antes de que les dejen durmiendo en un bar.

Aunque no lo crean, existen suicidas que se atreven a coquetear en público mientras su pareja se encuentra cerca. Eso es como meter una mano sangrante dentro de las fauces de un cocodrilo. Sean civiles, quiéranse un poco y si coquetean frente a su fierecilla, van por su propio riesgo.

Como la crisis está muy dura, muchas veces hay un elemento en la pareja que no para de hablar del varo. Pero del que gana su amorcito. O porque no trabaja. Quizás porque gana muy poco o mucho o que no alcanza con el sueldo del uno, ni de la otra. Hablar de lana es de pésimo gusto. Y más aún si ventilamos las intimidades financieras de nuestra pareja.

Entramos en una zona minada cuando una persona habla mal de la familia de su pareja. Las relaciones de parientes políticos siempre tendrán asegunes. Hasta los que más se quieren y se respetan, o fingen hacerlo, en una relación de suegro y yerno, suegra y nuera o cuñadas tienen sus broncas. De lejecitos, con cordialidad y mucho tacto con ellos.

Otra de las situaciones que ponen a alguien en una situación de enojo o incómoda en una pareja, es cuando uno de ellos tiene malos hábitos ostensibles a todo mundo. A poco no nos compadecemos de la señora cuyo marido siempre se está hurgando la nariz o rascándose los cojones. También se avergüenzan los señores con mujeres que viven en la eterna fodonga, o que se la viven acomodándose el brassiere o sacándose el calzón de la zona intergluteal. Cada quien tiene sus mañas y no se da cuenta cuando derrapa. Hay que vigilar nuestras manías.

Algo de pésimo gusto es cuando ella o él hablan de sus intimidades sexuales con personas ajenas a su relación. Las disfunciones sexuales, los problemas de alcoba, lo que sucede debajo de las sábanas ajenas siempre serán anécdotas que otros quieren contar sin empacho ni vergüenza. Nadie sabe guardarse esa información. Y como diría el mafioso: un secreto entre tres personas permanecerá así si dos de los que lo saben están muertos.

Quizás me falte mencionar muchas situaciones más. Observen las reacciones de su pareja y su mirada. Entonces sabrán.
13 Agosto 2012 03:00:29
Cómo pesa el peso…
A [email protected] quienes se sientan [email protected] o [email protected] de peso, porque cada [email protected] sabe lo que tiene en sus carnes, les recomiendo leer esta columna.

De acuerdo a información de la Secretaría de Salud en México, la diabetes se ha incrementado en un 30% en los últimos 20 años y se pronostica que para el año 2025 habrá 11 millones de personas con este padecimiento.

Más del 50% de la gente que padece de hipertensión arterial no sabe que lo tiene y según datos del INEGI es una de las principales causas de mortalidad de las mujeres, quienes en muchos casos también ignoran su padecimiento. Por algo se le llama el asesino silencioso, porque de pronto, a una persona gordita le llega su enfermedad cardiaca, aunada a las demás molestias que causa el sobrepeso.

Tomando en cuenta nuestro notable lugar entre los primeros tres países consumidores de refrescos y que la obesidad infantil se ha disparado de forma alarmante, nuestras perspectivas de salud no son las mejores. Y si a ello le agregamos la fumadera, la bebida y nuestro rechazo al ejercicio, nos podemos dar por [email protected] muy jóvenes si no cambiamos el rumbo de nuestros hábitos aunque sea un poco. Y ni siquiera vamos a ser cadáveres bonitos, ash...

Ahora con el auge de las gordibuenas y la autoindulgencia de los señores, que argumentan que sus panzas cerveceras son sexys, la mayoría de la gente se siente con derecho a engordar y a descuidar su salud.

Si las carnes fueran sexys por sí mismas sin perjuicio a la salud, no les dijera nada. He conocido y amado a gente carnosa, pero que ahora a la vuelta del tiempo, son personas que están a punto de quedarse plantados en la mecedora porque siguen engordando como si no hubiese mañana.

En el sexo quizás el peso parezca que no afecta, sobre todo cuando ya le agarramos el ritmo al fornicio de acuerdo al peso que carguemos. Pero sin duda el sobrepeso ralentiza el muelleo de un coito y lo hace menos efectivo.

Al tener muchos kilos encima, la cantidad de energía y de esfuerzo en el sexo puede ocasionar muchos inconvenientes vergonzosos. La sudoración en exceso que corre el cuerpo del follador, tarde o temprano acabará en las pieles de la otra persona, porque las personas con sobrepeso por lo general sudan más por el tirón extra que su corazón y su sistema circulatorio dan en cada faena.

Además, siendo muy honestos, ¿cuánto aguanta una persona con sobrepeso o sin condición física el frenesí sexoso? Con dos pompeos ya les está dando un infarto si el varón es el que se encarga del movimiento, y en el caso de las mujeres que están pasadas de peso, optan por la inmovilidad, porque saben que tarde o temprano acabarán con la lengua de corbata sin acabar ellas ni dejando que su pareja lo haga.

La condición física que está ligada a la obesidad cuenta mucho en el sexo también. Calambres, poca flexibilidad, escasa actividad y hasta una disminución en el deseo sexual, pueden ser consecuencias de una vida de traseros aplastados, que se ven reflejados en el acto sexual. Una caminata breve al día al menos nos va a mantener un poco despiertos y reciclando esa energía que podemos dejar en el fornicio.

Y cuando sólo uno de los dos engorda, es en donde se arma la batalla. El o la más delgado, tarde o temprano se va a hartar de cargar el peso de su rollizo amor, quien no deja de mostrarle su pasión a la comida y a la vida sedentaria.

La vanidad y la autoestima de una persona son lo primero que mengua cuando una persona engorda, y alguien que no gusta de su cuerpo, sencillamente no es cachondo, porque no se siente así. El sexo es 90% mente y 10% fricción y si nos desconcentra el papalote de la lonja al hacer el amor, ya tendremos un problema más en el que ocuparnos en la intimidad.

Hoy es un buen día para empezar a modificar poco a poco nuestros hábitos. Nunca hay que descuidar lo que entra por nuestra boca.
11 Agosto 2012 03:00:29
Se encuera, la cachan y la corren
La presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla, haciendo uso de su poder ejecutivo, destituyó a la viceministra de Juventud, Karina Bolaños en medio de un escándalo protagonizado por la funcionaria, quien anda circulando semidesnuda en las pantallas de las computadoras de todo el planeta.

Karina aparece en un video (aparentemente de hace tiempo porque ya ni está casada con el tipo al que le hizo el numerito) en donde luce ropa interior bastante linda y sugestiva, y se graba a sí misma con una cámara para enviarle un mensaje amoroso-erótico a su pareja. La cuestión es que el material ha sido viral, es decir, todo mundo lo ha visto y ha sido el escándalo de los escándalos.

La Presidenta optó por correr a la señora viceministra en cueros, en un momento en que no sólo le afecta la imagen de una funcionaria semidesnuda, sino su baja popularidad ante su gestión como mandataria. A ello añádase un embrollo de corruptelas y desfalcos, que traen a la opinión pública muy entretenida entre brassieres y asegunes políticos.

Chinchilla, presidenta de antecedentes católicos y muy conservadores, hizo el coraje de su vida como si se le hubiese prendido un cuete en el tafanario, al saber del video y mandó a un propio a correr a la viceministra, quien tuvo el mal tino de dar una entrevista televisiva, lo que provocó que no sólo sus compatriotas admiraran sus senos casi al aire, sino que se convirtiera en un material morboseable a nivel mundial. Hay gente que no sabe ni dónde está Costa Rica pero que ya vio a la viceministra con el tostón para arriba.

La afectada dijo que no se arrepentía, pero que pedía disculpas, mientras que las feministas le azuzaban el infierno a la Presidenta acusándola de sexista, machista, misógina entre otros adjetivos que no puedo proferir porque ante todo soy una dama y de Saltillo. Y tienen razón. La Presidenta ejerció un acto de discriminación y juzgó a una de sus funcionarias por un video que no posee ninguna relación con la función gubernamental, sino que compete a la vida privada de una funcionaria.

Sigo sin comprender qué tiene que ver el gobierno de un país con el hecho de que un [email protected] enseñe el tafanario en público; comprendo los designios de cada gobernante respecto a los miembros de su gabinete y su conducta dentro del mandato que representa, en este caso, la presidenta Chinchilla. Pero creo que exageró, se propasó, no tuvo sororidad, fue muy sexista y juzgó con mucha severidad a su semejante.

Argumentando lesiones y demérito a la imagen de su gobierno costarricense, Chinchilla prescindió de los servicios de Karina Bolaños, por un hecho cometido hace algunos años y ahora se enfrenta a una crisis de gobierno con el quemón doble de tener a una viceministra encueratriz, que es lo de menos, y un descuadernamiento de su imagen pública como jefa de Estado intolerante. Y lo peor de toda esta telenovela “tica” es que nadie sabe quién colgó el video en internet. Se sospecha de un ex despechado y lleno de traumas, como lo son muchos de los que no asumen las pérdidas en buena lid.

Que esta lección nos quede, una vez más, de que no debemos andar ventilando nuestros pellejos en fotos o videos. Si queremos hacer un filme cachondo o fotos erotizantes, estoy de acuerdo, pero no suelten el material. No lo envíen por correo electrónico o lo cuelguen en internet, o por teléfono celular, o por cualquier otro medio que pueda ser replicado masivamente. No es nada divertido que media humanidad vea nuestras carnes deliciosas y gratis, que es lo más indecente del asunto.

Existe una ley universal sobre materiales cachondos, fotos de desnudos, videos de actos sexuales de cualquier índole, imágenes atrevidas o comprometedoras: siempre serán usadas en tu contra tarde o temprano. Esa foto que le enviaste a tu novio, cuando tú estabas toda enamorada como una bestezuela sin domar, será usada, exhibida y mostrada cuando no seas importante para la persona que la posee y siempre habrá alguien en el mundo que querrás que no la vea. Cuida tu tafanario.



03 Agosto 2012 03:00:13
Aprendiendo a batear
Dentro de la educación sexual integral se contempla la parte emocional y de sentimientos de las personas, aspectos que deben ser respetados y cuidados desde pequeños, enseñándoles a niños y niñas sobre su importancia. Y me refiero a situaciones a las cuales los muchachos y muchachas se enfrentarán alguna vez en su vida como lo es el noviazgo, el coqueteo, la amistad con especímenes del sexo opuesto, cómo lidiar con su orientación y preferencia sexual, entre muchos otros asuntos que las criaturas enfrentan solitos y con el puro vuelo de su instinto. Todos estos asuntos forman parte de la vida saludable de un ser humano. Hasta aquí no ha habido sexo y nos limitaremos a hablar de lo sentimental.

Los niños desde finales de primaria y ya en pleno, durante la secundaria, ensayan la primavera de sus vidas. Lo cual con todo y lo romántico que suena es puro bullying de hormonas. Corren, se pegan los unos a los otros, se tocan y se manosean, porque está en su naturaleza el reconocimiento del otro o de la otra y de la fisonomía que empieza a brotarles.

En las aulas a [email protected] [email protected] les enseñan dos o tres cosas y muy mal y nadie se ocupa en orientar a las criaturas de que: un mal día se van a enamorar de alguien y van a estar como enfermos mucho tiempo, abandonados de sí mismos. Y si la persona les corresponde, pues que ese momento de sus vidas va a ser definitorio: el romance hace estragos en los primerizos.

Muchas buenas almas dicen: es que los padres y las madres deben educar a [email protected] jóvenes, ¿y quién educa a los padres y a las madres que tampoco saben en donde tienen sus orificios naturales ni cuántos son?

Es preciso que se cumpla el objetivo de establecer la educación integral en México de inmediato, si no queremos estar produciendo más adolescentes embarazadas, que al menos hasta datos recientes, eran de los más preocupantes. La cuarta parte de los embarazos en México son de muchachas menores de 19 años.

Esta educación en lo emocional, responsabilidad de padres, madres y [email protected], es sólo una forma de advertirles a las criaturas: esto también va a formar parte de tu vida, refiriéndose a los truenes con [email protected] [email protected]; a las broncas y a las discusiones; a los celos; a la envidia; a la infidelidad, al enamoramiento; a la lujuria sin amor; a los [email protected] que nada más van a ser amistosos y con los que va a tener intercambios eróticos.

Apuntalar a un ser humano en las bases de sus emociones lo hace más fuerte, con mayor voluntad, mejor autoestima, más noción de la responsabilidad con él o ella [email protected] y con las personas que le rodean y sus sentimientos.

Es decir, hay que enseñar a un muchacho a no ser patán con las chicas y a no utilizarlas como sus tafanarios intercambiables.

Es preciso decirle al chico o la chica, que sepa cómo terminar una relación con dignidad, respeto para los dos y sin que esto tenga que ser un episodio telenovelero.

Los muchachos y muchachas deben saber también que una y otra vez se van a enamorar sin ser correspondidos y que van a sufrir por ello, así como deben de respetar a quienes les ofrezcan su amistad o amor. Deben conocer desde jovenzuelos la empatía con sus pares, para que no le rompan el corazón a nadie, en la medida de lo posible.

Nadie aprende en cabeza ajena y necesitarán algunos dramas y sufrimiento para que más o menos les quede claro, sin embargo sería mejor que ellos y ellas desde muy chavos sepan batear a sus pretendientes con amabilidad, a detectar personas tóxicas o nocivas y a creer en el amor como una fuente de placer y de goce, de amistad, de erotismo y de crecimiento personal.

Y sexual también, ash, si todo esto del romanceo nada más es un pretexto para llegar al manoseo. Las hormonas no se pueden controlar si no hay educación, información y alguien que les diga cuándo están meando fuera de la olla.

Preguntas, dudas y comentarios son bienvenidos en mi página Ivaginaria en Facebook y en @Ivaginaria en Twitter.

Ya déjate ahí: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)

27 Julio 2012 03:00:56
Afrodisiacos y otros paraísos
Si nos ceñimos a la pureza del término, pueden ser afrodisiacos los tacos de barbacoa dominguera que [email protected] se avienta (saludos a mis barbacoeros de por el metro Patriotismo) porque sabemos que tras la ingesta de la barbacha, viene toda una tarde de refocilamiento sexoso y de lasitud. Puede ser afrodisiaco el caldo de pescado porque te recuerda la playa y te pone duro. Afrodisiaco puede ser cierto alcohol leve, nada más para marear, tal cual debe ingerir la dama inteligente y que no folla jamás ebria: es de pésimo gusto.

Me parece algo mamila que haya kilómetros de literatura o escritos sobre las comidas afrodisiacas, si en nuestra tradición sexual contemporánea no tenemos el tendido del mantel junto a la cama - cual reunión romana - , a menos que se realice una complicada producción y en muchos casos, llega primero la calentura que el recordatorio de beber el afrodisiaco. Porque implicará manchar las sábanas, de chocolate o de cualquier otra mugre pegajosa, y en el afán de lo afrodisiaco se han pasmado muchos momentos eróticos. Eso cuando son de los untables.

Hay listas interminables de alimentos afrodisiacos, pero ninguna dice en qué momento deben ingerirse, o si deben embarrarse, o untarse o qué hacer con esos nutrientes y accesorios, pero el exotismo de su origen (testículos de animales u otras aberraciones) los convierte en listas leidísimas, pero inútiles.

Algunos sí vienen con recetario, otros simplemente se mencionan en las listas, pero lo que no agregan es que son potenciadores que podrían ayudar a que nuestro vigor estuviera al máximo, o al menos a creernos eso. La idea es dejar bien en claro que sirven para empujarnos, pero no nos van a hacer todo el jale, ni para [email protected] ni para nosotros mismos.

Recordemos que afrodisiaco proviene de Afrodita, la diosa de la sexualidad y el erotismo de la mitología griega y tiene su equivalente latina en Venus, quien da nombre a venéreas, por las enfermedades e infecciones que uno contrae por andar exponiendo la genitalia sin condón.

El chocolate, las fresas, el aguacate, la miel, las ostras, las almendras, el azúcar, cuentan como alimentos afrodisiacos porque muchos de éstos, sirven para el estímulo. Por ejemplo, antes del fornicio si alguien bebe jugo con ginseng, puede lograr una ejecución exitosa. Quien haya probado ginseng por las mañanas sentirá una inyección de energía que vendría fabulosa para hacer el amor. Todos ellos activan la química del erotismo y contienen sustancias que incrementan en nivel de libido.

Pero el afrodisiaco no sólo es una ingesta de algún alimento, sino también un trabajo hacia la disposición del fornicio. Determina nuestras salivaciones como el perrito del experimento pavloviano, porque cuando escuchamos que tomaremos un afrodisiaco, esto ya aporta algo a la calentura porque nos pone a imaginar lo que sigue y lo ansiamos.

Por eso les daba el ejemplo de los tacos y después la acostada mañanera, o la de la comida de mariscos, que predispone a una buena mecida en la hamaca.

De otra materia están hechos los afrodisiacos untables y lamibles. Los que requieren escenografía y que uno use las sábanas viejas, porque va a lamer el tafanario de su mujer, que lo cubrió de mermelada o alguna otra pegajosidad.

Están los aceites comestibles, los geles de sabores, los polvos lamibles, y toda una botica de comibles eróticos afrodisiacos que no sólo nos ayudan a saborear unas axilas con aroma a uvas, sino que ayudan a que las manos resbalen en un masaje. Ésa es la ventaja de ciertos afrodisiacos apropiados para la ingesta: son multidisciplinarios.

Aunque es recomendable que probemos los afrodisiacos bebibles y comestibles, así como los aceites y untables que venden en las sex shops, acuérdense que los afrodisiacos los generamos nosotros mismos con la lujuria que nos mueve asimismo alguna comida (y claro, ya estoy pensando en carnitas de puerco).

Los afrodisiacos pueden ser alimentos que contengan sustancias que promuevan la química del sexo a favor del goce, pero también nuestro aporte personal y sensualidad le da esa virtud. Todos sabemos bien qué es lo que queremos que entre a nuestras bocas. Nos vemos en las redes sociales en @Ivaginaria en Twitter y en mi página Ivaginaria en Facebook.

Camarón: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)

22 Julio 2012 03:00:40
Dirigiendo la maniobra
A todos los hombres les gusta recibir sexo oral. Creo que a diferencia de las mujeres, ellos sostienen como uno de los placeres más ansiados, el de la felación.

La efectividad de esa maniobra no sólo es responsabilidad de la persona que aporta la chupada. Es también una tarea de la persona que lo está recibiendo, ergo, quien pone el pene a ser succionado y a ser lamido.

Al hombre que le guste que le hagan una felación deberá comportarse noblemente, a diferencia de otras maniobras que realice. Como es una de las prácticas con sensación más agradable, el que recibe la chupada siempre va a estar pensando en un nivel de atasque mayor. Por eso debe controlar mucho la forma en cómo trate a la persona que le está realizando una felación.

No es conveniente que quien recibe una chupada esté forzando a quien la realiza, a que vaya más profundo. Si no es humanamente posible, por favor no se marraneen, por cuestiones de derechos humanos nada más. Si no cabe, no la metan. Es un principio de la física muy elemental. La felación es un movimiento que las personas realizan porque quieren complacer, en la mayoría de los casos. También hay gente que le encanta succionar. Para qué nos hacemos. Hay gente que nada más alguien se les desenfunda en la cara y ellos ya están dando cabeza. Eso es vocación, señoras, señores.

Hay tres disfunciones correspondientes a la felación cuando se le presiona a que sea realizada. La primera y la más escandalosa, es que nadie debe forzar a alguien a llenarse la boca de genitalia si no está [email protected] para hacerlo. Eso es un acto de práctica y de ensayo. No lo puede hacer cualquiera y si lo hace, no se garantiza que sea 100% efectivo o que no ocasione una vomitada peregrina, que es una de las más escandalosas consecuencias.

Creo que es una cosa de sentido común. Si uno no puede abarcar todo, pues hasta dónde pueda y se acabó la maroma. Nadie está concursando por el premio de a ver hasta dónde pueden engullir un falo. Y creo que el récord ya está tomado por alguna de esas lagartonas gringas sin quehacer que ya se metieron algunos kilómetros de pene a la boca, nada más por el puro placer de sacarse una foto para las redes sociales, en una de esas noches que se les acabó el pisto.

La segunda es que en la felación el pene pueda salir arañado o mordido con los dientes, lo cual causa accidentes lamentables y en algunas veces, con consecuencias sangrientas. Hay que evitar los dientes en las chupadas. No son bienvenidos e invariablemente causan destrozos.

Me contaba un amigo mío que su mejor amiga en uno de esos días de muchas drogas y alcoholismo, tuvo la mala idea de enloquecer y le mordió el pene. No me pregunten por qué hizo eso, la morra estaba bajo demasiadas sustancias estimulantes. El santo varón recibió felaciones hasta como el quinto mes después del ataque de la mordedora, porque las pequeñas cortadas y cicatrizaciones tardaron mucho y fueron incómodas todas las aproximaciones mientras sanaba. Ergo, un pene mordido después de una mamada, entiéndanme, ha de ser algo sensible.

La tercera y normal disfunción peneana durante la felación, es la gana enorme de venirse de inmediato. Señores, querido público, hasta siento que les entiendo. Dada la agradable sensación que debe ser un sexo oral en la zona del pene, debe ser también un tanto incontrolable soportar mucho tiempo sin aliviarse en la boca de alguien más.

Es uno de los clásicos de la eyaculación prematura: se lo chupan y termina de inmediato. Sin embargo tampoco debe ser un impedimento para gozarlo, o para hacerlo con culpa. Los orgasmos y las eyaculaciones no se acaban, sólo se diversifican. Es cuestión de trabajar más nuestra resistencia a una caricia tan profunda como lo puede ser una felación bien hecha.

Espero encontrarlos en las redes sociales en mi sitio Ivaginaria en Facebook y en @Ivaginaria en Twitter, en donde seguimos con el diálogo sexoso. Gracias a quienes han enviado comentarios y preguntas al correo, que ponemos a la orden.

" Comentar Imprimir
columnistas